Hamilton, bicampeón del mundo.

El mundial 2014 ha terminado y lo ha hecho con una última carrera en la que no faltó drama y emoción.

Se acabó lo que se daba. Poco más de 9 meses y 19 carreras después, terminó el mundial de Fórmula 1 y ha terminado con Lewis Hamilton cerrando un año espectacular con el título del mundo. Aunque lo cierto es que nos hemos quedado con sabor agridulce ya que el mundial merecía una lucha entre los Mercedes, pero el ERS del coche de Rosberg nos ha privado de ello.

De lo que no nos ha privado ha sido de una fuerte Williams, de un Ricciardo intratable y de alguna que otra imagen bonita aunque como siempre, no todo ha sido positivo. Como ejemplo a Ferrari que ha acabado el año fiel a su nivel de este año.

Pero bueno, vayamos a por las últimas banderas del año. O quizá no sean las últimas.

Bandera verde.

El piloto protagonista de ayer fue, sin duda, Hamilton, pero sobre la pista quien brilló por encima de él fue Daniel Ricciardo. Tras la exclusión de la clasificación por un alerón demasiado flexible, el australiano salió junto con Vettel del pit lane y, la verdad, que tanto él como el equipo hicieron una carrera perfecta.

No tardó mucho en codearse con los Williams, sobre todo con Bottas, y realizó unos stints perfectos en los que no faltó ni ritmo ni inteligencia, algo muy necesario en ciertas situaciones. ¿Cuál fue el resultado? Que Daniel despide la temporada con un 4º puesto.

Qué decir de #JB22, también conocido como Jenson Button. Es el piloto con más años a su espalda en la F1 de la parrilla y, aún así, tiene ritmo y motivación y con su 5º lugar demostró que pese a que el McLaren no es el mejor McLaren que ha pilotado, se pueden hacer buenas actuaciones. Sinceramente, esperamos que el año que viene podamos seguir disfrutando de Jenson aunque bien es cierto que tarde o temprano, tendrá que despedirse de la Fórmula 1.

Hablando de veteranos, ojo con Felipe que se ha rencontrado consigo mismo demostrando que hay vida más allá de Ferrari. De hecho casi es al revés, no hay vida en Ferrari, pero bueno, ese es otro debate que tendrá que solucionar Räikkönen y Vettel. El brasileño ha vuelto a subir al podio y ha mostrado ritmo, y mucho. Un sincero aplauso a Felipe.

Por supuesto, no puedo olvidarme del campeón y subcampeón. Lewis lo ha clavado todo de principio a fin. Ha hecho una salida excelsa, ha adaptado el ritmo a cada circustancia de la carrera y ha cruzado la meta el primero. Un pena que Rosberg no lo haya podido acompañar en este periplo por Yas Marina por culpa del ERS. Pero bueno Nico, el año que viene hay segunda parte.

Bandera amarilla.

Donde ya no habrá más partes es en el matrimonio Alonso-Ferrari que ha llegado a su fin en un nefasto fin de semana para los italianos. No han dado pie con bola en ningún momento. Primero se quedan sin suministro eléctrico el viernes, después dar 7 vueltas en el FP3 para cambiar un motor de forma innecesaria que no hizo más que complicar la vida al español en clasificación y para rematar, el coche estuvo falto de ritmo toda la carrera. Vamos, que visto lo visto, lo mejor es poner pies en polvorosa.

Total, a rey muerto rey puesto y para eso nadie mejor que Mattiacci y su despiadada guillotina corta cabezas que al final parece que se vuelve en su contra y será su cabeza la próxima en ser cortada en favor de Maurizio Arrivabene.

Volviendo de nuevo a lo deportivo y cambiando de equipo, no todo fue gloria ayer en Williams. Por una razón o por otra (quizá Toto llamó a Sussie para comentar que la victoria tenía que ser de Lewis) los de Grove no adelantaron el último cambio de neumáticos de Felipe que, de haberse adelantado, tal vez hubiera conseguido su primera victoria desde el GP de Brasil de 2008.

Por último tenemos a Kevin Magnussen que igual que muchas veces lo hemos elogiado, hoy toca hacer lo contrario. No hizo una buena carrera y estuvo lejos de su nivel, o del nivel que otras veces ha mostrado. Tal vez esté relajado porque sabe que el año que viene seguirá o quizá prefiere no dar puntos a un equipo en el que en 2015 no estará.

Bandera roja.

He de decir que me fastidia terminar el año sin demonizar o reprobar fuertemente a alguien, pero es que el GP de Abu Dhabi no nos ha dejado nada negativo. O tal vez estábamos tan centrados en a lucha por el mundial que no hemos reparado en lo negativo.

Sea como fuere, lo que si nos gustaría es acabar dando las gracias a todos los que nos seguís y leéis después de cada Gran Premio. Y a los que no lo hacéis, ¿a qué esperáis? Desde aquí mil y una gracias, pero esto no se acaba aquí. La actualidad de la Fórmula 1 seguirá estando aquí y aunque nos tomaremos un pequeño descansito, en diciembre ya estaremos organizando novedades o cambios para la temporada 2015 porque, como ya habéis podido comprobar, en Revistadelmotor no nos gusta mantenernos inmóviles.

Un saludo por parte del equipo de esta página y, sobre todo, por parte de un servidor (@ibueno92), que os ha ofrecido, y seguirá, ofreciendo la actualidad del motor desde la humildad y esperando que os agrade.

Nos vemos en enero con la llegada delos nuevos monoplazas, pero seguiremos atentos a las últimas noticias que nos deparará la semana que viene y el mes de diciembre. Un saludo.

Las banderas del GP de Abu Dhabi de F1 2014

Categoría: Competición
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.