Sentirse como en las 24 Horas de Le Mans.

Hemos probado el primer modelo de serie en llevar faros láser como equipamiento de serie. Una versión muy especial limitada a 99 unidades que destaca por su nuevo sistema de alumbrado, nuevos acabados y un motor mejorado con 570 CV.

Video prueba

El Audi R8 siempre ha estado ligado a la innovación tecnológica. Cuando su primera generación fué presentado, ya presumía de ser el primer vehículo del mundo equipado con luces de LEDs para todas las funciones. Ahora, 7 años después de aquello, aparece una versión muy especial con otro hito tecnológico. Ser el primer coche de serie en equipar luces láser. Si queridos lectores, unas luces que parecen sacadas de una película de StarWars. Vamos a empezar a contaros como ha sido esta prueba tan especial.

Lo repetimos a costa de parecer pesados. Somos muy afortunados por poder probar a fondo este tipo de bestias sobre ruedas. Cuando nos ponemos a los mandos de un coche asi, se nos cambia la cara y se nos dibuja una sonrisa delatora que precede al disfrute que vamos a experimentar durante la semana. Además, este coche es muy especial. Digamos que es la versión de despedida de una generación del R8 muy exitosa. Desde su nacimiento, el R8 fue controvertido, ya que el grupo tenia una marca como Lamborghini y parecía casi una herejía que Audi creara un clon. Pero son productos diferentes. Incluso el R8 nos parece mejor en muchos aspectos que son los que le han dado el éxito. Innovación tecnológica, facilidad de uso y tacto deportivo.

Hablemos ahora del sistema que más caracteriza a esta nueva versión. Cada faro equipa un módulo láser genera un haz de luz dos veces superior al que genera un sistema de iluminación LED. Cada módulo está compuesto por cuatro diodos láser con un diámetro de 300 micrómetros que generan una luz azul que es convertida en luz blanca, más apropiada para el ojo humano, con una temperatura de color de 5.500º Kelvin.

La luz láser es proyectada desde una velocidad de 60 km/h, momento en el que complementa la luz LED, y mejorando notablemente la visibilidad en condiciones de poca luz. Para evitar deslumbramientos, junto a este sistema de luz hay una cámara inteligente que detecta a otros usuarios de la vía, proyectando la luz hacia donde ellos no están. Damos fé de que tando la distancia como la potencia del haz con los faros láser funcionando es sencillamente increíble.

El nuevo R8 LMX monta el mismo motor que el Audi R8 V10, pero revisado para poder alcanzar sus 570 CV de potencia máxima y 540 Nm de par motor máximo. No podemos decir nada malo de este motor, ni squiera que es imposible bajar de 13 litros de consumo cada 100 km llevando el coche como el chófer de «Paseando a Miss Daisy». Su sonido es un bramido delicioso que nos invita a acelerar a fondo para disfrutar de los petardeos que se producen cada cambio de marcha.

Toda esta potencia se transmite al asfalto a través del sistema de tracción total permanente quattro y de una caja de cambios S tronic de 7 velocidades que destaca por su rapidez a la hora de engranar las velocidades. Han conseguido dar un punto de dureza a los cambios de marcha muy acertado para recordarnos que estamos ante un deportivo de los de verdad. Con estos mimbres no podemos esperar más que prestaciones impresionantes. Acelera de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 320 km/h.

El Audo R8 MLX equipa también unas llantas multirradio que están acompañadas por unos neumáticos  235/35 R 19 delante y 305/30 R 19 detrás. Tras las llantas encontramos el sistema de frenos carbonocerámico con discos de más de 380 mm de diámetro en el eje delantero que se complementan por unas pinzas pintadas en color rojo.

Los neumáticos son fundamentales en un deportivo y estos hacen que conducir este coche buscando sus límites en carreteras de curvas y buen asfalto es una pura delicia. No os engañamos, este coche está muy por encima de nuestros límites, los de la carretera de montaña donde lo probamos y los de la DGT… Y a la hora de frenar debemos acostumbrarnos al pequeño recorrido «sin efecto freno» que tienen estos frenos. Una vez acostumbrados, frenar a fondo todo lo que queramos es posible. Una pura delicia.

La dirección en el R8 LMX es una delicia; Es muy rápida, directa y comunicativa. Conduciendo al R8 buscando sus límites es claramente subvirador, sobre todo a la entrada de las curvas, algo que es más una característica de los deportivos con motor central que un fallo de comportamiento. Es además una característica que lo hace también más fácil de conducir y ese es uno de los «peligros» de este coche.

Que parece muy fácil de conducir rápido y eso nos puede dar más de un susto. Porque no olvidemos que es una bestia de 570 CV y que cuando le pedimos más de la cuenta saca toda la rabia que tiene dentro y nos mete un susto casi sin previo aviso. Es cuando se nos cambia la sonrisa por una mueva de «uyuyuyuyuy». Lo repetimos, es un coche que a ritmo rápido requiere atención y no pasarse mucho con el acelerador si no eres un conductor bastante experto con este tipo de coches.

El R8 LMX incluye una serie de elementos que lo diferencian del resto de la gama. El color de carrocería exclusivo de esta versión es el azul Ara con efecto cristal y no es la única novedad en su exterior. Equipa también un alerón fijo que aumenta la carga aerodinámica en el eje trasero. Este alerón, el difusor trasero, el compartimento del motor, la toma de aire lateral, la carcasa de los espejos retrovisores splitter frontal están fabricados en CFRP (Carbon Fiber Reinforced with Polymer), o lo que es lo mismo, fibra de carbono reforzada con polímeros. Es bonito y bastante discreto. Pero lo más importante es que es efectivo, creando una carga aerodinámica que otorga al eje trasero más adherencia a altas velocidades.

Este mismo material está presente en un interior en el que el negro es el color protagonista aunque no está solo ya que las costuras del cuero nappa son de color «Sepang Blue» y la parte trasera de los asientos deportivos están pintadas en el mismo «Ara Blue» de la carrocería. El Audi R8 LMX estará disponible a partir de verano con un precio de 250.000 euros, 50.000 euros más que la versión más cara del V10 Coupe. Y es que poner los faros láser es todavía muy caro.

Ficha de características

MOTORCentral trasero montado longitudinalmente
DistribuciónDoble árboles de leva en cada culata
Numero de válvulas4 por cilindro
Arquitectura10 cilindros en V
Cilindrada5.204 cc
Potencia570 CV a 8.000 rpm
Par motor540 Nm a 6.500 rpm
AlimentaciónInyección directa con admisión de tipo variable electrónicamente.
Caja de cambioAutomática tipo S Tronic de doble embrague y 7 velocidades
TracciónTotal permanente tipo Quattro
Suspensión delanteraParalelogramo deformable con resorte helicoidal y barra estabilizadora.
Suspensión traseraParalelogramo deformable con resorte helicoidal y barra estabilizadora.
Frenos delanterosDiscos ventilados carbono cerámicos de 380 mm
Frenos traserosDiscos ventilados carbono cerámicos de 360 mm
Neumáticos Delanteros235/35 R19
Neumáticos Traseros295/30 R19
Tipo de direccionDe cremallera con asistencia hidráulica regulada en función de la velocidad
Diámetro de giro11,8 m
Largo4.440 mm
Ancho1.904 mm
Alto1.252 mm
Distancia entre ejes2.650 mm
Peso1.670 kg
Numero de puertas2
Numero de plazas2
Capacidad del maletero100 litros
Depósito carburante75 litros
Velocidad máxima320 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h3,4 segundos
Consumo Urbano19,9 litros cada 100 km
Consumo extraurbano8,6 litros cada 100 km
Consumo medio12,9 litros cada 100 km
Emisiones de CO2299 g por km
Normativa Emisiones contaminantesEuro 5
CarburanteGasolina

Prueba: Audi R8 V10 LMX

Categoría: CoupéDeportivoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.