Infinitas posibilidades.

Probamos el motor de gasolina más interesante del nuevo BMW Serie 2 Active Tourer, por potencia y consumos se sitúa como una alternativa seria para aquellos usuarios que no necesiten un diésel.

Vídeo prueba

Imagen de previsualización de YouTube

El BMW Serie 2 Active Tourer es el primer monovolumen de BMW, un nuevo segmento de mercado que, hasta ahora, no había sido ocupado por la marca alemana, así como el primer modelo de BMW en ofrecerse con tracción delantera, en lugar de trasera, aunque a lo largo del año llegarán más versiones mecánicas y la tracción total inteligente xDrive readaptada y modificada específicamente para este modelo. Construido sobre la misma plataforma estrenada por el nuevo MINI Cooper y MINI Cooper S, cuenta con los nuevos motores turbo de tres y cuatro cilindros y lo último de la tecnología BMW EfficientDynamics y la amplia oferta de conectividad a través de BMW ConnectedDrive.

El BMW Serie 2 Active Tourer tiene una distancia entre ejes de 2.670 mm, una longitud de apenas 4.342 mm, un ancho de 1.800 mm y una altura de 1.555 mm, conformando unas dimensiones de monovolumen compacto, y con una línea del techo algo más elevada, que crea una mayor sensación de desahogo del habitáculo, sobre todo en las plazas traseras. El conductor y el acompañante tienen asientos más elevados de lo normal en un BMW, pero están situados así para mejorar la visibilidad y el acceso. Estos asientos deportivos del acabado Sport sujetan muy bien y cuentan con salientes laterales para una mejor sujeción y múltiples ajustes para todo tipo de conductores.

En el interior, la calidad se nota al primer vistazo, con elementos y calidad de montaje que nos recuerdan al resto de la gama BMW. Destaca el diseño de la consola que está orientada hacia el conductor. El que sea un coche pensado para las familias se ve reflejado en los numerosos huecos y portaobjetos repartidos por el interior, como el respaldo plegable opcional del asiento del acompañante o el gran hueco que hay debajo del reposabrazos. Debajo del piso se encuentra un práctico vano que se puede aprovechar de varias maneras.

En la parte trasera disponemos de unos asientos muy cómodos con un respaldo de inclinación regulable de los tres asientos traseros que permite aumentar el nivel de confort, o bien, ampliar el espacio disponible en el maletero, según creamos oportuno. El portón del maletero es muy ancho y cuenta con un amplio ángulo de apertura, para acceder cómodamente al compartimiento de carga. El portón se abre o cierra automáticamente pulsando un botón. En opción tenemos la posibilidad de abrirlo realizando un movimiento con el pié debajo del paragolpes posterior.

El maletero tiene un volumen variable entre 468 y 1.510 litros con el respaldo de los asientos posteriores abatidos, que lo hace en proporciones 40:20:40. Además, el maletero puede aprovecharse de diversas maneras, pues la banqueta de los asientos posteriores puede desplazarse horizontalmente hasta 150 mm. Por lo tanto, es posible agrandar el volumen del maletero o aumentar el espacio disponible a la altura de las rodillas, según sea necesario.

El BMW Serie 2 Active Tourer es el primer modelo del segmento que puede estar equipado con una pantalla virtual tipo Head-Up Display de forma opcional. Este sistema proyecta una imagen a todo color, justo en el campo visual del conductor, ofreciéndole informaciones relevantes para la conducción. La proyección no se realiza sobre el parabrisas, sino sobre una placa transparente escamoteable que se encuentra entre el volante y el parabrisas. De este modo, el conductor recibe todas las informaciones importantes sin tener que apartar la vista del tráfico. Nos gusta mucho esta solución aunque la realidad es que pocas veces nos fijamos en este sistema, ya que seguimos acostumbrados a mirar los indicadores del tablero de a bordo.

Los sistemas de asistencia ofrecidos a través de BMW ConnectedDrive y, además, las soluciones de información y entretenimiento, logran aumentar la seguridad y el nivel de confort del BMW Serie 2 Active Tourer. Nuestra unidad no lo montaba, pero podremos equipar nuestro Active Tourer con elementos tan novedosos como el asistente de conducción en retenciones de tráfico (Traffic Jam assist) y el control de crucero con función «Stop and Go» que recurren a una cámara que ofrece las imágenes necesarias en 2D para poder ofrecer un sistema que en atascos se nos antoja imprescindible. Tanto el equipo de audio, de muy buena calidad, como el navegador han funcionado correctamente.

El nuevo BMW Serie 2 Active Tourer era un reto para la marca bávara, ya que es el primer tracción delantera de la gama. Pero lo han hecho bien, demostrando que son capaces de hacer un monovolumen con tracción delantera que dinámicamente sea competente. Para ello, cuenta con un nuevo chasis con eje delantero de articulación única y montantes telescópicos y eje posterior de brazos múltiples. La dirección es electromagnética y nos parece que está más asistida que en un Serie 2 Coupé (ver prueba). La información que esta dirección transmite al conductor es correcta, pero nos hubiera gustado que estuviera menos asistida, al menos en el programa dinámico «Sport».

Dinámicamente, es un coche noble y se nota el toque BMW, que le dota de un comportamiento más firme. Va exactamente por donde le dices que vaya, pero no es un coche deportivo, al menos no con la suspensión de serie a pesar que en esta versión «Sport» es más dura que la mayoría de los monovolúmenes del mercado. Sin ser muy dura, filtra bien las irregularidades del terreno y limita bastante los movimientos de la carrocería. Con motores de esta potencia el coche va bien, pero con motores más potentes necesitaría suspensiones más duras y neumáticos acordes con las prestaciones del Active Tourer.

Los Bridgestone Turanza que montaba la unidad de pruebas en medida 205/55R16 le penalizaban en exceso, con un «flaneo» muy acusado en cuanto exigías un poco de agarre extra. Lo mejor del apartado dinámico han sido los frenos, potentes y bien dosificables a pesar de que el pedal de freno tenía demasiado recorrido.

El motor del BMW 218i Active Tourer es un nuevo tricilíndrico de gran rendimiento. Es un motor turbo de 1.500 cc y cuenta con 136 CV de potencia máxima. El consumo medio es de 4,9 l/100 km y sus emisiones de CO2 son de 115 gr/km con caja manual de seis velocidades.  Cuenta con una velocidad punta de 205 km/h. Este bloque de gasolina, de 1,5 litros y tres cilindros que rinde 136 CV, es el mismo motor que equipa desde el nuevo MINI al nuevo deportivo híbrido i8, con las lógicas modificaciones para adaptarlo al Active Tourer. Asociado en este caso a un cambio automática de 6 velocidades nos parece un motor muy interesante.

Es potente, suave en la entrega de potencia, muy lineal y con una ausencia total de vibraciones y de ruidos. Nos ha parecido un motor realmente delicioso. El Active Tourer dispone de tres programa de conducción: «Eco Pro», «Confort» y «Sport». En este último modo es donde más diferencia se nota siendo más rápido a las peticiones del acelerador; de hecho, cambia hasta el sonido del motor, haciéndose más bronco. El 218i se ha mostrado muy prometedor en los consumos realizados durante la prueba. En nuestro circuito de pruebas hemos conseguido un consumo medio de 6,1 litros a los 100 kilómetros realizando una conducción normal, pero en conducción económica estamos convencidos de llegar a rondar los 5 litros sin problemas, que en el caso de un coche de gasolina son cifras muy destacables.

Creemos que la estrategia de BMW de ampliar su gama por un segmento en expansión donde la oferta premium estaba centrada en un solo fabricante, también alemán, es muy acertada. Es verdad que es un segmento muy competido, con modelos generalistas que ofrecen buen comportamiento, calidad suficiente y polivalencia, pero BMW ha decidido jugar la baza de la tecnología ofreciendo un coche a la última en cuanto a sistemas de asistencia a la conducción y con motores modernos y muy eficientes.

Válido tanto para el disfrute en familia como para aquellos que busquen un vehículo polivalente, en el BMW Serie 2 Active Tourer encontrarán el vehículo perfecto para sus necesidades. El BMW Serie 2 Active Tourer 218i está disponible desde 28.500 euros y la gama parte desde los 27.900 hasta los 40.200 euros.

Ficha de características

Posición motorDelantero transversal
Número de cilindros3
Válvulas por cilindro4
Cilindrada1.499 cc
Potencia máxima136 CV entre 4500-6000 rpm
Par máximo220 Nm a 6.000 rpm
Tipo de cambioManual de 6 velocidades
DistribuciónDoble árbol de levas
AlimentaciónInyección directa
TracciónDelantera
CHASIS, MASAS Y DIMENSIONES
Frenos delanterosDisco ventilados
Frenos traserosDisco
Suspensión delanteraTipo McPherson
Suspensión TraseraTipo McPherson
Neumáticos205/60 R16 92V
DirecciónCremallera
Tipo direcciónEléctrica
Largo4.342 mm
Ancho1.800 mm
Alto1.555 mm
Distancia entre ejes2.670 mm
Peso1.395 kg
CAPACIDADES, PRESTACIONES, CONSUMOS Y EMISIONES
Volumen maletero con una fila de asientos1.510 litros
Capacidad maletero468 litros
Depósito combustible61 litros
Número de asientos5
Velocidad máxima205 km/h
Aceleración de 0 a 1009,2 segundos
Consumo urbano6.1 litros/100 km
Consumo extraurbano4.3 litros/100 km
Consumo medio4.9 litros/100 km
Emisiones115 gr/km
Nivel de emisionesEuro 6
CarburanteGasolina

GALERÍA EXTERIOR

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157647533306454]

GALERÍA INTERIOR

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157649870816665]

Prueba: BMW Serie 2 Active Tourer 218i

Categoría: MonovolumenPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.