A la venta en mayo de 2014.

Estrena denominación comercial, cuenta con un techo de CFRP de serie y vuelve a la arquitectura de seis cilindros en línea de antaño, pero con dos turbocompresores para rendir 431 CV de potencia máxima.

Fue una de las estrellas de la marca alemana para la pasada edición del Salón de Detroit, y estará a la venta el próximo mes de mayo con un precio único de 88.500 euros, tanto para la versión con cambio manual como par ala automática secuencial DKG.

En el nuevo BMW M4 Coupé, la aerodinámica es una de las especialidades decisivas que en BMW M GmbH siempre se tomaron en cuenta estrictamente durante el proceso de desarrollo. El flujo de aire debe guiarse de tal manera alrededor del coche, que se cumplan las condiciones óptimas para alcanzar máximos niveles dinámicos y, al mismo tiempo, para que el motor, el conjunto propulsor y los frenos dispongan de un nivel de refrigeración suficiente, a pesar de los grandes esfuerzos que deben soportar en un circuito.

Las formas moldeadas del faldón delantero, los bajos completamente lisos y el spoiler integrado en la parte posterior del BMW M4 Coupé, logran reducir las fuerzas aerodinámicas ascendentes en ambos ejes y consiguen que los coches tengan una maniobrabilidad óptima. “La forma en la que guiamos el aire refrigerante a través del radiador provoca, por ejemplo, un efecto Venturi, capaz de reducir las fuerzas ascendentes que actúan sobre el eje delantero. De esta manera, es más sencillo dirigir el coche al entrar en una curva”, explica Albert Biermann, responsable del trabajo de desarrollo  realizado en BMW M GmbH.

Otros elementos como las “air curtains” y las branquias típicas de M con “air breathers” integrados detrás de las  ruedas delanteras, minimizan las turbulencias en la zona exterior de dichas ruedas. Todos estos componentes y, también, los espejos retrovisores exteriores optimizados aerodinámicamente y provistos de dos pies de fijación, constituyen elementos estéticos característicos del BMW M4 Coupé y, además, reducen la resistencia aerodinámica.

Las extraordinarias prestaciones del BMW M4 Coupé plantean exigencias muy estrictas al sistema de gestión de temperatura del motor y de los componentes periféricos. Para que las temperaturas de funcionamiento sean óptimas, tanto en circuitos de carreras como en el uso diario en el tráfico urbano, los ingenieros de BMW M GmbH apuestan por un ingenioso y eficiente sistema de refrigeración. El guiado del aire de aspiración del motor de seis cilindros no solamente incluye dos turbocompresores sumamente dinámicos, sino también un sistema de refrigeración indirecta del aire de alimentación para que la carga y, por ende, la potencia, sean máximas. Tiene un radiador principal y, adicionalmente, radiadores laterales para los circuitos de alta y de baja temperatura y, además, para la refrigeración del aceite del motor y de la caja de cambios (en el caso de la caja M de doble embrague). De este modo se garantiza una gestión equilibrada de la temperatura y, en consecuencia, se obtiene el rendimiento necesario para el exigente uso de los coches en circuitos. Una bomba eléctrica adicional para el agua de refrigeración se ocupa de la refrigeración apropiada de los alojamientos de los cojinetes del turbo mientras el coche  está detenido.

De serie, la transmisión es manual de seis velocidades y dispone de un embrague de dos discos. Esta caja, en comparación con la anterior, es más compacta y, además, pesa 12 kg menos. El cambio de marchas es más cómodo, ya que funciona con discos de sincronización recubiertos de una capa de fricción de carbono. La lubricación es de cárter seco. Al bajar de marchas, la caja produce un toque del acelerador, una función que hasta ahora era exclusiva de la caja M de doble embrague. Esta función de regulación de revoluciones facilita el cambio de marchas de la caja y contribuye a la estabilización del coche.

Los ingenieros de BMW M GmbH logran establecer un listón de referencia más con la tercera generación de la caja M DKG, tanto en relación con la transmisión de potencia, como en lo que se refiere a la eficiencia en circuitos, sin por ello reducir la utilidad en el tráfico vial normal diario. La caja opcional M de siete marchas y doble embrague con Drivelogic logra que se luzca el nuevo motor turbo de altas revoluciones de tal manera que consiga despertar emociones.

Además del cambio automático de las marchas, esta caja también permite cambiar de marchas manualmente de manera especialmente rápida y sin interrumpir la transmisión de la fuerza de tracción. La función de lanzamiento en partida “Launch Control” que se combina con esta caja, garantiza una capacidad de aceleración óptima desde parado, mejor que con la caja manual. La función “Smokey Burnout” admite que los neumáticos posteriores patinen hasta cierto punto mientras que el coche ya está en movimiento.

La función “Stability Clutch Control” abre el embrague cuando el coche tiende a sobrevirar, logrando así volver a estabilizarlo. Adicionalmente, se puede activar a discreción otras funciones como los modos de Drivelogic, con los que el BMW M4 resulta más confortable, más económico o más deportivo. La séptima marcha, que la caja tiene adicionalmente en comparación con la caja manual de seis marchas, tiene como consecuencia que la extensión de la relación de las marchas sea mayor, lo que redunda en una conducción más eficiente.

Gracias a las propiedades de polímero reforzado con fibra de carbono (PRFC), extremadamente ligero y, al mismo tiempo, sumamente rígido, fue posible aplicar criterios completamente nuevos en relación con la fabricación del árbol de transmisión. Esta pieza de PRFC que transmite el par desde la caja de cambios hacia el diferencial posterior, debe soportar grandes esfuerzos si se trata de coches especialmente potentes.

Entre los componentes que aumentan el dinamismo del BMW M4 Coupé cabe mencionar los árboles secundarios huecos y ligeros del diferencial posterior y el diferencial M activo, que optimiza la capacidad de tracción y la estabilidad del coche mediante un bloqueo de multidiscos de regulación electrónica. La regulación activa del sistema de bloqueo de multidiscos se lleva a cabo de manera extremadamente precisa y a máxima velocidad. La unidad de control está conectada al sistema de control dinámico de la estabilidad DSC (Dynamic Stability Control) y, además, considera la posición del acelerador, la velocidad de giro de las ruedas y el ángulo de giro del coche sobre su propio eje vertical. De este modo se analiza cada situación dinámica del coche de manera muy precisa, detectándose por anticipado cualquier riesgo de pérdida unilateral de capacidad de tracción.

El sistema adapta el momento de bloqueo en fracciones de segundo. El grado de bloqueo puede variar entre cero y 100%, evitándose que una rueda patine si la calzada está resbaladiza o si sus coeficientes de fricción varían mucho en la superficie de apoyo de la rueda derecha y de la rueda izquierda, si el coche está trazando una curva muy cerrada o si el conductor cambia de carril muy rápidamente. La capacidad de tracción optimizada gracias a este sistema consigue que el coche también se mantenga estable en condiciones extremas y cuando se sale de una curva acelerando con fuerza.

El “M Dynamic Mode” es una subfunción del sistema de control de la estabilidad DSC, que satisface los criterios más exigentes en relación con un comportamiento especialmente dinámico del coche. Mientras que el sistema DSC logra compensar específicamente la tendencia que puede tener el coche a subvirar o sobrevirar, el modo “M Dynamic” permite que resbalen ligeramente las ruedas motrices, lo que significa que el conductor puede hacer derrapar controladamente su coche. Los conductores que gustan de un estilo deportivo y dinámico de conducción saben apreciar este comportamiento. Sin embargo, aún en estas condiciones se mantiene el funcionamiento de los sistemas de asistencia al conductor cuando el coche supera determinados límites, a diferencia de lo que sucede cuando se desactiva completamente el sistema DSC.

Por su máxima capacidad de tracción y su estabilidad, pero también por su perfecta utilidad en el tráfico vial diario y con una potencia considerablemente mayor, se optó por reconfigurar los ejes, sometiéndolos a un minucioso trabajo de desarrollo. El uso de aluminio en los brazos, en los soportes de las ruedas y en el subchasis, permite reducir el peso del eje delantero de doble articulación en cinco kilogramos en comparación con un eje convencional de acero. Para conseguir que la transmisión de la fuerza en sentido longitudinal y transversal sea óptima y directa, se utilizan articulaciones esféricas exentas de holgura y, además, soportes de elastómero, especialmente desarrollados para el BMW M4 Coupé. Los brazos de empuje de aluminio, la barra de refuerzo de torretas de PRFC, así como los pernos adicionales del soporte del eje, contribuyen, en su conjunto, a una mayor rigidez de toda la parte delantera del coche.

También el nuevo eje trasero de cinco brazos es más ligero que el eje del actual BMW M3. Todos los brazos y elementos portarruedas son de aluminio forjado, por lo que las masas no suspendidas son aproximadamente 3 kg menores en comparación con las del eje posterior de la actual generación de modelos. La unión fija del soporte del eje trasero a la   carrocería, prescindiendo de elementos elásticos intermedios, es una solución que proviene de la competición automovilística y tiene la finalidad de mejorar adicionalmente el guiado de las ruedas y la fidelidad del coche a su  trayectoria.

Durante la fase de desarrollo de los ejes se tuvo en cuenta desde un principio el trabajo de desarrollo de los neumáticos. Especialmente tratándose de  coches deportivos de altas prestaciones, los neumáticos delanteros deben tener óptimas cualidades de guiado lateral y han de soportar grandes fuerzas al frenar, pero también tienen la función de mantener informado al conductor sobre el estado de la dirección, para que las maniobras sean especialmente precisas.

Está equipado de fábrica con llantas forjadas de 18 pulgadas y neumáticos de dimensiones mixtas (eje delantero: 255 mm; eje trasero: 275 mm). Opcionalmente se pueden adquirir llantas de 19 pulgadas con neumáticos de dimensiones correspondientes. Las llantas forjadas, especialmente desarrolladas, contribuyen de manera decisiva a la reducción de las masas no suspendidas y, por lo tanto, acrecientan tanto las cualidades dinámicas como la eficiencia. Se pueden elegir en color Ferricgrey o negro.

La dirección electromecánica es nueva y desarrollada por BMW M GmbH. La nueva dirección es muy directa. La función Servotronic integrada adapta electrónicamente la fuerza que debe aplicarse en el volante a la velocidad del coche. De este modo, el comportamiento de la dirección es óptimo a cualquier velocidad. Pueden activarse tres líneas características de la dirección simplemente pulsando una tecla (“COMFORT”, “SPORT” y “SPORT+”), pudiendo adaptar la asistencia de la dirección al uso específico del coche y a las preferencias personales del conductor.

También la suspensión adaptativa M permite elegir entre los tres modos “COMFORT”, “SPORT” y “SPORT+”. Se puede optar por un reglaje de la amortiguación más bien confortable para conducir en la ciudad, elegir un reglaje más duro para conducir deportivamente por carreteras sinuosas, así como activar un reglaje que suprime los movimientos de la carrocería al mínimo y permite una conducción extremadamente dinámica en circuitos.

El BMW M4 Coupé cuenta, de serie, con frenos BMW M Compound, con una dosificación muy fina y por ser muy resistentes la pérdida de eficiencia a causa del fading. Considerando que los frenos pesan bastante menos que un sistema de  frenos convencional, también contribuyen a reducir las masas no suspendidas y, por lo tanto, a mejorar las cualidades dinámicas del coche. Opcionalmente puede adquirirse el sistema de frenos de carbono y cerámica de BMW M, aún más ligeros, con pinzas doradas. Estos frenos de rendimiento optimizado son más apropiados para el uso en circuitos y, adicionalmente, son más duraderos.

El nuevo BMW M4 Coupé vuelve a la tradición de los motores de seis cilindros en línea, que ya distinguieron a la segunda y tercera generación del ícono entre los coches deportivos. El nuevo motor turbo, que alcanza las 7.600 rpm, logra combinar lo mejor de dos mundos: tratándose de un motor de altas revoluciones, reacciona de modo inusualmente espontáneo para un motor turbo a los movimientos del acelerador, la entrega de la potencia es lineal dentro de un amplio margen de revoluciones y, además, se distingue por su marcada sonoridad. Gracias a la tecnología M TwinPower Turbo, el par motor máximo está disponible durante un amplio margen de revoluciones. A ello se suma un nivel de rendimiento muy alto, lo que tiene como consecuencia un excelente grado de eficiencia.

La potencia máxima de 431 CV está disponible entre 5.390 y 7.000 rpm. El par motor máximo es ahora un 40%o superior, alcanzando 550 Nm, disponible desde 1.800 rpm hasta 5.390 rpm. El nuevo BMW M4 Coupé es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4,1 segundos. La velocidad máxima es de 250 km/h con corte electrónico. Con el Driver’s Package opcional, la velocidad punta es de 280 km/h. El consumo medio es de 8,3 l/100 km según ciclo de pruebas EU, y con emisiones de CO2 de apenas 194 gr/km, cumpliendo la norma de gases de escape EU6.

La tecnología M TwinPower Turbo utilizada en este caso incluye un sistema de sobrecarga de dos compresores turbo Mono-Scroll. Además, incorpora el sistema de inyección directa de gasolina High Precision Injection, el sistema de regulación variable de las válvulas VALVETRONIC, así como el sistema de regulación continua de los árboles de levas Doble-VANOS. Los sistemas de regulación de las válvulas y de los árboles de levas regulan juntos de manera plenamente variable la carrera de las válvulas de admisión. Los conductos de refrigeración son de tipo “closed-deck”, especialmente rígidos, por lo que la presión en los cilindros puede ser mayor, lo que significa que se optimiza la potencia. Los cilindros sin camisas y con superficies de fricción recubiertas de LDS contribuyen esencialmente a la reducción del peso.

El cigüeñal forjado es de extraordinaria rigidez torsional. No solamente es capaz de transmitir el par motor considerablemente mayor, sino que, además, su reducido peso contribuye a disminuir considerablemente el peso de las masas giratorias, lo que significa que se optimiza la capacidad de respuesta y la subida de revoluciones del motor.

El cárter de aceite de magnesio, un material de mínimo peso, cuenta con una tapa adicional para limitar los movimientos del agente lubricante en caso de fuertes fuerzas dinámicas transversales. Al acelerar con vehemencia y al frenar con fuerza, el flujo de aceite en el circuito de lubricación se mantiene estable gracias al funcionamiento de una bomba de aspiración de aceite adicional y, además, al ingenioso sistema de reflujo de aceite en la zona del compresor turbo de gases de escape. De esta manera  se garantiza en cualquier circunstancia la alimentación de aceite a todos los componentes del motor, tanto en el uso diario, como al conducir en circuitos exigiendo el coche al máximo.

El innovador sistema de mariposas del sistema de escape doble consigue que la sonoridad del nuevo BMW M4 esté a la altura de las cualidades de competición deportiva. Además de garantizar una mínima contrapresión de los gases de escape, las mariposas eléctricas, montadas justo delante del segundo silenciador, consiguen que el sonido llamativo e inconfundible de BMW M sea perceptible a lo largo de todo el margen de revoluciones. Además, al seleccionar cualquiera de los modos, el conductor activa un reglaje completo y congruente memorizado previamente, incluyendo el sonido del motor que se puede percibir en el habitáculo.

Eel BMW M4 Coupé tiene un peso en orden de marcha según de 1.497 kg. Pesa, aproximadamente, 80 kilogramos menos, que el modelo anterior, en parte gracias al techo de polímero reforzado con fibras de carbono visibles (PRFC), de serie y que pesa 6 kg menos, lo que significa que el centro de gravedad es más bajo y lo que tiene un efecto positivo en el comportamiento dinámico de ambos modelos. Las chapas laterales delanteras y el capó con sus típicos nervios son de aluminio, en vez de ser de acero. Estos componentes contribuyen esencialmente a la reducción del peso y, además, optimizan la distribución del peso sobre los ejes.

En el BMW M4 Coupé, la perfilada línea del techo con un rebaje longitudinal en el centro se proyecta hasta la tapa del maletero, subrayando adicionalmente la imagen deportiva de este modelo. La nueva tapa del maletero no solamente le confiere una expresión estética especial a la zaga del coche, sino que tiene una geometría aerodinámica específica y, además, contribuye a la reducción del peso del coche, pues es de material sintético reforzado con fibra de carbono.

También el cardán es de polímero reforzado por fibra de carbono (PRFC). La gran rigidez y el bajo peso del tubo de PRFC permiten optar por un árbol de transmisión de una sola pieza y sin soporte intermedio. Además de la reducción del peso en un 40% en comparación con el cardán de los modelos anteriores, esta solución también reduce las masas giratorias, por lo que las reacciones del conjunto propulsor son más dinámicas. La barra de refuerzo de torretas tan sólo pesa 1,5 kg, pero alcanza niveles de rigidez que no puede ofrecer una barra comparable de aluminio. Además, contribuye decisivamente a la mejora de la maniobrabilidad y a la optimización de la precisión de la dirección.

El diseño del nuevo BMW M4 Coupé expresa de manera impactante el extraordinario nivel de rendimiento. Visto desde delante, llama la atención por los marcados perfiles de las superficies de formas tridimensionales, que le confieren una parte frontal muy expresiva. Diversos elementos de diseño característicos, entre ellos los modernos faros dobles con tecnología LED opcional, la marcada parrilla ovoide doble con varillas de color negro, las llantas características de BMW M con dobles radios, el emblema M, así como también el llamativo faldón delantero con tres entradas de aire de gran tamaño para la refrigeración del motor de altas prestaciones y para enfriar los frenos. Otros elementos de diseño típicos de BMW M son los nervios característicos sobre el capó, que realzan la gran potencia del motor M TwinPower Turbo y que, además, procuran el espacio necesario que ocupa el intercooler. Otro detalle son los espejos retrovisores exteriores con doble base de fijación, especialmente concebidos para optimizar la aerodinámica.

Visto desde un lado, presenta un largo capó, gran distancia entre ejes, habitáculo retirado hacia atrás y mínimos voladizos, remarcados por los rasgos típicos de los modelos M, como la nueva forma de las branquias de diseño M, que además de tener una finalidad estética, también cumplen funciones específicas. Estas branquias albergan los “air breathers”, que junto con las “air curtains” del faldón delantero consiguen que el guiado del aire sea óptimo en la zona de los pasos de rueda, mejorando así la aerodinámica de ambos coches.

El techo de PRFC de color oscuro con su línea perfilada consigue un aspecto más bajo y compacto. Esta apariencia se explica porque el ojo humano percibe como punto más alto del coche los largueros del techo, que son del mismo color que el resto de la carrocería.En la zaga, la línea adquiere un trazado más dinámico, confiriendo una forma aerodinámica que favorece un mejor coeficiente de sustentación y, a la vez, le otorga una imagen más musculosa a esta zona del coche.

El diseño de la zaga marca claras diferencias entre los dos modelos. La ligera tapa del maletero del BMW M4 Coupé es de polímero reforzado con fibra de carbono y tiene un alerón integrado. Además de cumplir una función aerodinámica, la tapa del maletero del contribuye esencialmente a  la identidad estética propia de este modelo. En la tapa del maletero también mueren las dos líneas que nacen en los nervios del capó y que se prolongan marcadamente a lo largo del techo de PRFC.

Los pasos de rueda posteriores marcadamente abombados, junto con el gran ancho de vía, contribuyen a conferir una imagen de gran aplomo. En la zaga llaman la atención los típicos tubos terminales dobles de BMW M, de acabado pulido brillante con extremos de corte oblicuo, engastados por el escultural faldón trasero con difusor integrado.

El habitáculo del BMW M4 tiene las formas básicas del BMW Serie 4, con su clara orientación hacia el conductor, una imagen más deportiva lograda mediante los listones embellecedores M en los umbrales de las puertas, el apoyapié M, la palanca de cambios M, los instrumentos redondos de diseño específico M con números y escalas de color blanco, el volante M forrado de piel con listón cromado, las costuras de color contrastante y las levas de cambio secuencial de acabado tipo galvanizado (en combinación con la caja M DKG).

También los asientos delanteros envolventes, utilizados en el deporte de competición automovilística, con toda la parte posterior de una estructura moldeada de una sola pieza y con superficies de apoyo laterales de ancho regulable. La banqueta es bastante profunda. Aunque se trata de asientos de BMW M, disponen de regulación eléctrica y un sistema de calefacción. La forma esbelta de los asientos se recalca mediante sus costuras, la división de las partes acolchadas y las perforaciones. El emblema BMW M, que se encuentra en el respaldo, está iluminado, lo que es una primicia que le confiere al interior un toque de exclusividad.

De serie, cuenta con un equipamiento muy completo, aunque se puede elegir adicionalmente entre numerosos equipos opcionales. La gama de productos de BMW Individual incluye colores, acabados de piel Merino y listones embellecedores.

El volante deportivo M forrado de piel con teclas de funciones múltiples se incluye de serie y tiene un diseño de radios dobles, como también el guarnecido del techo de color antracita de BMW Individual. El respaldo de los asientos traseros también está marcadamente moldeado, lo que significa que ofrece una sujeción lateral comparable a la de los asientos delanteros, es de material compuesto ligero y puede abatirse asimétricamente en relación de 60:40.

BMW M GmbH ha desarrollado la aplicación gratuita llamada “BMW M Laptimer”, que permite analizar el estilo de conducción a los conductores que frecuentan circuitos con el fin de dar algunas vueltas rápidas. El smartphone se conecta mediante un cable para el puerto USB o, también, utilizando un adaptador con fijación por clips. La aplicación BMW M Laptimer se utiliza cómodamente mediante el botón Controller del sistema de mando iDrive. La aplicación se encarga de registrar desde el momento de la partida la velocidad del coche, la aceleración longitudinal y transversal, las revoluciones del motor, la marcha que está puesta en cada tramo del circuito (en combinación con la caja M DKG o con la caja automática), el ángulo de la dirección, la posición del pedal del acelerador, así como el consumo de combustible. De este modo puede evaluarse posteriormente la conducción analizando las representaciones gráficas que aparecen en la pantalla del smartphone.

Además, es posible registrar los resultados de dos vueltas rápidas, lo que significa que posteriormente es factible comparar el estilo de conducción en cada una de las curvas del circuito. Adicionalmente se pueden intercambiar los datos por correo electrónico, lo que permite comparar el rendimiento de varios pilotos.

El nuevo BMW M4 Coupé cuenta con los sistemas de asistencia al conductor y los servicios de movilidad de BMW ConnectedDrive, cabiendo mencionar la nueva generación del sistema de navegación Professional, ahora de mayor rendimiento, con gráficos más brillantes y con representación de mapas y planos que incluyen elementos en 3D. Además, “Driving Assistant Plus”, que advierte al conductor si existe el riesgo de atropellar a un peatón;  asistente de activación automática de las luces altas de los faros LED con sistema de control inteligente; “Active Protection” con asistente de control de la concentración del conductor; sistema “Active Cruise Control” optimizado con función “Stop&Go”.

La pantalla virtual Head Up Display opcional incluye funciones adicionales específicas de M, tales como indicación de la marcha que está puesta, cuentarrevoluciones e indicación del momento óptimo para cambiar de marchas (“shift-control”).

Galería BMW M4 Coupé

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157638591723096]

Galería Desarrollo BMW M3 Berlina & M4 Coupé

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157635879392954]

Nuevo BMW M4 Coupé, desde 88.500 euros

Categoría: CoupéDeportivoPortadaSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.