Debuta en el Salón de Ginebra el anticipo del futuro TT RS.

Es un show car que muestra un diseño deportivo y radical, equipado con el motor de gasolina de cuatro cilindros en línea y 2.0 TFSI con 420 CV de potencia máxima, llegando a un nuevo nivel con una relación de 210 CV por litro de cilindrada.

Tercera novedad de Audi en el Salón de Ginebra, tras el debut mundial de los nuevos Audi TT y TTS, el Audi TT quattro sport concept es un show car que podría adelantar la futura versión RS del coupé compacto.

El Audi TT quattro sport concept mantiene el mismo nuevo chasis que los nuevos TT y TTS, con un esquema de tipo McPherson en el eje anterior y de cuatro brazos en la parte posterior, todos fabricados en aluminio. La distribución de pesos sigue una relación del 54% delante y del 46% detrás. Cuenta con el control electrónico de estabilidad (ESC), que puede ser parcial o totalmente desactivado, aumentando el carácter deportivo de la suspensión. Al igual que en los nuevos TT y TTS, en curvas entra en funcionamiento el control selectivo de par, transfiriendo el par motor desde las ruedas del interior de la curva a las de fuera, si es necesario.

Construido sobre la nueva plataforma modular MQB y en base al principio Audi Space Frame (ASF), pero con diferencias sobre los nuevos TT y TTS, como que el frontal se ha realizado completamente en acero, el piso del habitáculo es de acero forjado en caliente con espesores de pared muy bajos y la estructura del compartimento, exterior, puertas y capó son de perfiles extruídos y chapa de aluminio fundido.

El diseño de la parte delantera también varía con respecto al de la versión deportiva TTS, con un marco de la parrilla que muestra el logotipo de quattro, pero mantiene el patrón de rombos oscuros en la parrilla Singleframe y presenta faros Matrix LED planos. Las tomas de aire también reproducen el mismo diseño de rombos de la parrilla y cuenta con llantas de aleación de 20 pulgadas con un cierre central y neumáticos semi-slick.

En la parte delantera cuenta con un separador de polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP), que se extiende hacia la parte frontal redondeando el extremo de la parte inferior y aumentando la carga aerodinámica en el eje delantero. En comparación con el TT y el TTS, los arcos de los pasos de las ruedas se extienden 30 mm más. En la parte trasera, cuenta con un difusor de CFRP con bordes verticales, rodeando los dos tubos de escape grandes y circulares y, en los laterales de la parte trasera y debajo de los pilotos, cuenta con grandes salidas de aire. Sobre la tapa del maletero, en lugar de un spoiler escamoteable, se ha integrado uno fijo y de grandes dimensiones que aumenta la carga aerodinámica en la parte trasera.

La pintura de la carrocería es de color blanco cristal.

El interior del Audi TT quattro sport concept se ha reducido a lo esencial, eliminando los componentes que son prescindibles en los circuitos de carreras. Los paneles de las puertas no disponen ni reposabrazos ni altavoces, pero todo está forrado en Alcantara. De este mismo material es el tirador de las puertas. En lugar de asientos, se han colocado unos bacquets de competición con inturones de seguridad de cuatro puntos, terminados en negro con rayas blancas. El maletero ha reducido su espacio al mínimo, lo justo para dos cascos de carreras.

Al igual que en el TT de producción en serie, los controles están diseñados exclusivamente para el conductor. El volante está achatado en la parte inferior y los radios integran el botón rojo de arranque/parada al lado de las teclas y botones giratorios para el funcionamiento del “Audi virtual cockpit” que cuenta con una pantalla TFT de 12,3 pulgadas y muestra diferentes puntos de vista.

El motor en el Audi TT quattro sport concept es el 2.0 TFSI con una potencia máxima de 420 CV a 6.700 rpm. El par motor es de 450 Nm disponibles de 2.400 a 6.300 rpm, con más de 300 Nm disponibles desde 1.900 rpm, acelerando de 0 a 100 km/h en solo 3,7 segundos.

Con una potencia específica de 210 CV por litro de cilindrada, superior a la del R18 ganador de Le Mans en 2001 y un peso en vacío de 1.344 kilogramos, cada caballo mueve menos de 3,2 kg. Perteneciente a la nueva gama de motores de gasolina EA888, desarrollados para MQB, cuenta con una combinación de avanzadas tecnologías como el sistema de alzado de válvulas Audi (AVS) de distribución variable, ajuste del árbol de levas doble, y el sistema de inyección dual directa FSI e indirecta MPI, además de introducir mejoras específicas como pistones de aluminio especiales con canales de refrigeración integrados y un cigüeñal de acero forjado de ultra alta resistencia.

La culata se ha adaptado a cargas más altas y aumento de caudal de gas, los cilindros y cárter de pared delgada están hechos de una aleación de fundición de alta resistencia, el turbocompresor es de nuevo desarrollo y optimiza el flujo de los gases de escape produciendo hasta 1,8 bar de presión de carga.

El motor transfiere la potencia a la transmisión de doble embrague S tronic de tres ejes, a través del sistema quattro de tracción total con embrague multidisco hidráulico, controlado electrónicamente y que se encuentra en el eje trasero.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157641855201473]

Audi TT quattro sport concept

Categoría: CoupéDeportivoPortadaSalones del AutomovilSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.