Probamos la versión más deportiva y radical del 208 GTI.

Esta nueva versión ha sido desarrollada para recuperar los valores de deportividad y dinamismo que inauguró el 205 GTI, hace ya 30 años. Nos subimos a los mandos de esta maravilla francesa en el Circuito del Jarama.

Allá por el año 1991, un servidor estrenaba un flamante 205 GTI de 130 CV, paradigma de la deportividad de los productos Peugeot que rivalizaba, con tremendos argumentos a favor, con los GTI de la época, incluso con muchos más grandes. Era sin duda, un objeto de deseo para aquellos que buscábamos algo más que un utilitario al uso.

Sin ayudas electrónicas, por no tener no tenía ni ABS. Era de esos coche que para conducir rápido había que saber conducir muy bien si no querías acabar en una cuneta. Tened en cuenta que este coche pesaba alrededor de 800 kg y tenía 130 CV…

Por eso uno estaba tan emocionado al tener la oportunidad de probar el que, según Peugeot, es el sucesor de aquellas sensaciones que otorgaba al conductor el 205 GTI. El 208 GTI 30th Anniversary es mucho más que un 208 GTI “bonito” y más potente. Ha sido modificaco y desarrollado por Peugeot Sport para darle un carácter más radical parapoder ofrecer una experiencia más deportiva.

Para ello se han modificado muchos apartados técnicos del vehículo. Partiendo de los 208 GTI que salen de fábrica, cada coche pasa por el taller de Peugeot Sport para ser modificado. Los trabajos comienzan por la suspensión. La altura de la suspensión se ha reducido en 10 mm, a unas vías ampliadas en 22 mm en la parte delantera y 16 mm en la parte trasera y neumáticos más grandes, lo que indica claramente su intención deportiva.

Pasamos ahora por el nuevo motor 1.6 THP que desarrolla una potencia máxima de 208 CV y un par motor máximo que se eleva a 300 Nm. La potencia y el par motor se transmiten a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de 6 velocidades con relaciones de transmisión específicas, y un diferencial de deslizamiento limitado Torsen, ambos tomados del RCZ-R. Este motor, a diferencia del que monta el 208 GTI, sí cumple con la normativa de emisiones Euro6.

El control de estabilidad ESP y el de tracción se han recalibrado, de modo que sean menos intrusivos al conducir y permita que el Torsen actúe antes que el ESP. La ventaja proporcionada por el Torsen y la estabilizadora se traduce en un mayor agarre al acelerar en curvas manteniendo trayectorias cerradas, y al frenar, mejore de la estabilidad. El centro de gravedad es más bajo y la geometría de la suspensión ha sido redefinida para optimizar un comportamiento más directo, coronado por el agarre que dan los magníficos neumáticos Michelin Pilot Super Sport 205/40 ZR 18.

El reglaje de la dirección también ha sido objeto de mucho trabajo de desarrollo, tanto en circuito como en carretera. El objetivo ha sido el de obtener un nivel lineal de la asistencia apropiada para el carácter del coche, teniendo en cuenta el efecto producido por el diferencial Torsen. Junto con los nuevos reglajes de los amortiguadores y de los muelles, así como la estabilizadora revisada, la dirección ofrece precisión y agilidad.

El 208 GTi 30th Anniversary puede contar con un sistema de frenado a la altura de su nuevo propulsor, con discos delanteros de 323 mm de diámetro y 28 mm de grosor, de Brembo, y pinzas fijas de cuatro pistones.

El temperamento deportivo del 208 GTi 30th Anniversary también se puede observar en sus cifras de prestaciones, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y de 0 a 1.000 m en 26,5 segundos, recuperando en solo 6 segundos de 80 a 120 km/h en 5ª marcha, y con unas emisiones de CO2 de sólo 125 gr/km.

GALERÍA

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157644979519659]

Contacto: Peugeot 208 GTI 30 Aniversario

Categoría: DeportivoPortadaPruebasSegmentoUtilitario
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.