La interpretación del Gran Turismo según Audi.

Es la muestra del futuro lenguaje de diseño que se imprimirá sobre su nueva generación de modelos, y ha sido presentado en el Salón del Automóvil de Los Ángeles, cargado de innovaciones tecnológicas en todos los ámbitos.

Audi entra en una nueva era de diseño con el Audi prologue concept, realizado por Marc Lichte, jefe de Diseño y su equipo, en forma de un coupé muy alto de gama que, con solo dos puertas, aúna las cualidades típicas de un deportivo superior de elegancia y deportividad en un conjunto que mide 5,10 m de largo, 1,95 m de ancho, 1,39 m de alto y tiene una distancia entre ejes de 2,94 m, siendo más corto y bajo que un Audi A8.

En detalle, su frontal presenta una gran parrilla Singleframe, mucho más ancha y más baja que en los actuales modelos con barras transversales estructuradas en un diseño de rombos, y con los extremos divididos. Los faros se apoyan sobre los extremos superiores de la parrilla y cuentan con la más avanzada tecnología láser Matrix de alta definición, que permite funciones de iluminación completamente nuevas, dado que cada proyector está compuesto por una lente láser, capaz de generar una matriz que ilumina con una gran definición. Debajo, cinco lentes flotantes de plástico reciben alimentación a través de un haz de fibras de vidrio que, gracias a su envoltura, se ensancha aún más la luz de carretera. Las entradas de aire de la parrilla, situadas debajo de los faros, presentan una forma plástica y cuentan con unas rejillas en diseño de rombos en su interior. El paragolpes cuenta con un “blade” y dos spoilers de color negro que contribuyen a reforzar la sensación visual de anchura.

El lateral destaca por las grandes llantas de aleación de 22 pulgadas y en diseño de 10 radios tridimensionales en forma de “Y”, montadas en neumáticos de 285/30, aunque también por la forma de la línea cintura sobre las ruedas delanteras y traseras, un detalle recuperado del Audi Ur-quattro, pero que en lugar de contar con los cantos sobrepuestos se han integrado dando forma a dos suaves curvas por encima de las ruedas, que interrumpen la línea de cintura que transcurre algo más baja.

Las aletas, puertas y piezas laterales traseras se han arqueado, mientras que la talonera tira hacia dentro y cuenta con faldones de color negro brillante como continuación del spoiler delantero. Los espejos retrovisores exteriores son de aluminio, con una carcasa que fluye hacia la moldura de la ventanilla. Las puertas se abren de forma electromecánica tras tocar unas superficies iluminadas de sensores. La característica forma del pilar trasero “C” permite bajar el cristal trasero. En el lateral trasero, la tapa del depósito cuenta se abre eléctricamente sumergiéndose completamente en el pilar “C” cuando se activa desde el interior.

En la zaga, la forma de la unión entre el panel lateral pone el toque de dinamismo. El borde de la tapa del maletero forma un discreto spoiler y entre los pilares traseros se dispone una luneta trasera en forma de arco y cóncava hacia el interior, una solución que permite cargar el maletero con un portón trasero independiente. Los pilotos traseros son completamente de LED y su tulipa tiene una forma tridimensional. Al iluminarse, unas finas líneas parecen flotar en mitad de las luces. La luz de freno se encuentra en el interior y al frenar se ilumina la base del cuerpo 3D, lo que hace que la luz parezca dirigirse hacia la persona que la mira. Debajo del paragolpes, un difusor de aluminio en color negro brillante integra dos entradas de aire trapezoidales, como la forma de los grupos ópticos traseros.

Detalles típicos de lujo son el marco de aluminio pulido y mate que rodea la superficie acristalada, así como la pieza de aluminio macizo que se encuentra al final del techo. La pintura de la carrocería, en color “Gris Diva” es un nuevo tono efecto perla y claro que realza las formas.

El interior del Audi prologue también entra en una nueva era de diseño, en el que se funde en una sola unidad con el concepto de manejo. El tablero de instrumentos consta de dos niveles: un superior que se sitúa como un techo sobre el “Audi virtual cockpit future”, la próxima generación del “Audi virtual cockpit”, y la banda de difusores de aire, todo en un gran arco que abraza al conductor y al acompañante.

Un segundo gran arco une la parte delantera con la parte trasera, con una consola central flotante por sus raíles montados en el túnel y en las taloneras, un sistema que también aloja a los asientos. Los asientos traseros son individuales y sus reposacabezas emergen automáticamente cuando el pasajero accede al vehículo con ayuda de la función eléctrica “Easy Entry”.

El frontal del tablero de instrumentos se ha diseñado como una superficie de visualización, e integra tres pantallas táctiles. La de la izquierda del volante, maneja las luces y a los sistemas de asistencia. La de la derecha contiene los controles de los sistemas multimedia. Ambas están orientadas al conductor, mientras que la tercera, la del acompañante, está integrada en el tablero de instrumentos y puede controlar de forma individual  sus funciones de entretenimiento, aunque también permite, por primera vez, una interacción digital con el conductor, con solo realizar un movimiento de barrido.

En la consola del túnel central hay una cuarta pantalla táctil para el conductor y desde la que se controla la climatización, la entrada de texto y otros ajustes del vehículo. Contiene una fina lámina OLED de diodos luminosos orgánicos flexibles, y muestra imágenes extremadamente nítidas. En estado de reposo, se integra en la consola central y al arrancar se levanta. Para manejar esta pantalla se cuenta con una superficie de apoyo, que es la palanca de selección del cambio tiptronic de ocho relaciones.

“Audi virtual cockpit future” muestra gráficos en tres niveles, mediante las pantallas de alta resolución y tres espejos. En la vista de navegación, el primer nivel presenta la información más importante sobre la conducción; los niveles dos y tres crean un efecto plástico. De esta forma, la información para el conductor se estructura mejor y se puede entender más fácilmente; también, porque los contenidos y los colores varían en función del estilo de conducción: si es deportivo, los indicadores cambian al modo deportivo con una particular puesta en escena de la información relevante, como el número de revoluciones, las temperaturas o la presión de sobrealimentación.

La palanca “shift-by-wire”, que ahora se encuentra discretamente integrada en la consola central se ha rediseñado, de forma que a la izquierda y a la derecha del soporte de la consola se han montado los posavasos y el hueco habilitado para los smartphone, debajo de una cubierta.

Al abrir las puertas, el “Butler”, un innovador software inteligente, identifica a cada pasajero a través de sus smartphones y ajusta los asientos y el aire acondicionado según sus gustos, a la vez que ofrece propuestas de música. El “Easy Slot System”, que es una nueva generación del actual “Audi phone box”, se encuentra bajo una cubierta en la consola central y conecta los smartphones de los pasajeros con el sistema de información y entretenimiento de a bordo y los carga.

Entre los detalles tecnológicos que ponen el toque de gran lujo destacan el spoiler acústico que emerge de la bandeja del maletero al activar el equipo de música, desplegando la calidad de sonido más óptima. Un embellecedor perforado cubre la banda de difusores de aire y cuando se sube la potencia del climatizador, el embellecedor se desplaza hacia abajo.

La iluminación ambiental corre a cargo de unos proyectores ópticos LED de color blanco que parten de las puertas y copian las líneas del habitáculo. Los radios del volante presentan una gran inserción de aluminio y todas las aplicaciones de este material se presentan con superficies mate y cantos pulidos, que contrastan con el cuero “Passion” de tono claro de las superficies y los respaldos de los asientos, el tablero de instrumentos, la consola en el túnel central y los reposabrazos, mientras que la parte trasera de los asientos y los revestimientos laterales traseros están tapizados en cuero Nubuck claro. La parte baja del tablero de instrumentos es de color marrón grisáceo.

El Audi prologue monta el motor de gasolina TFSI de 4.0 litros y genera una potencia máxima de 605 CV y 700 Nm de par motor, pero que puede ascender a 750 Nm con la función “overboost” y solo durante 15 segundos. Con un peso en vacío de 1.980 kg, acelera de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, con un consumo medio de 8,6 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 199 g/km.

El Audi prologue concept equipa una nueva red eléctrica de a bordo parcial de 48 V y que alimenta a un alternador de arranque accionado por correa que convierte al sistema de propulsión en un híbrido parcial y que obtiene en fases de deceleración una potencia de recuperación de hasta 12 KW. La transmisión automática tiptronic de ocho velocidades traslada la potencia al asfalto con ayuda de la tracción integral permanente quattro con gestión del par individual para cada rueda.

El chasis, de avanzada tecnología, cuenta con el sistema de suspensión neumática con amortiguación regulada “adaptive air suspension sport”, capaz de variar la altura libre al suelo en varios niveles. Los dos ejes adoptan un esquema de suspensiones inédito en Audi, con cinco brazos. El sistema de frenos monta discos de cerámica reforzada con fibra de carbono, siendo de 20 pulgadas con pinzas fijas de seis pistones delante.

Otra gran novedad el marca es el sistema de dirección dinámica a las cuatro ruedas, con ángulos de giro de hasta 5º en el eje trasero facilitando las maniobras de aparcamiento, proporcionando un comportamiento deportivo en carretera y de giro confortable en autopista.

GALERÍA

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157649307039986]

Audi prologue concept

Categoría: CoupéDeportivoNovedadesSalones del AutomovilSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.