Un concepto innovador.

Hace 50 años, Renault desveló en el Salón de Ginebra el R16, un vehículo innovador y con un equipamiento fuera de lo común por aquellos años. La idea se basaba en una carrocería con dos volúmenes y una trasera hatchback.

El diseño de este modelo estuvo a cargo de Gaston Juchet. Tras redefinir algunas especificaciones iniciales del coche, comenzó el proyecto 115 o “Renault 1500”, con Yves Georges a cargo de toda la ingeniería del nuevo vehículo. El equipo también se involucró en el proyecto de un coupé-cabrio, pero debido a su baja rentabilidad, se abandonó esta posibilidad. Finalmente el coche fue desvelado durante el Salón del Automóvil de Ginebra de 1965.

El diseño era sorprendente, con un techo alto, seis ventanas y unas nervaduras que recorrían el capó y todo el techo a lo largo del coche. Con una estética a camino entre un hatchback y un vehículo tipo furgoneta, el R16 era un modelo muy versátil. El maletero ofrecía una capacidad entre 346 y 1200 litros, según las disposiciones de los asientos traseros que eran correderos, plegables y desmontables. Todo ello  estaba orientado de cara a su faceta familiar y de automóvil práctico. En 1966 se alzó con la distinción de Coche del Año con 98 puntos, por delante del Rolls Royce Silver Shadow que obtuvo 81. Esto supuso todo un hito en el mundo del motor en este año.

Pero el Renault 16 también fue un modelo que presentaba unas características poco habituales para la época. La tracción era delantera, un hecho poco común por aquel entonces, y la ubicación del motor era en posición delantera central. El bloque, la caja de cambios y la culata eran de aluminio. Para su fabricación se empleó un sistema de moldeado del aluminio fundido mediante presión.

En 1968 tras la aparición de la versión TS (“Tourisme Spotif” o Turismo Deportivo según indican sus iniciales) se introdujeron algunas de las mayores novedades de este Renault, como luneta térmica, luces halógenas, limpiaparabrisas de dos velocidades con 4 eyectores de agua y un retrovisor interior con posiciones para día y noche. En 1969 se incorporó luces traseras de marcha atrás, ventanillas y techo eléctrico, así como tapicería de cuero. Todo esto dio lugar a que los propietarios del R16 tuvieran acceso a una nueva experiencia de conducción desconocida hasta entonces.

Durante sus 15 años de producción, el R16 se vio sometido a diferentes cambios, e incluso se produjo la aparición de una segunda fase en 1971. Inicialmente se puso a la venta vinculado a un motor con un cubicaje de 1470 cc y 55 CV, para posteriormente actualizarse la oferta mecánica con un bloque de 1565 cc que entregaba 85 CV tras la llegada del TS (1968).

En 1969 Renault sorprendió con este modelo 16 cuando se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra el R16 TA (Transmisión Automática). Se convirtió en el primer vehículo francés en incorporar una caja de cambios automática, disponible en un principio únicamente para esta versión TA. Esta caja de cambios supuso un antes y un después, ya que fue la primera de su clase en ser diseñada en Francia y con un control electrónico.

Su funcionamiento era más suave, rápido y eficiente, al tiempo que el consumo de gasolina resultaba contenido. Un calculador determinaba la mejor marcha a engranar de las tres posibles en función de la velocidad del coche, las revoluciones del motor y la presión sobre el acelerador. A partir de 1972 se convirtió en una opción para cualquier motorización y acabado. Esta transmisión quedaba indicada en los R16 que la equipaban, mediante una placa con el texto “Automatic”, en el portón trasero.

Desde 1973 y hasta el fin de la producción del modelo en 1980, completó la oferta de versiones el acabado TX, el más deportivo y potente de todos. El motor disponía de 1647 cc y 93 CV. Capaz de alcanzar los 175 km/h, añadía como equipamiento cierre centralizado y cinturones de seguridad con carrete de inercia. Todo esto aumentó la calidad de vida y la seguridad a bordo del coche.

Se construyeron exactamente 1.851.502 unidades a lo largo de su producción, principalmente  en la planta de Sandouville, Normadía. El Renault 16 supuso también una expansión internacional. La mitad de su producción total fue exportada a países como Australia, Sudáfrica y Canadá. Además se construyo una versión específica para el mercado estadounidense, que se vendió entre 1968 y 1972 bajo la denominación “Sedan-Wagon”, debido a que su forma no dejaba claro si se trataba de un coche sedán o familiar.

El Renault 16 supuso la integración de dos conceptos en un mismo coche: por un lado un vehículo adaptado y con soluciones para las familias, y otro que no renuncie al lujo y las últimas novedades. Su equipamiento fue toda una novedad por aquel entonces para un automóvil de estas características. Su concepto sigue vigente hoy en día y es uno de esos modelos con los que Renault consiguió sorprender y revolucionar el mercado del automóvil.

El Renault 16 cumple 50 años

Categoría: ActualidadFamiliarHistoria del MotorSegmento
1

1 comment

  • Estoy buscando motor renault16 r1150 del año1970. También me vale solo el bloque

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.