El crossover más pequeño de la gama.

Se ha presentado en el Salón de Los Angeles y estará a la venta con dos versiones de gasolina y una diésel, con cambio manual y automático y tracción delantera y total a partir del próximo año.

Es indiscutible que los crossover pequeños están de moda y, por ello, Mazda ha querido subirse al carro con el CX-3, un crossover basado en el Mazda2, y que cierra la gama por abajo sumándose a los CX-5, CX-7 y CX-9.

El nuevo Mazda CX-3 llega con un diseño fresco en el que la filosofía KODO queda más que patente, con una parrilla delantera en forma de ala acabada en plateado y tridimensional. Los extremos de la parrilla delantera se alargan hasta los faros, con una línea de LED integrados que conecta con el haz de luz que rodea las luces cortas y, por primera vez en un modelo de Mazda, los intermitentes se encuentran fuera de los faros delanteros. Las aletas delanteras alcanzan la base de los montantes del parabrisas, mientras que en la parte trasera, la placa de la matrícula se ha situado en la parte superior del paragolpes trasero para conseguir un voladizo más corto.

El Mazda CX-3 cuenta con un nuevo color de carrocería, el «Ceramic Metallic», que cambia de aspecto dependiendo de la luz que incida sobre la carrocería. Además, puede montar llantas de aleación de hasta 18 pulgadas, destacando por su diseño de radios gruesos y acabadas en «gris gunmetal» montadas en neumáticos de 205/50R18.

El interior se presenta con el estandar de calidad propio de la marca, con especial atención a todos los detalles. En la parte delantera, una línea de carácter recorre todo el conjunto, todas las pantallas de información y sistemas de control están posicionados al conductor, la visera del cuadro de instrumentos está cubierta por un material blando con una costura en el borde superior. El guarnecido de los reposabrazos de las puertas y en la consola central a la altura de las rodillas es de color rojo oscuro y el diseño de los tiradores interiores de las puertas simula una construcción en metal macizo. En las zonas de los asientos se han combinado diferentes materiales, como piel en color blanco y ante «Lux Suede» en negro.

Este nuevo crossover llega con unas longitud de 4.275 mm, una anchura de 1.765 mm y una altura de 1.550 mm. En cuanto a la distancia entre ejes, cuenta con 2.570 mm, lo que le ha permitido a los diseñadores crear un habitáculo en el que caben 5 adultos con una banqueta trasera que está ligeramente más alta que los asientos delanteros, lo que facilita la visión de los ocupantes de las plazas traseras y facilita las conversaciones con los ocupantes de los asientos delanteros en diagonal.

Mazda CX-3

La estructura de los respaldos y las banquetas de los asientos cuentan con elementos de espuma de uretano que absorben las vibraciones. En las plazas traseras se ha ampliado la longitud de los respaldos, logrando unos asientos con una mayor sensación de espacio.

La posición del conductor ha sido diseñada para garantizar una perfecta visión. Su asiento está colocado a 1.250 mm de la longitud total del coche, lo que hace que esté a una distancia perfecta para controlar todo lo que ocurre alrededor. Además, los espejos retrovisores han sido instalados en las puertas en lugar de en los pilares A y se han integrado un tercer cristal fijo en los pilares traseros, lo que también ayuda a mejorar la visibilidad.

Pero no solo la visión es importante, sino también la ergonomía y Mazda ha diseñado el interior de modo que sea lo más simple posible para evitar distracciones al buscar un botón o un comando. A eso hay que añadir el volante multifunción, con el que se puede controlar gran parte de los sistemas del coche sin despegar las manos del volante, a lo que se suma la posición de la palanca de cambios, que se ha posicionado sobre la consola central del suelo y permite al conductor mover la mano suavemente del volante a la palanca y viceversa. El mando giratorio «HMI Commander» también es objeto de esta ergonomía, al disponer de un apoyo para la palma de la mano que ayuda a manejarlo con mayor estabilidad.

Las ruedas delanteras se han desplazado hacia adelante permitiendo una postura de conducción más cómoda, estirar las piernas y llegar a los pedales de forma más natural. La base del pedal del acelerador se encuentra anclado al suelo, al igual que sucede en el resto de la nueva generación de modelos de la marca.

Mazda CX-3

El Mazda CX-3 estará a la venta en Europa con el motor de gasolina SKYACTIV-G de 2.0 litros y dos niveles de potencia, además del nuevo motor diésel SKYACTIV-D 1.5, el primero con caja de cambios manual y automática SKYACTIV-Drive con tracción delantera y total, mientras que el diésel se ofrecerá con caja de cambios manual con tracción delantera y total y, en el caso de optar por el cambio automático, solo será posible con tracción total.

Este sistema de tracción total es el mismo del Mazda CX-5 y cuenta con reparto activo de par, aunque también presenta la novedad de contar con un Sistema de detección y alerta de deslizamiento de las ruedas delanteras, que utiliza señales de un sensor para anticiparse a las intenciones del conductor y adaptarse constantemente a las variaciones en las condiciones de conducción. También, cuenta con un nuevo diferencial trasero.

También dispondrá de sistemas de seguridad pasiva y activa de los sistemas i-ACTIVESENSE, que comprende tecnologías basadas en radares de microondas, tanto para ciudad como para autopista o vías secundarias, así como la posibilidad de equipar un sistema de infoentretenimiento MZD Connect, que incluye una pantalla de 7″ en la consola central y el mando «HMI Commander». En el nuevo Mazda CX-3, el MZD Connect ofrece amplias posibilidades de conectividad y las comunicaciones móviles a través de Internet y de Bluetooth, como manejar el teléfono en modo manos libres, recepción de mensajes de texto o radio a través de Internet utilizando la plataforma Aha.

El Mazda CX-3 se asienta sobre el SKYACTIV-Chassis, diseñado para tener una gran agilidad, aspecto importante en ciudad, y al mismo tiempo tener la suficiente rigidez para garantizar la protección de los usuarios que viajan en su interior. También dispone de la carrocería SKYACTIV-Body, que destaca en tres áreas: protección de los pasajeros, reducción de peso y rigidez.

El chasis monta un sistema de suspensión trasera de barras de torsión. Los amortiguadores delanteros y traseros ofrecen una comodidad dinámica muy elevada, el sistema de dirección se ha concebido para que la conducción en ciudad resulte ágil y suave y con gran estabilidad en carreteras secundarias viradas y en autovías, a la vez que el sistema de frenos garantiza un excelente control a velocidades bajas y medias, gracias a sus discos delanteros ventilados y traseros macizos. 

GALERÍA

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157648949171289]

Nuevo Mazda CX-3

Categoría: 4x24x4CrossoverNovedadesSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.