Manolo Fernández nos trae su visión de un nuevo Gran Premio con un increíble Márquez.

Assen es un circuito repleto de tradiciones, que van desde correr en sábado, a llover, a estar repleto hasta la bandera y ofrecer carreras con sorprendentes resultados, como la inolvidable victoria de Crivillé en 1992.

Lo más destacado:

Marc Márquez ha vuelto a ganar. Otra vez. Nuevamente. Reiteradamente. Puede que haya quien piense que lo más destacado del Gran Premio fuera la remontada de Rossi, digna de encomiable admiración, que la actuación de Dovi sobre la Ducati es para hacerle una plaquita, que la actuación de Aleix Espargaró roce el hito luchando con una oficial hasta el último momento… pero lo cierto es que Marc Márquez lleva ocho carreras ganando, ocho, y esto es algo excepcional, y excepcional viene de excepción.

En el paddock de Holanda su pudieron ver a brujos vudú, a indios bailando la danza de la lluvia, a zíngaras lanzando mal de ojo y monjes tibetanos esperando una situación caótica en la que Marc Márquez se viera superado y la mala suerte se aliara con sus competidores en forma de caída. Ni por estas, Marc estuvo al borde de la caída pero ese dios de la velocidad que lo protege le ayudó, Marc sufrió como todos las condiciones climatológicas y nos ofreció en pista el Marc “modo cabreado” en busca y captura de Andrea Dovizioso mientras tiraba y tiraba con el mejor ritmo visto en todo el pelotón (y todo el pelotón es todo). Márquez es excepción entre todos los pilotos a día de hoy. Al menos, entre todos los que hay en pista. Y cuenta con un equipo que, como hicieran en Moto2, no deja escapar ni un detalle. Márquez y su box se empeñaron en encontrar un modo de cambiar de moto sin que el piloto pisara el suelo y lo  han encontrado. Detalles que marcan la diferencia en un piloto que ya marca su propia diferencia. Y Alzamora le mira orgulloso, Nakamoto le mira con admiración, Suppo le mira estupefacto y el resto de pilotos le miran con, mucho me temo, resignación.

Al lío señores, que me enrollo con este chaval.

Sobresaliente:

MotoGP: el motociclismo es un deporte mental, no nos engañemos. El motociclismo es un deporte que exige a pilotos e ingenieros a estar concentrados, extremadamente atentos y rápidos de reacción, como suricatos, para reconocer la oportunidad y tener los suficientes reflejos para aprovecharla, bien sea con los reglamentos en mano o mirando al cielo para adivinar si lloverá o no. Y, sigamos sin engañarnos, está todo inventado y todos saben de las armas de que disponen en su box y en el de los otros. Competir no es sólo darle al mango o saber moverse entre despachos para recibir escapes antes que otros o chorradas de esas. Para competir en motociclismo hay que ser más listo que los demás en la pista, en el box, en el momento de clasificarse o justo después de la vuelta de reconocimiento. Otra cosa es estar lo suficientemente atento y rápido para aprovecharla, y otra cosa es intentar quitar méritos a otros pilotos por haber sido más listos que uno propio aludiendo a temas técnicos que, en el caso de Aleix Espargaró, no proceden. En Holanda, para mí, Aleix Espargaró mereció subir al podio. Hasta Yamaha le felicitó de manera formal en las redes sociales.

En Holanda, excepciones aparte, sobresaliente estuvo Aleix Espargaró y su superpilotaje de paso por curva. Tuvo su oportunidad y supo verla y aprovecharla. Olé.

Moto2: otro de esos pilotos que están esperando su oportunidad para brillar, es decir, la lluvia, es Anthony West. West es un currante del mundo de la moto y un trotamundos cuyo palmarés, cuyo curriculum impresiona por la cantidad de sitios en los que ha estado, y sin embargo, alguien que no es difícil encontrar, por ejemplo, en un CEV dentro del box echando una mano a sus pupilos o mecánicos. Llovió y West (de lo mejorcito que hay sobre asfalto mojado) aprovechó su momento, lo que quizá no se crea ni él es la victoria. Una victoria que le peleó el increíble caso del piloto creciente Maverick Viñales (y Luis Salom).

Maverick (y Luis Salom) volvió a sorprendernos con su pilotaje fluido en un más difícil todavía Assen inundado. Salom tuvo su segunda caída consecutiva en puestos delanteros pero viene avisando de lo que es capaz de lo mucho que aprende de un Gran Premio a otro. Maverick parece más sólido y termina carreras asustando a sus rivales, y de seguir progresando, la autentica pesadilla de los chicos del VdS y dominadores de este mundial: Kallio y Rabat. Yo diría que Kallio debería empezar a asumir sin muchas anestesias que, si no ocurre nada raro, Viñales le va a disputar el subcampeonato fácilmente.

Moto3: el motociclismo es un deporte mental, no nos engañemos. Y yo, analista amateur de comportamientos humanos, me gustaría saber qué pasa por la cabeza de un piloto cuando decide dejar de ser un piloto rápido para ser un piloto ganador, como parece ser la transformación que estamos viendo sobre Alex Márquez, que siempre ha sido un piloto rápido, cierto, pero nunca me pareció los suficientemente fuerte ni sólido para ser un killer, ya desde el CEV. Ahora, nuevamente, tengo que comérmelo con patatas, consiguiendo la gesta de ganar dos carreras consecutivas en Moto3 y, lo que realmente me sorprende, ganando las dos deshaciéndose de todo el mundo y campando a sus anchas por el circuito con un “cómodo” colchón que le permite ir a saco sin preocuparse de que le metan rueda a cada curva. Eso, en Moto3, es un disparate. Como un disparate es lo que HRC ha hecho con su Moto3 desde pretemporada a ahora.

Por cierto, entre los aciertos propios y las continuas cagadas de Milller y Fenati, que deberían pasar un ratito en el rincón de pensar, Alex Márquez se coloca a 7 míseros puntos del liderato y es, por derecho propio, candidato al título.

Notable.

MotoGP: si en el anterior Gran Premio intenté poner coloradas a las Ducati, en Holanda aprovecharon su ocasión sacando partido sobre mojado de sus desventajas sobre seco. Aún así, Dovizioso aguantó como un jabato la persecución de Márquez ya en slicks y carril seco, consiguiendo el segundo podio de la temporada y revalorizándose como un piloto codiciado por los equipos con aspiraciones deportivas (aparte del que ya está). A mi me parece uno de esos pilotazos que al final salen rebotados y no explotan por temas contractuales (como pueda ser Crutchlow también). Un carrerón, una reinvidicación, un recordatorio… y ojalá un síntoma de mejoría en las Ducati (con la que el sorprendente Iannone volvió a hacerlo bastante bien),

Moto2: Mika Kallio se llevó petróleo de Holanda alcanzando al final de carrera un tercer puesto que fue itinerando entre diversos pilotos que fueron cayendo o se vieron superados al final de carrera, como Corsi (muy rápido en agua, me sorprendió) o Luthi, le recorta 8 puntos a Rabat (quien sabe cómo terminará el año) y vuelve a dejarse ver por los puestos punteros-punteros. Lo mejor que pudo sacar Kallio de Assen fue estudiar a su mayor rival este año en la general: Maverick Viñales.

Moto3: ya sabemos que las Honda de Monlau están corriendo que se las pelan, pero… ¿qué sabemos de la Mahindra? Lo que es seguro que sabemos es que tienen en sus filas a un pedazo de piloto como Miguel Oliveira y que Suter (la encargada de desarrollar las Mahindra) no es, ni de lejos, la ingeniería de motores que puedan ser ni KTM ni mucho menos Honda. Me alegro de este resultado, Miguel Oliveira lo merece, la ha líado con sus buenos resultados allá por dónde ha pasado y le sobra calidad para luchar por un mundial. Como a Rins, que poco a poco va encontrando su sitio, pero siendo sinceros, esperábamos que ocupara el lugar que ahora ocupa su compañero de box.

Bien.

MotoGP: Pedrosa, llega al podio y se coloca segundo en la general empatado a puntos con Rossi… No hizo la actuación agresiva e inesperada que nos brindó en Montmeló, pero estuvo muy a la altura de lo que se espera de un piloto oficial Honda. Pedrosa estaba contento tras la carrera y eso es algo poco común, se debe encontrar bien, confiado y sabe que ahora vienen circuitos Honda, empezando por su bastión Sachsenring donde querrá bordarlo como sólo él sabe hacerlo (al menos hasta ahora). Creo que Pedrosa se ve subcampeón y eso, en estas condiciones, en estos tiempos, es lo máximo a lo que parece se puede aspirar. Eso sí, le costó más de la cuenta superar a un correosísimo Aleix con un material suponemos bastante superior. Broc Parkes y su anecdótica elección de gomas (no tuvo más opción que salir con slicks porque no pudo entrar al pit lane en la salida, algo que luego le beneficiaría) y Scott Redding (sh-sh, queviene-queviene…) alcanzaron buenos puestos finales para lo que sus mecánicas ofrecen (11º y 12º).

Moto2: Zarco (poco a poco, en su equipo y él mismo necesitan un pelín de tranquilidad e ir acabando carreras), De Angelis (que aún compite, sí), Julián Simón, Baldassari… Una alegría muy grande ver a Julián Simón retorciendo la moto en los puestos delanteros, por cierto. Una sorpresa que va a más como la de Baldassari, y Hafizh Shyarin, un viejo conocido del CEV que también vió su oportunidad en la lluvia para terminar finalmente décimo.

Moto3: del cuarto clasificado al décimo vaya grupito que llegó “juntito-apretao” a la meta de Holanda. Destacar quizá los papeles de Masbou y Brad Binder, nuevamente muy activo y rápido en Holanda. También Isaac Viñales, mucho mejor clasificado que su compañero Kornfeil, el gran fichaje deportivo del Calvo Team. Efrén no pudo sacar el máximo rendimiento a su método, pero un sexto puesto y los errores ajenos le colocan a 15 puntos del liderato en Moto3 casi en el ecuador de la temporada. Creo que Efrentxu lo hubiera firmado a principio de año sin dudarlo. De Danny Kent sigo esperando más, en 2012 (en Moto2 el año pasado) me gustó mucho pero no termina de despuntar como aquel año.

Aprobado.

MotoGP:

MotoGP: Rossi y su dilatada experiencia (que no sabemos dónde guardó) se llevan de Assen un sabor agridulce. No quitamos mérito a su actuación, pero estuvo repleta de errores de planteamiento desde la calificación impropios de alguien con su experiencia (la que no llevó a Assen). ¿¿Que su remontada fue la leche?? Sin duda. Por tiempos tampoco hubiera ganado en Assen, y la verdad, tuvo al menos cuatro pilotos delante que no cometieron sus mismos errores. El motociclismo, recordemos, es un deporte mental en el que estar atento y saber reaccionar. De una forma magistral, sólo pudo salvar los muebles en una cita con halo de victoria para Rossi. Quizá, quizá, pensando ahora desde la frialdad, el objetivo de Rossi era inequívocamente ganar en Assen aprovechando las bondades del circuito para su pilotaje y moto actual. Igual este empeño le llevó a arriesgar más de la cuenta buscando una carta que los demás no jugaran esperando acertar, algo como lo que hizo Eddie Lawson en Hungría 1992. Pero el motociclismo es un deporte mental, de reacción y reflejos, no de azar. Me resulta raro ver a Rossi jugándosela de esta manera. El objetivo del año es sin duda ganar una, aunque sólo sea una, carrera y el que lo dude o mire más allá está, por suerte o por desgracia, equivocado. Y en Assen quemó un cartucho valiosísimo, si no el más valioso de todo el año.

Si piensas que esto es un agravio comparativo con el resto de pilotos que quedaron por detrás de Rossi, te diré que Rossi es el único que tuvo la ambición de hacer algo diferente para intentar ganar a Márquez y esto admirable hasta la extenuación. Pero por muy grande que sea la remontada, el resultado de Rossi en Assen fue, simplemente, el menos esperado y cae en la crueldad de la competición. (Iba a escribir decepcionante, pero me ha dado tiempo a borrarlo y rectificar. Maravillas del Word.).

Moto2: Tito Rabat hizo lo que tenía que hacer. Nos hubiera gustado verle luchar por la victoria, a todos nos gustan los pilotos que arriesgan y ganan cada carrera, pero tras caer en la vuelta de formación la opción “virgencita que me quede como estoy” me parece la más correcta… octavo en mojado en Moto2 como peor resultado de lo que va de año son cifras de campeón.

Moto3: Karel Hanika y Enea Bastianini. Los dos al suelo, cierto, junto con otros como Aki Ajo. Pero a lo que voy es que por fin vimos a Karel Hanika, el monstruo vikingo nacido en la República Checa al que todos esperamos, en los puestos delanteros. Ya en la Rookies Cup la lió bien liada el año pasado en este circuito, perdón, especialmente en este circuito. De Bastianini, que nos ha ganado el corazón a todos, la lástima es no verle luchar nuevamente por el podio. Bastianini está ridiculizando a muchos, a todos, a los italianos, a Hanika, a los oficiales KTM… y si en Assen no pudo terminar, dejó la que parece será la marca de su casa en pista: hacerlo muy bien.

Necesitan mejorar:

MotoGP: con la incomodidad de aparecer caracterizado y maquillado, desconociendo la moto y circuito, lograr clasificarse noveno y acabar decimotercero por detrás de varias Open de saldo es algo muy meritorio para un actor al que le encargan imitar a Jorge Lorenzo. Porque todos sabemos que el piloto que llevaba esa Yamaha no es Jorge Lorenzo. Actuaciones y declaraciones como las de Lorenzo en Assen nos refrendan lo mental que es el motociclismo. Jorge Lorenzo sencillamente no está, está en otra cosa, ha decidido guardar su “Mojo” y es inevitable pensar, desde mi sofá, que el mercado de fichajes (y la imposibilidad de luchar por el mundial) está haciendo mella en uno de los mejores pilotos españoles nunca vistos. Por cierto, calma tensa en el mercado de fichajes: todos parecen quedarse dónde están salvo Pedrosa, Lorenzo, Dovizioso, Aleix y Pol Espargaró y Cal Crutchlow (nada revolucionario, ya veis…), mientras todos miran de reojo al de al lado a ver quién firma antes. Hablando de Cal Crutchlow, se le vió absolutamente perdido en entrenos y algo mejor en carrera, pero por detrás de Iannone que cada vez va mejor… deportivamente no hay nada que le retenga en Ducati, su contrato de 1 año +1 es rescindible unilateralmente por el piloto y parece que los tiros pueden ir por ahí. Lo que sería una lástima es que Crutchlow no tuviera una moto (no ya competitiva, directamente moto) y que parezca que el único clavo ardiendo le queda es la opción Suzuki o una satélite de las que parece están todas pilladas. Hay que reconocer que el manager de Bradley Smith realizó una labor encomiable cuando firmó con el Tech3 bloquear una moto competitiva para que el inglés, un piloto rápido sin más, lleve una moto de crack supersónico como Cal.

Por cierto, lo del cambio de moto, igual soy muy raro pero yo, ni lo veo espectacular, ni necesario, ni vistoso e incluso peligroso. La única ventaja que le veo es que respeta los horarios de televisión (que para eso pretenden que paguemos un huevo) en un intento de imitar la (que me perdone el compañero Iván Bueno) aburrida Fórmula 1.

Moto2: qué lástima la caída de Sam Lowes persiguiendo a Corsi. O la de Folger. Y qué manera de autodescalificarse la de Dominique Aegerter con su exótica elección de neumáticos. No soy técnico ni experto entendido, pero el baile que me llevaba Dominique en su moto muy normal no era, y probablemente, provocado por montar un slick trasero. Por cierto, el suizo competirá con una Suzuki en las (ya no tan) prestigiosas 8 Horas de Suzuka (igual la carrera individual más importante del mundo según a quién preguntes). De Aspar ni hablamos. Torres sigue sacando las castañas del fuego de este equipo, unos entrenos impresionantes que el caos de la carrera ahogó. Viene Sachsenring, donde Torres barrió el año pasado. A ver si la historia se repite.

Moto3: Después del gran resultado de Livio Loi en Argentina y de haber oído barrabasadas sobre la Kalex de Moto3, Michael Bartholemy le ha dado una KTM de las de verdad con un ultimátum que pasa por ceder la plaza del VdS en Moto3 (la de Livio Loi, ejem…) al Monlau de Alzamora (que podría contar con tres pilotos en 2015 si no sube a nadie a Moto2). Se llevan realmente bien Alzamora y Bartholemy (Monlau y VdS). De hecho, ya el año pasado Alex Rins tuvo un pie en el equipo belga en caso de subir a Moto2. Por cierto, Livio Loi, el piloto al que no le gustaba la Kalex, terminó por detrás de una Kalex, la de Ana Carrasco, la murciana que no termina de evolucionar en la línea de lo que esperábamos. Dale duro Ana.

P.D.: todos los años hay que recordar por qué el Gran Premio de Holanda se celebra en sábado, y yo no quiero ser menos: el gran premio de Holanda se celebra el último sábado de junio porque el último domingo de Junio mi padre celebra su onomástica y lo primero es antes, aquí y en Holanda.

No olviden vitaminarse ni mineralizarse. Nos vemos en Pedrosaring, también conocido como Sachsenring.

Manolo Fernández – @mnlt15

Nuestros videos

Las notas del GP de Holanda 2014. Lo bueno y lo menos bueno…

Categoría: Competición
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.