Manolo Fernández nos da su visión de lo acontecido en Sepang.

Malasia, el más exótico de los exóticos destinos que visita MotoGP cierra la gira asiática, deja muy abierto el Mundial de Moto3 para Cheste con heridas no menos abiertas, y sobre todo, nos deja la coronación de Tito Rabat en Moto2.

Lo más destacado.

Lo que sigue es, como si fuera un consejero de sanidad cualquiera, de mi cosecha:

Que Tito Rabat haya conseguido ser Campeón del Mundo es algo que creo alegra a casi todo el mundo y estoy absolutamente convencido de que muchos celebramos el título conseguido por la persona Tito, que además es piloto de motociclismo. Porque Tito ha tenido que picar piedra de la guapa para estar dónde está, para hacerse respetar como piloto y al que muchos equipos, muchos, sólo lo han querido en sus filas por las aportaciones económicas que podría suponer tener a Tito en sus filas.

Tito nunca fue una superestrella promocionada desde que corría en minimotos, Tito nunca protagonizó un anuncio de Cola Cao, nunca fue presentado como el primer piloto de ningún equipo importante, nunca tuvo un sponsor que pujara por el salvo el apellido de su familia, nunca una fábrica apostó por él dándole un mísil con el que ganar en las rectas ni un departamento de prensa que suavizara sus fiascos e inexistentes salidas de tono, nunca entró en las quinielas de los mejores pilotos de ninguna categoría, nunca se lió a golpes con el box o la moto, Tito “sólo” trabajaba y trabajaba para mejorar, asomándose al podio de vez en cuando en un equipo de alquiler que le permitía aspirar justamente a eso y nada más antes de llegar al Pons Racing.

Y tras el Pons Racing, con todo lo que nos jactamos de tener en España, tuvo que ser un equipo de fuera el que se fijara en Tito como primer espada de su proyecto ofreciéndole el cariño y apoyo técnico que Tito pedía porque lo merecía, porque se lo ganó con trabajo, trabajo y más trabajo.

Tito Rabat, la persona que además es piloto, es también un valiente, es un animal de carreras hecho a sí mismo (porque nadie más que él apostó por él) que prefiere seguir compitiendo en Moto2 a calentar sillines de una MotoGP no competitiva en la que nadie le exigirá resultados porque no podría conseguirlos . Y lo hará luciendo el número 1 en la moto, como los pilotos que se enorgullecen de lo que han conseguido por encima del negocio, el merchandising y los símbolos que terminan predominando sobre las personas.

Gracias Tito. Gracias por tu trabajo, gracias por creer en ti mismo como nadie lo ha hecho, gracias por tener los pies en el suelo, gracias por querer ser piloto.

Al lío señores.

Sobresaliente:

MotoGP: En Cheste 2012 relegaron a Marc Márquez a la última plaza de la parrilla de salida por hacer el imbécil en entrenamientos tirando a Simone Corsi. Esta vez parece que se ha librado pero el bueno de Andrea Iannone se ha llevado algo más que un susto, y Marc se ha llevado la palmadita en la espada de nuestra amada Dirección de Carrera y su criterio en volubilidad continua, que sanciona cosas que no había visto en su momento con sanciones que ni siquiera recoge el reglamento (lo del punto de Smith en Australia fue penoso, adelantar con bandera amarilla se castiga con un Ride Through pero como no lo vieron (estarían a otra cosa), le quitan un puntito del carnet y así nos dejamos ver). Igual a Márquez no le dicen nada para que Iannone aprenda la lección de su lance con Pedrosa en Australia y no vuelva a tocar a nadie en un adelantamiento, sería una novedosa forma de interpretar el reglamento en el que podríamos regalar a Marc Márquez un casco con el logotipo de The Punisher si se empeña en volver a sus no tan atípicas ni tan infrecuentes acciones de entrenamientos. Por lo demás, Marc sigue siendo ese animal, ese caníbal que aumenta y acumula récords (13 poles en una temporada, 12 victorias igualando a Doohan…), ese pedazo de bestia que guarda dos décimas por vuelta para usarlas a su antojo, ese piloto cuya ambición y talentos equiparados sencillamente convierten a Marc Márquez como la máxima referencia a batir, pero cómo me entristecería ver que, al igual que en otros casos pasados, la laxitud de los toques de atención y el todo vale se aplica al piloto de referencia en MotoGP: Márquez no lo necesita y alguien a quién él haga caso debería hacérselo ver así.

Moto2: qué bueno es Maverick Viñales. Ha alcanzado ese nivel en el que está por encima de la moto, por encima de la categoría, por encima del circuito y las circunstancias. Justo en el circuito que hace dos años nos hizo sentir vergüenza ajena, nos vuelve a dejar con la boca abierta comprobando lo fácil que le sale todo, como a Zidane le salía el fútbol o a Jordan el baloncesto, y dejándonos bien a las claras que su sitio está en MotoGP con una moto competitiva (una buena, no como ese refrito de repuestos que le ofrecían a Tito), quitándonos la razón a los que pensábamos y decíamos que sería mejor aguantar un añito más en Moto2.

Moto3: mientras los niños se pelean Efrén Vázquez se dedica a ganar carreras tirando de galones, experiencia y tomar la última curva por dónde se tiene que tomar sin mirar por dónde la toman los demás. La gira asiática le ha salido redonda al bueno de Efrentxu, siendo el piloto de Moto3 que más puntos ha sumado en las tres últimas citas. No sabemos aún qué hará Efrén en 2015, pero desde luego va a dejar sello este año como la gran persona que es. Desde Murcia te digo ¡¡eskerrak eta animoak Efrén!!

Notable:

MotoGP: me gustaría hablar de dos cosas destacables. Las ganas y profesionalidad de Pol Espargaró, el orgullo de representar a una marca y un patrocinador que te hace correr con un hueso del pie roto (algo que, desde la ignorancia, muy agradable no debe ser) y esa versión moderna de “Fausto” que protagoniza Valentino Rossi. Estoy convencido de que Rossi ha firmado un pacto con el diablo, es la única explicación razonable a su rendimiento de este año. Muy bien Lorenzo al inicio de carrera, pero le falló la calculadora que clavaba el rendimiento de sus gomas, amén de las duras condiciones de carrera: Lorenzo llegó fundido y así lo reconoció.

Moto2: habrán existido tensiones, el odio que vincula de por vida a dos pilotos en la lucha por el título estará encima de la mesa, pero sobre todo, sobre todas las cosas, están las personas. Mika Kallio es un caballero encima de la moto. Ha luchado hasta el final con una exquisita educación, con un enorme respeto y elegancia dentro y fuera de la pista. Kiitos Mika, nähdään vuonna 2015.

Moto3: Alex Rins, otro que iba a su rollo en Sepang, que no entraba en mayor lucha que en la de conseguir para sí mismo la mayor cantidad de puntos posible consiguió la mayor cantidad de puntos posible en Sepang. Ahora toca hacer labor de equipo en Cheste, aunque en 2015 abandone Monlau. Porque Alex Rins es otro caballero encima de la moto.

Bien:

MotoGP: qué gustito da salir a pasear con una motito nueva. Héctor Barberá ha dado un enorme salto de calidad desde que pilota una Ducati Open. Pisó el corralito como mejor piloto Open y llegará a su tierra hipermotivado buscando un buen resultado. Otra Ducati, la del colombiano Yonny Hernández, brilló por méritos de su piloto. Bien Bradl, buenos entrenos y por fin ese cuarto puesto que tanto se le ha exigido, que tan exigible le es en el tiempo que lleva en MotoGP. Y bien Bradley Smith, cuyo podio de rebote en Phillip Island esconde progresión: hay que estar ahí para pescarlo.

Moto2: del cuarto al sexto, y por orden de llegada, Johann Zarco, Dominique “¿dónde estabas?” Aegerter y Julito “vamos hombre” Simón llegaron muy juntitos y relativamente cerca de la cabeza de carrera. Algo está pasando con Julián Simón que en las últimas carreras está consiguiendo meterse en el top ten con aparente facilidad. El próximo año Julito se enrola en las filas del QMMF y su difícil chasis Speed Up con el que Román Ramos lleva peleándose todo el año. Más cosas. Por el Top 5 andaba, hasta que cayó, Hafizh Syahrin, el famoso “pescao” del CEV del que esperábamos una buena actuación en Sepang (su wild card de 2012 en esta pista es uno de los debuts más espectaculares nunca vistos). Sandro Cortese brilló en entrenos consiguiendo estrenarse en primera línea, algo que no pudo refrendar en carrera (7º) pero que en global deja su mejor actuación desde que llegara a Moto2 el año pasado (le está costando hacerse con la categoría al Ex Campeón del Mundo de Moto3)

Moto3: pues el escocés John McPhee está bordándolo este final de temporada. Acompañó al top cuatro de la categoría (Márquez, Miller, Rins y Efrén) y lleva unas carreritas dejándose ver junto a los pilotos más rápidos. Danny Kent, otro británico que está terminando francamente bien el año no sólo brilló sino que logró hacer labor de marca (Husqvarna es propiedad de KTM) a favor de Miller colándose en el podio por delante de Alex Márquez. No engaño a nadie si digo que Danny Kent es un piloto que ya me gustaba mucho cuando fue compañero de Cortese hace dos años.

Aprobado:

MotoGP: Dejemos una cosa clara. De menos a más me gustan los pilotos, me gustan las motos, me gustan las carreras de motos, me gusta salir con mi moto y sobre todo, me gustan las personas. Y me gustan las personas (que también son piloto) y que demuestran orgullo y pelean tras caerse, como el caso de Dani Pedrosa en Sepang, que tras la lluvia de críticas recibida tras su negativa a volver a pista en Phillip Island en Sepang estaba culminando una remontada de Sobresaliente cuando, nada que reprobar, cayó por segunda vez. Personas como Ramón Aurín, a quien Dani Pedrosa ha recurrido como sustituto de Mike Leitner tras haber decidido éste no continuar como Crew Chief de Pedrosa, eso sí, una vez que el mismo Pedrosa decidió buscar un sustituto distinto a Ramón Aurín para Leitner durante media temporada. Dicen que Pedrosa recurre a este cambio (que él no ha elegido, el elegido era Juan Martínez…) como revulsivo técnico ante los (poco probables) buenos resultados que Rossi está teniendo tras sustituir a Burgess por Galbusera, que necesita un plus técnico para estar arriba del todo. A ver, el chaval ha tardado 8 años en darse cuenta, y toma esta decisión justo cuando todos coinciden en que la Honda es la mejor moto de la pista incluso en su punto débil, la entrada a curva, y ya no tiembla como lo hacía cuando Pedrosa era el indiscutible primer piloto. Perdonen si, desde mi subjetividad y desconocimiento de los detalles, no entiendo esta decisión ni su justificación.

Moto2: acabo de comprobarlo, y efectivamente, el Roberto Rolfo que sumó dos puntos en Sepang es ese Roberto Rolfo peleón que conocemos de toda la vida y del que no sabíamos mucho salvo que corría en SuperSport con una MV Agusta el año pasado. Pues ahí tienes al tío, pillando cacho en Sepang. Bien Luis Salom, undécimo puesto y buenos alimentos para 2015, justo por delante de Ricky Cardús en su mejor año mundialista. Aprueban Luthi y Folger, un top ten que se nos antoja escaso para lo que han demostrado en distintas fases de la temporada, sobre todo el suizo que venía lanzado en la gira asiática.

Moto3: a primera vista, desde el sur de los Pirineos la carrera de Moto3 sólo nos cabia la indignación por la actuación de Jack Miller tanto en carrera como en posteriores declaraciones. Yo, cinco segundos después, pensé que Jack Miller corrió y actuó a lo Rossi. Con el italiano todos nos congratulábamos y nos reíamos porque con Valentino se trataba de una hábil maniobra de lucha sicológica que trataba de desquilibrar a un difícil rival en pista. Yo digo que en este caso, como lo hiciera Rossi, Jack Miller hizo lucha psicológica, al menos, en declaraciones. En pista fue un guarro que alargaba las frenadas para sacar a Alex Márquez de pista de una forma que sólo se puede explicar de dos maneras: a posta o a propósito. Dirección de Carrera ya ha hablado y ha sancionado a Jack Miller con un punto del famoso carnet por nueve que le ha recortado a Márquez. La sucia jugada de Miller ha resultado rentable y desde mi punto de vista, tiene una doble lectura.

Necesita mejorar.

MotoGP: ya sabemos que Aleix Espargaró tiene muy mal humor cuando lo tiran, y que es capaz de golpear la moto en público (eso no se hace), de patear el box de tu propio equipo (una suerte de Melendi mode que nunca entenderé, compartiré ni perdonaré) y de abroncar a mecánicos de otros equipos por lo que él firmó en su día y las obligaciones contractuales que él aceptó en su día. Y es que debajo de todo el mal humor de Aleix flotan en el aire la clausula de rescisión que Forward pagó a Aspar el año pasado por los servicios de Aleix y que el propio Aleix, al no cumplir la parte del trato con el Forward, debe compensar con la prima por objetivos que no cobraría (si los alcanzara) o con brillantes euros antes de marcharse a Suzuki. Todo esto no es más que el día a día de un piloto que debe luchar en la pista y en los despachos por abrirse un hueco entre la élite y no lo critico por ningún lado. Lo que crítico es esa suerte de Avestruz mode que Aleix demostró en Sepang que adoptó cuando se llevó por delante a Álvaro Bautista (como si Aleix fuera un Bradl cualquiera, ¿sabes?) escondiéndose de todos y todas las cámaras y, esta vez sí, sin romper nada.

Moto2: Nakagami fuera de carrera…. otra vez. Una lástima lo que está pasando con este piloto que iba para crack. Y un viejo conocido, Ratthapark Wilairot, el malayo que consiguiera alguna que otra buena actuación en el pasado y recuperado por el Carterham para sustituir a Josh Herrin. No mejora lo que ofrecía el americano. Y bueno, parece que Nico Terol ya está pensando en las SBK. No le culpo, este año le han caído por todas partes y debe estar deseando largarse de dónde está.

Moto3: la otra lectura del capítulo Jack Miller recae sobre Alex Márquez. Germán García Casanova, cuya opinión respeto como pocas, opina que Alex estuvo correcto en Sepang e hizo lo que tenía que hacer, sumar puntos. Yo creo que picó el anzuelo que Miller le tiró, y si bien el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, Alex Márquez tropezó cinco veces con Jack Miller. Y es que aún no entiendo por qué Alex Márquez se empeñó en trazar por el exterior una y otra vez la curva 1 pidiendole a gritos a Miller que volviera a alargar la trazada. Creó que si Miller derrochó caradura y juego reprobable, Alex derrochó ingeniudad. En Cheste deberá ir a lo suyo, como hizo Efrén, como hizo Rins, o Alexis Masboy, y lo suyo es estar justo detrás de Jack Miller. Moto y condición técnica tiene, ahora falta trabajar un poco ese punto rebotado que demostró, en mi opinión, en Sepang.

A ver, esto sólo es mi punto de vista sobre las actuaciones puntuales que he considerado, no se trata de señalar con el dedo a nadie ni de repartir culpas. Como decía Michael Doohan, como dice Jorge Lorenzo, sólo son carreras de motos, disfrutémoslas.

No olviden vitaminarse ni mineralizarse, nos vemos en Cheste.

Manolo Fernández – @mnlt15

Fotos: motogp.com, Efrén Vazquez, Tech3, BoxRepsol, Forward Racing, VdS Racing.

Lo bueno y lo menos bueno del Gran Premio de Malasia 2014

Categoría: Competición
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.