Cuando más es mucho más.

Hemos probado a fondo el nuevo MINI Cooper SD con la carrocería de 5 puertas, para poder comprobar si merece la pena tener dos puertas más o si se pierde el tacto y la diversión que el nuevo MINI ofrece. Empezamos!

Vídeo prueba

Imagen de previsualización de YouTube

El nuevo MINI 5 Puertas tiene unas dimensiones realmente compactas a pesar de haber recibido una puerta más y una mayor batalla. El riesgo era hacer un diseño descompensado, algo que pareciera un pegote, pero los ingenieros de MINI han realizado un trabajo soberbio creando una carrocería muy armoniosa. El MINI Cooper SD 5 puertas mide 4.005 mm de largo, 160 mm más largo que el 3 puertas. El ancho no varía, es de 1.727 mm para todas las versiones. De alto mide 1.425 mm. La distancia entre ejes crece hasta los 2.567 mm.

La sensación de comodidad y amplitud en las plazas delanteras es exactamente la misma que en el MINI 3 puertas, mientras que en las traseras hay una clara ganancia de espacio que se ha repartido exclusivamente entre las plazas traseras, que ganan 4 cm de distancia con el respaldo de los asientos delanteros, y el maletero. Por lo tanto, lo más interesante de este nuevo MINI 5 puertas está en las plazas traseras, donde tenemos tres plazas homologadas, aunque en un uso racional usaremos dos, porque el ancho de esas plazas sólo aumenta en 61 mm respecto al MINI 3 puertas.

Como hemos comentado, otro de los aspectos en los que el MINI 5 puertas ha mejorado es en la capacidad del maletero que crece hasta los 278 litros de volumen (67 litros más en comparación con el del MINI 3 puertas). Es una capacidad que está en la media con la competencia del segmento de los utilitarios en torno a los 4 metros de longitud. Pero disponemos de un truco para aumentar un poco la capacidad del maletero sin tener que abatir los asientos traseros. Podemos inclinar un poco los asientos traseros para así poder aumentar la capacidad del maletero, pero al quedar el respaldo inclinado hacia delante hará que los pasajeros vayan encorvados. Así que solo se recomienda para trayectos cortos.

Tanto el diseño del salpicadero como los materiales y tejidos del interior son iguales que el MINI de 3 puertas. También lo son el espacio disponible para el conductor y acompañante. Nuestra unidad de prueba montaba los asientos deportivos opcionales, guarnecidos en cuero negro, que sujetaban muy bien el cuerpo. Como el resto de la gama MINI, las banquetas son un poco estrechas.

La segunda fila de asientos del MINI 5 puertas está homologada para transportar a tres pasajeros, pero como hemos comentado en la vídeo prueba, la anchura disponible sólo es suficiente para tres niños que no vayan a usar dispositivos de retención infantil. Si queremos viajar con adultos, sólo serán dos los que puedan hacerlo de forma confortable. El acceso a las plazas traseras tiene su pequeña dificultad, motivada por la forma y el tamaño de la puerta trasera. El umbral disponible para entrar y salir es un poco pequeño y los más altos y corpulentos tendrán problemas, que no dificultades, para entrar o salir. Nosotros lo hemos comprobado y, si bien es cierto que lo hemos hecho, no ha sido cómodo.

Nosotros hemos probado el Cooper SD, con el motor de 170 CV. Más que suficiente para mover al nuevo MINI 5 Puertas, incluso con un cierto carácter deportivo, porque son 170 CV y se notan. Cierto es que se hacen más patentes en el modo «Sport», ya que en el resto de modos se premia el confort y el ahorro de combustible reduciendo las sensaciones que el motor nos puede dar. Asociado a este motor está una caja de cambios manual de 6 velocidades con un tacto firme y bien escalonado, con un funcionamiento delicioso. No es una caja de cambios deportiva, pero no desmerece para nada. Los consumos que hemos medido con este motor son casi ridículos. En nuestro circuito hemos medido, a ritmo alegre, 5,5 litros cada 100 km. Pero es que a ritmo económico no hemos superado los cuatro litros. Increíble para un motor de dos litros y 170 CV.

Llegamos a la parte del comportamiento dinámico. El MINI 5 Puertas dispone de un reglaje específico de la suspensión, con un eje delantero de articulación única y montantes telescópicos y un eje posterior multibrazo. La dirección asistida electromecánica con función Servotronic es de serie. También lo es el Sistema de Control Dinámico de estabilidad (DSC) que incluye el Sistema de Control Dinámico de tracción (DTC) y Control de Bloqueo Electrónico del Diferencial (EDLC).

Con estos mimbres la expectativa de cómo sería el comportamiento era bastante alta. Y la verdad es que nos ha gustado mucho. Nos parece más aplomado que su hermano de 3 puertas. Es mucho menos nervioso y más fácil de conducir. En frenadas fuertes en apoyo es donde más nos ha gustado, ya que el eje trasero ha perdido ese nerviosismo que tenía el 3 puertas. Para nosotros, ha mejorado mucho sin perder el «Go kart feeling» del que hace gala el nuevo MINI. Nuestra versión de pruebas contaba con las llantas opcionales de 18″ con neumáticos de medias 225/45 de la marca Continental. Buen agarre en seco y mejor aún en mojado.

Como en el MINI 3 puertas, el 5 Puertas dispone de una gran variedad de sistemas de asistencia al conductor: «MINI Head-Up-Display», «Park Assistant», cámara de marcha atrás, el sistema «Driving Assistant» basado en cámara y compuesto por control de crucero dinámico, asistente de luz de carretera, lectura de señales de tráfico con información sobre límite de velocidad, el aviso de presencia de peatones y personas y advertencia de choque con función de frenado en ciudad. Todos estos sistemas funcionan especialmente bien en ciudad y son una ayuda imprescindible en este tipo de recorridos.

MINI se lanzaba a sacar una versión que en un principio parecía ir contra el espíritu de la marca, pero una vez probado, todo son elogios para el MINI 5 puertas. Es más útil, más polivalente pero no es menos MINI. Todo lo contrario. Sigue siendo un coche muy divertido de conducir, uno de esos coches que apetece conducir día a día, pero ahora además ofrece mayor capacidad y polivalencia. La gama MINI 5 puertas parte desde los 21.500 euros hasta los 29.350 euros del Cooper SD automático. Nuestra unidad de pruebas parte desde los 27.650 euros.

Ficha de características:

MotorDelantero montaje transversal
Número de cilindros4
Válvulas por cilindro4
Cilindrada1.995 cc
Poténcia máxima:170 CV a 4000 rpm
Par máximo360 Nm entre 1.500 y 3.000 rpm
Tipo de cambioManual de 6 velocidades
DistribuciónDoble árbol de levas en culata.
AlimentaciónInyección directa por conducto común con turbo e intercooler
TracciónDelantera
Suspensión TraseraTipo Multibrazo
Suspensión delanteraTipo McPherson con elemento torsional
Frenos delanterosDisco ventilado
Frenos traserosDisco
Neumáticos205/55 R18 – 205/40 R18
Tipo direcciónEléctrica con asistencia variable
Largo4.005 mm
Ancho1.727 mm
Alto1.425 mm
Peso1.305 kg
Capacidad maletero278 litros (941 con el respaldo trasero abatido)
Depósito combustible44 litros
Número de plazas5
Velocidad máxima225 km/h
Aceleración de 0 a 1007.4 segundos
Consumo urbano5,0 l/100 km
Consumo extraurbano3.6 l/100 km
Consumo medio4.1 l/100 km
Emisiones109 gr/km
Nivel de emisionesEuro 6
CarburanteGasóleo

GALERÍA

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157647736154834]

Prueba: MINI Cooper SD 5 Puertas

Categoría: PortadaPruebasSegmentoUtilitario
1

1 comment

  • Tengo éste coche. Sd 5 ptas 170 cv automático. La pregunta es: Alguien me podría informar que modelo es con la letra F no consigo verlo por ningún sitio. Gracias

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.