Desde 137.100 euros.

Como es norma ya en las nuevas versiones deportivas de la marca, se ofrecerá con dos versiones, ambas con el potente motor biturbo V8 AMG de 5,5 litros, una con 557 CV y otra todavía más con la versión Model S de 585 CV.

Con el nuevo GLE 63 AMG Coupé, Mercedes-AMG entra en un año 2015 de automoción cumpliendo con los más altos estándares en términos de rendimiento, diseño y confort, completando la oferta del nuevo modelo junto a los GLE Coupé y GLE 450 AMG Coupé.

El nuevo Mercedes-Benz GLE 63 AMG Coupé monta el potente biturbo V8 AMG de 5,5 litros estrenado por el GT AMG, y que desarrolla una potencia máxima de 557 CV a 5.750 rom y un par motor de 700 Nm entre 1.750 y 5.500 rpm o si es la versión «Modelo S», la potencia máxima es de 585 CV a 5.500 rpm y 760 Nm entre 1.750 y 5.250 rpm, un aumento que es posible gracias a una presión de carga máxima superior. Las prestaciones son de infarto. El GLE 63 AMG Coupé acelera de 0 a 100 km/h en 4,3 y en 4,2 segundos el Modelo S, los dos con una velocidad punta limitada electrónicamente a 250 km/h. Los valores de consumo medio de combustible en ciclo NEDC son de 11,9 l/100 km y las emisiones de CO2 de 279 g/km cumpliendo la norma de emisiones Euro 6.

Como es habitual en un modelo AMG, el sonido se puede potenciar con el sistema de escape deportivo de alto rendimiento que está disponible opcionalmente para ambas versiones.

Mercedes-Benz GLE 63 AMG Coupé

La transmisión es automática «AMG SPEEDSHIFT PLUS 7G-TRONIC» con función «DYNAMIC SELECT» que cambia la dinámica de conducción en cualquier momento, un conjunto que ofrece una capacidad de respuesta superior, pudiendo optar por una velocidad impresionante de cambio y transiciones perfectas para un estilo de conducción más deportivo, así como suaves cambios de marcha, apenas perceptibles. Por ejemplo, el botón «M» permite al conductor aumentar el carácter deportivo y de cambio de marcha utilizando exclusivamente las levas de cambio en el volante. La transmisión automática de siete velocidades cuenta con un amortiguador de torsión de doble turbina con péndulo centrífugo sensible a la velocidad que minimiza las vibraciones y aumenta la comodidad percibida de los pasajeros.

Con tracción permanente a las cuatro ruedas 4MATIC, Mercedes-AMG utiliza una caja de transferencia que distribuye la potencia en una proporción de 40:60 entre los ejes delantero y trasero, lo que da una mayor agilidad especialmente en conducción de curvas de alta velocidad. El tren de rodaje deportivo «AMG Ride Control«, junto con la suspensión neumática «AIRMATIC» y el sistema de amortiguación variable «ADS Plus» también se puede combinar con las barras estabilizadoras activas en los ejes delantero y trasero «ACTIVE CURVE SYSTEM», que es de serie» y reduce el ángulo de balanceo de la carrocería en las curvas.

El sistema de amortiguación cambia su comportamiento dependiendo del modo preseleccionado del sistema «DYNAMIC SELECT«, que cuenta con cinco modos de transmisión, «Slippery», «Individual», «Comfort», «Sport» y «Sport Plus», que el conductor puede seleccionar mediante un mando giratorio situado en la consola central variando la respuesta del motor, la estrategia de cambio de la transmisión, los umbrales de funcionamiento del control de estabilidad ESP, la asistencia de par motor a la dirección o el tarado de los amortiguadores generando diferentes conjuntos de parámetros para experiencias de conducción distintas; en el modo «Confort», los umbrales de control de los sistemas de control ASR, ESP y del sistema de control de tracción 4ETS se configuran para un mayor confort.

En cambio, los modos «Sport» y «Sport Plus» permiten una mayor dinámica. En el modo de «Slippery», la atención se centra en una tracción óptima y un nivel de estabilidad de conducción máximo en condiciones adversas. El modo «Individual» permite al conductor diseñar su propia personal de configuración.

El sistema de suspensión neumática es sensible a la velocidad, reduciendo la altura al suelo a velocidades más altas con el fin de minimizar la resistencia al tiempo que aumenta la estabilidad de conducción. Las condiciones se detectan por medio del sensor de ángulo de dirección, cuatro sensores de nivel, tres sensores en la carrocería, la velocidad de conducción, así como las posiciones del pedal de freno y acelerador. La unidad de control utiliza estas señales para realizar un ajuste infinitamente variable de la fuerza de amortiguación necesaria para cada rueda.

La dirección deportiva cuenta con un sistema de desmultiplicación variable que permite mejorar notablemente la agilidad, mientras que se mantiene la seguridad de la conducción a alta velocidad. La asistencia de potencia variable depende de la velocidad del vehículo y el programa seleccionado del «DYNAMIC SELECT» y se adapta perfectamente a la situación de conducción. También, dispone de un sistema de frenos de alto rendimiento AMG, con discos de freno perforados y ventilados, los de delante de 390 x 36 mm y los traseros de 345 x 26 mm con pinzas de color plateado y distintivo AMG.

El Mercedes-Benz GLE 63 AMG Coupé es el primer SUV del fabricante en adoptar la filosofía de diseño AMG, con la característica «A-wing» en el faldón delantero. Presenta, también, una nueva parrilla del radiador, de dos lamas acabadas en cromo plateado, así como una gran estrella central como emblema de la marca. El elemento estilístico «A-wing» es tridimensional y canaliza el aire para las grandes tomas de aire, está pintado en color carrocería y cuenta con una tira cromada plateada. Unos flics de color negro garantizan un flujo óptimo de aire sobre los módulos de refrigeración. Los faros son completamente de LEDs.

Mercedes-Benz GLE 63 AMG Coupé

En el lateral, destaca por el detalle «V8 biturbo» de las aletas, por los estribos laterales de aluminio iluminados y con tacos de goma antideslizantes, además de por las grandes llantas de aleación ligera de 10 radios y 21 pulgadas montadas en neumáticos de tamaño 285/45 R 21 delante y  de 325/40R21 detrás.

La parte trasera del vehículo muestra claras similitudes con el diseño de la Clase S Coupé, con sus luces traseras estrechas tridimensionales y por la gran insignia cromada pero, específicamente cuenta con un spoiler sobre el portón del maletero que mejora aún más la estabilidad de conducción a altas velocidades, mientras que las salidas de aire laterales del faldón trasero mejoran el valor del coeficiente aerodinámico. El faldón trasero AMG cuenta con aletas difusoras y una doble salida de escape cromada e integrada en el sistema de escape deportivo. La forma del listón plata cromada es una reminiscencia del «A-wing» del faldón delantero.

El «Modelo S» cuenta con detalles diferenciadores como el «A-wing» pintado en negro de alto brillo, o las llantas de aleación AMG de radios cruzados y de 22 pulgadas pintadas en color gris titanio con un acabado de alto brillo montadas con neumáticos de tamaño 285/40 R 22 delante y 325/35 R 22 detrás, así como las pinzas de freno pintadas en rojo y, por supuesto, con la letra «S» en el detalle del nombre comercial acompañando a «GLE 63 AMG».

Al igual que el diseño exterior, el interior del GLE 63 AMG Coupé también cuenta con muchos elementos de diseño exclusivos, como las molduras de aluminio ligero, los asientos tapizados en Napa perforada, con pespuntes y las letras «AMG» grabadas, que disponen de un mayor contorno y apoyos laterales más altos en la parte delantera o el volante Performance de tres radios con la sección inferior aplanada, forrado en napa negro con áreas de agarre perforadas y las levas de cambio de aluminio y plata con las letras «UP» y «DOWN». El panel de instrumentos está forrado en cuero ARTICO negro. La pantalla central parcialmente integrada visualiza las diferentes modalidades de la transmisión «DYNAMIC SELECT» con gráficos animados. La consola central contiene el controlador del sistema COMAND con un touchpad y a la derecha está el mando giratorio para seleccionar los distintos modos de transmisión.

Dos grandes relojes redondos con un bordeen plata cromada, junto con una pantalla multifunción de 11,4 cm proporcionan al conductor la información completa. El paquete AMG incluye diales deportivos en aspecto de fibra de carbono con la escala del velocímetro tarada a 320 km/h, las agujas son de color rojo y el menú principal cuenta con cronómetro de carreras, indicador de marchas manual y pantalla de inicio de AMG.

De serie, cuenta con la opción de info-entretenimiento «Audio 20 CD» con ocho altavoces y módulo de comunicación online para el uso de los servicios conectados de Mercedes me.

El «Modelo S» es aún más exclusivo en el interior, ya que las zonas de agarre del volante «AMG Performance» están forradas en microfibra DINAMICA. El cuadro de instrumentos dispone de una escala roja alrededor del velocímetro y el cuentarrevoluciones y una banda decorativa gris. Los asientos están tapizados en cuero napa exclusivo de color negro, con un detalle grabado en los reposacabezas, los cinturones de seguridad son de color gris y disponen de costuras de contraste

Precios para España

  • Mercedes-Benz GLE 63 AMG 4Matic 557 CV 7G-AMG Speedshift – 137.100 euros.
  • Mercedes-Benz GLE 63 AMG S 4Matic 585 CV 7G-AMG Speedshift – 148.800 euros.

GALERÍA

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157650251083751]

El Mercedes-Benz GLE 63 AMG Coupé ya tiene precio

Categoría: 4x4DeportivoNovedadesSalones del AutomovilSegmentoSuper CarsSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.