Elegancia y deportividad.


BMW ha presentado un ejercicio de estilo y diseño tan apabullante que no podía presentarse en un lugar menos perfecto que el Concorso d’Eleganza de Villa d’Este, que se celebra todos los años en el lago italiano de Como en la región de Lombardía.

El evento ensalza la belleza de los coches clásicos de todo tipo, pero hay una serie de eventos que se encargan de evaluar el mejor diseño (y el más bello) de los concept cars que se presentan por parte de los estudios de diseño y los fabricantes. De hecho se suelen unir para presentar un concept car. Pero BMW que además de participar es el patrocinador principal del evento, ha decidido tirar la casa por la ventana y darle la oportunidad al estudio de Adrian Van Hooydonk y Karim Habib de crear un concept car único. El 3.0 CSL Hommage, que evoca todo lo que es la competición para BMW.

En el 3.0 CSL Hommage los diseñadores han dado rienda suelta a su imaginación y han creado un vehículo muy musculoso pero a la vez de líneas muy definidas y sensuales. Han jugado con los materiales que se suelen incluir en este tipo de realizaciones, carbono a raudales y aleaciones ligeras.

Uno de sus atractivos es el estilo de las luces traseras: una tira de LED sobre el alerón une las dos luces, dando así a la parte trasera una firma luminosa espectacular. El faldón trasero incluye un difusor y está realizado en CFRP, una mezcla de plásticos ligeros reforzados con fibra de carbono.

El interior – elegancia purista.

El interior del BMW 3.0 CSL Hommage pone su diseño racing elegantemente tangible. Todos los elementos del interior están ahí por necesidad absoluta, cada parte tiene un diseño de alta calidad. En interior el CFRP es protagonista dejando como únicos materiales diferente la presencia del aluminio y de un material que imita la madera en el panel de instrumentos, formando un elemento transversal puramente estructural que también es un guiño al pasado.

El BMW 3.0 CSL tenía un interior equipado con madera que marcaba el diseño del interior. En la nueva versión, sólo hay madera en detalles importantes como en el panel de instrumentos de madera. En la consola el protagonista es una pantalla central que informa al conductor de la velocidad, revoluciones y de la navegación.

Como no podía ser de otra forma los asientos, que rememoran las carreras, están realizados en materiales de alta calidad con costuras en contraste y con un sistema de cinturones de seguridad de seis puntos. Acompañan a esa parte del interior las boquillas de salida de la espuma de extinción de incendios, el propio extintor y los dos interruptores en la consola central para la parada de seguridad del motor y del mecanismo de extinción de incendios.

Los únicos elementos disponibles en la parte trasera del vehículo son dos cascos integrados en el túnel de transmisión. Estos se mantienen en su lugar por un cinturón cuando no están en uso. En el lugar del asiento trasero, están los acumuladores de energía eléctrica para el sistema eBoost.

El diseño de la puertas es tan minimalista como es expresiva: los abridores de puertas combinan una correa extraíble estilo DTM con el asa integrada del anterior BMW 3.0 CSL, dando como resultado una solución híbrida muy elegante. Al igual que con el interior en su conjunto, este detalle demuestra el carácter único del CSL Hommage BMW 3.0: una combinación de diseño ligero, deportividad y elegancia.

GALERIA

BMW 3.0 CSL Hommage

Categoría: Portada
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.