Desde recarga eléctrica a avanzados sistemas de información y entretenimiento.

Procesador de cuatro núcleos capaz de realizar ocho mil millones de operaciones por segundo, un velocímetro virtual con capacidad para generar hasta 60 imágenes por segundo o sonido 3D son sólo una muestra del futuro de Audi.

Audi presenta nuevas tecnologías en el CES 2015 de Las Vegas, además de otras como el aparcamiento pilotado, la recarga inalámbrica para vehículos eléctricos o la tecnología de iluminación láser y otros sistemas de asistencia al conductor.

Los sistemas de asistencia al conductor hacen que la conducción sea más agradable, segura y eficiente. En el nuevo Audi Q7, que se lanzará al mercado durante 2015, se incorporan el asistente de eficiencia predictivo, el asistente de remolque y el control de crucero adaptativo con asistente para la conducción en atascos. Pero, más importante aún es la conducción pilotada que llegará antes del final de esta década valiéndose de la experiencia adquirida en dos prototipos: el Audi RS 7 piloted driving concept, probado en un circuito de competición y logrando una velocidad máxima de 240 km/h, y el Audi A7 piloted driving concept, que ha llegado a Las Vegas desde Silicon Valley en una prueba para periodistas.

Una de las tecnologías más sofisticadas de la conducción pilotada en Audi es el controlador central de asistencia a la conducción (zFAS), que procesa la información recogida por los distintos sensores para crear una imagen detallada de los alrededores del coche. Mediante una conexión online de alta velocidad, “Audi connect” enviía estos datos a un servidor IT alojado en la nube, donde serán procesados utilizando algoritmos de aprendizaje automático e inteligencia artificial antes de ser transmitidos de nuevo al vehículo. De esta forma, el propio vehículo expande su propia “inteligencia” mientras se conduce, mejorando su rendimiento en situaciones complejas.

Otra de las novedades en esta nueva edición de la Feria de Electrónica es la tecnología “Audi matrix laser”, ,ya disponible en el R8 LMX, y que combina unos compactos proyectores con un sistema especial de lentes que permiten generar un haz de luz láser de alta resolución y que puede ajustarse para iluminar toda la calzada. También, un sistema que proyecta dos haces brillantes de luz de unos 15 metros de longitud, que permiten al conductor visualizar por delante la anchura estimada del vehículo, facilitando así la circulación por zonas estrechas.

La marca alemana también muestra en el CES la tecnología de control y visualización de los nuevo Audi TT y nuevo Q7. Su “Audi virtual cockpit” es un cuadro de instrumentos completamente digital que proporciona al conductor toda la información a través de brillantes gráficos en 3D, y ofrece distintos modos de visualización en su pantalla TFT de 12,3 pulgadas, gracias al procesador gráfico T 30 fabricado por NVDIA.

Los dos nuevos modelos también montan un MMI que incluye una nueva interfaz, que permite emular el concepto de los modernos smartphones, en los que se navega entre las funciones a través de menús. Mediante cuatro elementos se controlan el teléfono y los equipos multimedia y de navegación: el pulsador giratorio, el volante multifunción, el control por voz con capacidad para reconocer frases del habla cotidiana, y el touchpad capaz de aceptar signos y gestos realizados con varios dedos. En el Audi TT, la interfaz multitáctil está en el propio mando, mientras que en el Audi Q7 es una superficie separada y, en ambos casos, el usuario recibe una confirmación después de cada entrada.

En la actualidad, “Audi connect” engloba todas las aplicaciones que conectan el vehículo con su propietario, con Internet, con las infraestructuras públicas y con otros automóviles. Su componente central establece una conexión LTE 4G de alta velocidad entre el vehículo e Internet, de forma que los pasajeros pueden conectar sus dispositivos móviles a una red WLAN, que también proporciona al conductor una oferta personalizada de servicios online de “Audi connect”, y una de las innovaciones en este área es el servicio “Online Media Streaming“, que ofrece acceso a plataformas de música como Napster y Aupeo!, así como las actualizaciones online de los mapas de navegación.

Para el nuevo Audi Q7 se ofrecerán servicios adicionales, como una interfaz que integra “Apple Car Play” o “Google Android Auto” a bordo en el sistema MMI, en función de si el cliente se conecta con un dispositivo iOS o Android, ofreciendo una enorme selección de títulos de música, funciones de navegación, mensajería y recordatorio de citas.

La tecnología “car-to-X” de conexión entre vehículos es otro elemento clave de “Audi connect”, que permitirá interactuar con los semáforos de una ciudad para circular de forma más rápida y eficiente, el pago sin dinero en efectivo en un garaje o en los parquímetros o identificar los límites de velocidad y puntos peligrosos, con la posibilidad de transmitir la información a otros coches.

“Audi mobile key” es novedad en el CES 2015, una aplicación que proporciona acceso al vehículo mediante un smartphone o un smartwatch, convirtiendo a estos dispositivos en un complemento perfecto para las actuales llaves, gracias a un protocolo de comunicación especial denominado NFC (Near Field Communication), que permite seguir utilizando esta funcionalidad incluso cuando el dispositivo móvil se queda sin batería.

En materia de información y entretenimiento, se estrena el “Audi phone box” en el nuevo Audi Q7, y que permite conectar fácilmente el teléfono con la antena de telefonía móvil del coche, además de incluir recarga por inducción bajo el estándar QI. También es novedad el sonido 3D de Bang & Olufsen, que dispone de altavoces adicionales y un sofisticado algoritmo para extraer información de las grabaciones convencionales de sonido estéreo o 5.1, y las procesa para generar esa tercera dimensión.

Los sistemas de información y entretenimiento mejoran enormemente con su plataforma “Modular Infotainment Matrix” y su tecnología de conexión en red, una arquitectura electrónica modular que permite que los ciclos de desarrollo se asemejen más a los rápidos ciclos de cambio de tecnología y evolución a los que se ve sometido el negocio de la electrónica de consumo, como es el caso del sistema modular MIB estrenado en el Audi A3 en 2012 y que equipaba un procesador NVIDIA T 20, pero que solo un año y medio después ha evolucionado con la segunda generación de la plataforma MIB en los Audi TT y los nuevos A6 y A7 Sportback, ahora con un procesador NVIDIA T 30,  de cuatro núcleos y capaz de representar gráficos de alta calidad en dos pantallas de forma simultánea.

Otro procesador de NVIDIA, el Tegra 4, hace funcionar el “Audi tablet” del nuevo Audi Q7. Con una pantalla táctil de 10,1 pulgadas, proporciona entretenimiento móvil a los pasajeros de las plazas traseras conectándose a los sistemas de infotainment y navegación del vehículo vía WLAN, aunque también puede utilizarse en una red WLAN fuera del coche.

La arquitectura electrónica de Audi incluye entre 6.000 y 8.000 semiconductores, sin los cuales no sería posible el desarrollo de las redes de comunicación y las nuevas funciones. Y esta tendencia continuará, porque cada vez con más sistemas, más sensores y más operaciones de cálculo, se requieren más semiconductores de alto rendimiento. Por ello, el fabricante ha desarrollado una nueva arquitectura escalable con una segunda red a bordo a 48 voltios, que pronto complementará a las actuales redes de 12 voltios y permitirá el despliegue de nuevos componentes eléctricos de alto rendimiento, como un compresor eléctrico, un turbocompresor suplementario o un nuevo generador de alta potencia capaz de recuperar una mayor cantidad de energía cinética, y de transformar el sistema de propulsión en un eficiente sistema híbrido cuando funciona como motor eléctrico.

La recarga inalámbrica por inducción, conocida como” Audi wireless charging” (AWC) es el siguiente paso en la movilidad eléctrica, ya que cada año se lanzará una nueva versión “e-tron”. En la actualidad Audi ha desarrollado un sistema de carga por inducción de 3,6 kW de potencia, que funciona con una red eléctrica convencional de 16 amperios, y que alcanza una eficiencia de un 90%, pero los trabajos de Audi apuntan a que en un futuro próximo llegarán versiones más potentes, al mismo tiempo que también trabaja en baterías de alta capacidad y potentes motores para sus futuras versiones eléctricas puras.

Audi muestra el futuro en el CES 2015

Categoría: ActualidadTécnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.