Volvemos a Austria.

Once años después de que se disputase el último GP de Austria, la Fórmula 1 vuelve al país para comprobar el estado del Red Bull Ring.

Muchas veces se había hablado sobre la posible vuelta del GP de Austria, pero el A1 Ring, como se llamaba antes el Red Bull Ring, no estaba acondicionado como para acoger un GP de Fórmula 1. Ya acondicionado de la mano de Red Bull, el gran circo de la F1 vuelve a Austria.

Vuelve con las miradas puestas en Caterham, escudería de la que se había rumoreado que podría no correr este GP por problemas económicos. A día de hoy parece que sí correrán, de hecho, ya han confirmado su presencia en los test de jóvenes pilotos de Silverstone.

La polémica también ha rodeado a Ferrari, ya que otra vez han jugado a amenazar con irse de la F1 para después desmentirlo. Aprovechando las 24h de Le Mans, muchos medios colocaban a Ferrari fuera de la F1 y volviendo a la resistencia. Aunque su vuelta a la resistencia, pese a estar negada, sigue siendo más que posible.

Claves del Gran Premio.

Hacerse rápido con el circuito.

Durante 11 años la Formula 1 no ha pisado este trazado y prácticamente todos los pilotos que participan en este deporte no han pilotado jamás en este trazado, por lo que aprovechar los libres para conocer el circuito será vital y así poner en práctica lo aprendido sobre el trazado en el simulador.

Saber leer la información.

Más que nunca, las escuderías se tienen que fiar de los datos telemétricos y del «feeling» de los pilotos para poder adaptar el coche a una pista desconocida. El que mejor realice los reglajes del coche tendrá una gran parte ganada.

La potencia.

El trazado austriaco se caracteriza por los grandes desniveles, unos desniveles quizá equiparable a Spa-Francorchamps, por tanto, cualquier pérdida de potencia en el motor V6 o un mal funcionamiento del sistema ERS se podría traducir en perder mucho tiempo en las subidas.

Imagen del pasado.

Alegrándonos de la mejora del estado de salud de Schumacher, no podemos dejar de rememorar el GP de Austria de 2002, donde Ferrari demostró una nefasta organización interna durante un Gran Premio.

La carrera comenzó con Rubens Barichello saliendo desde la pole, acompañado por Ralf Schumacher en la primera línea y con su hermano, Michael, saliendo tercero.

Durante la carrera, ambos Ferrari se escaparon, pero Schumacher no podía con el ritmo de Barrichello. Ya que en la pista no lo podía ganar, Ferrari movió fichas en los despachos, y Jean Todt le dijo al brasileño que cediese su posición.

Durante diez vueltas, como ya ha atestiguado Rubens, estuvieron negociando la posibilidad de ceder la victoria a Michael y, finalmente, Todt encontró las palabras necesarias para que, en la última curva, Rubens clavara el pie izquierdo sobre el pedal para que le adelantase Schumacher, que sacó una ventaja de 0.182 segundos.

La ceremonia del podio fue bastante extraña ya que Michael subió a Rubens a lo más alto del podio, sin embargo, este buen acto no fue bien recibido por el público, que silvó durante el podio.Aunque sus intenciones eran buenas, no dejaba de ser simbólico ya que los puntos de la victoria fueron para Michael y no para Rubens.

Tras este GP, se prohibieron las ahora permitidas órdenes de equipo y Ferrari fue multada con 1 millón de dólares por alterar la ceremonia del podio y la rueda de prensa.

El análisis de Pirelli.

La pista alterna curvas muy lentas con tramos de alta velocidad. La tracción y las fuerzas laterales aseguran un nivel medio o alto de estrés para los neumáticos, especialmente en las curvas cinco y seis.

El Red Bull Ring requiere la máxima carga aerodinámica, con el fin de tratar de generar tanto agarre aerodinámico como sea posible en un circuito que tiene una muy baja velocidad media. Sin embargo, el efecto de la carga aerodinámica es poner mayores fuerzas verticales en los coches. Esto se combina con fuerzas laterales cuando el coche toma una curva, imponiendo una serie de diferentes tensiones en los neumáticos.

El neumático superblando es una cubierta de bajo rango de trabajo, capaz de lograr un rendimiento óptimo incluso a bajas temperaturas. El neumático blando es un compuesto de alto rango de trabajo, apto para altas temperaturas y condiciones de pista más exigentes. Las temperaturas en Spielberg pueden variar, pero por lo general se sitúan alrededor de los 22ºC, con un alto riesgo de lluvia.

El asfalto es generalmente muy suave en Spielberg, tras su reciente renovación. Esto significa que los coches pueden derrapar más, sobretodo al inicio del fin de semana, causando graining si no se mantiene bajo control.

Los equipos tomarán una decisión sobre la estrategia cuando lleguen allí y vean los datos de los entrenamientos libres, pero la opción más popular podría ser un primer stint con el superblando, seguido de dos más con el blando.

Imagen de previsualización de YouTube

Previsión climatológica.

 

 Viernes 20 de junioSábado 21 de junioDomingo 22 de junio
PrevisiónLluviaNubladoSoleado
TemperaturaMáxima: 21ºC / Mínima: 9ºCMáxima: 20ºC / Mínima: 9ºCMáxima: 25ºC / Mínima: 11ºC
Precipitaciones60%10%0%

Nuestros videos

GP de Austria de F1 2014. Previo

Categoría: Competición
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.