La tercera generación del deportivo compacto debuta en el Salón de Ginebra.

El nuevo Audi TT llega como un modelo totalmente nuevo, más ligero gracias a la nueva plataforma MQB, con un diseño más deportivo inspirado en el R8 y con motores TDI de 184 CV y TFSI de 230 CV, tracción delantera o quattro y cambio manual o S tronic.

La tercera generación del Audi TT debuta en el Salón de Ginebra, estrenando importantes novedades en todo su conjunto.

El nuevo Audi TT contiene algunos elementos de estilo de la primera generación lanzada al mercado en 1998, reinterpretados a los tiempos modernos. El principal detalle del frontal es el nuevo diseño de la parrilla Singleframe, ahora de forma hexagonal, más ancha y con una banda que la divide en dos zonas. Desde los ángulos superiores de la misma, parten dos líneas que se traducen en unos nervios en forma de «V» por el capó, en cuyo borde y, por primera vez en este modelo, se hallan el emblema de la marca, un detalle del R8. Las entradas de aire de la parrilla disponen de barras verticales que dirigen parte del flujo hacia los flancos.

Los faros ahora presentan un diseño horizontal, dotados de proyectores con descarga de gas xenón como elemento de serie y, opcionalmente, pueden equipar LED para la función de carretera o «Audi Matrix LED», éstos últimos con 12 diodos electroluminiscentes que incluyen los nuevos intermitentes dinámicos, de forma que lucen secuencialmente en el sentido que marca el volante al girar, además de contar con la función de luces predictivas en curvas, que usan datos de navegación para orientar el cono de luz hacia la curva antes de que se gire el volante.

La silueta del Audi TT muestra detalles reminiscentes de la primera generación, como el larguero curvado que hace las veces de estribo debajo de las puertas, formando un filo refractante. Igualmente, el paso de rueda delantero interrumpe la línea lateral del capó, que se prolonga en la puerta como línea de carácter, mientras que el acristalamiento liso es un detalle característico de este modelo, con una ligera curvatura del cristal lateral trasero. Otro detalle del primer modelo  es la tapa de combustible en el lateral, de forma circular, con tornillos vistos y el logo «TT».

En la parte trasera, los pilotos también son horizontales, en un diseño en línea con los del deportivo R8, provistos de LED para todas las funciones y, si los faros delanteros cuentan con la tecnología «Matrix LED», estos también disponen de intermitentes secuenciales. La tercera luz de freno es una línea luminosa muy fina posicionada bajo el borde del alerón y que sirve de unión de los grupos ópticos traseros.

Como en el modelo anterior, cuentan con un spoiler que emerge  desde el borde de la tapa de maletero al alcanzarse los 120 km/h. Las versiones normales llevan dos grandes salidas escape redondas.

El paquete opcional de exterior S line comprende un paragolpes de diseño específico, entradas de aire, parrilla Singleframe, estribos y difusor trasero, además de chasis dinámico con una altura de carrocería rebajada en 10 mm y llantas de aluminio de 18″.

La gama de colores exteriores comprende 11 colores, uno exclusivo para el equipamiento S line, siete son nuevos en el TT y dos de ellos completamente nuevos en cualquier Audi: el «Gris Nano» y «Rojo Tango».

El interior del nuevo Audi TT es nuevo por completo, con una instrumentación en forma de ala de avión, que la marca alemana ha denominado «Audi virtual cockpit«, presentada en el CES 2013. La estructura flotante del panel de instrumentación es extremadamente fina, con los indicadores y la pantalla MMI fundidos en una pieza que forma un elemento digital central, una instrumentación digital con animaciones variables y precisos gráficos y con dos modos de display: en el formato clásico, destacan el velocímetro y cuentarrevoluciones; en modo infoentretenimiento, dichos instrumentos virtuales aparecen con menor tamaño. El mayor espacio libre central deja sitio para otras funciones, como el mapa de navegación.

La pantalla TFT es de 12,3 pulgadas y cuenta con un procesador gráfico Tegra30 de Nvidia. En la franja inferior del «Audi virtual cockpit«, se encuentran las indicaciones de temperatura exterior, hora y kilometraje, visibles permanentemente, junto al resto de testigos luminosos. Los controles de climatización, de los asientos calefactados, temperatura, orientación, distribución y flujo de aire se localizan en el centro de las salidas de aire, así como unas pequeñas pantallas que muestran los reglajes seleccionados. Como la primera generación del deportivo compacto, los aireadores redondos se asemejan a las turbinas de un motor de reacción. 

Unas teclas activan las luces de warning, el sistema «Audi drive select» y otras funciones. La consola del túnel central, que sirve de apoyo a las rodillas en conducción rápida en curvas, los asientos deportivos estándar llevan reposacabezas integrados, van posicionados más bajos que en el modelo anterior y son cinco kilogramos más ligeros que los del modelo anterior. Opcionalmente, hay asientos deportivos tipo S con laterales ajustables neumáticamente. El nuevo volante multifunción tiene su aro achatado por abajo y detalles de símil de aluminio en los radios. También integra un airbag para el conductor que ocupa un 40% menos de espacio sin mermar la seguridad.

La palanca de cambio, el mando rotativo MMI o las rejillas de altavoces iluminadas del sistema de sonido opcional Bang & Olufsen son de nuevo diseño. El nuevo Audi TT mantiene su interior en configuración de 2+2 plazas, con un volumen de maletero de 305 litros, 13 más que antes, y puede ser ampliado al plegar los respaldos traseros.

También hay una gama de colores completamente nueva para el interior, con tres opciones para el Audi TT que, opcionalmente, se pueden combinar dos colores en piel de alta calidad: Marrón Murillo oscuro en los asientos y un Gris piedra, con ligero centelleo metálico, en los reposabrazos, acolchado para las rodillas y salpicadero, con costuras de contraste aluminio oscuro, a juego para los elementos interiores opcionales y las alfombrillas de espesa moqueta.

La unidad de control del MMI, situada en la consola central, cuenta con dos interruptores que activan los menús de la navegación/mapa, teléfono, radio y media, además de contar con dos botones a ambos lados del mando rotativo central, suplementados por un menú principal y un botón de retorno. El conductor puede introducir fácilmente destinos usando el panel táctil sobre el mando rotativo, que reconoce el estilo personal de escritura manual. También es posible hacer desfilar listas o hacer zoom en los mapas.

La estructura de menús del MMI es similar a la de un smartphone, incluyendo la búsqueda de textos. Todas las funciones importantes son accesibles directamente, con posibilidad de realizar búsquedas directas escribiendo directamente mientras se navega, sin tener que usar una plantilla de ajustes y cuatro letras son suficientes para poder ver destinos relevantes en toda Europa. El botón derecho activa funciones secundarias y el izquierdo otras opciones. Además, estrena un sistema de control de voz con peticiones simplificadas, del tipo «Quiero …».

El nuevo Audi TT mide 4.180 mm de longitud, con una distancia entre ejes que ha aumentado 37 mm hasta los 2.505 mm. La anchura es de 1.832 mm y la altura es la únic cota que se mantiene idéntica al modelo anterior, 1.353 mm. Construido sobre la nueva plataforma modular MQB, se ha fabricado en base a una evolución del principio Audi Space Frame (ASF) pero, a diferencia del modelo anterior que combinaba aluminio y acero, ahora la tecnología ASF se basa en una construcción multimaterial, utilizando la cantidad correcta de material correcto en el lugar correcto para optimizar las funciones.

La estructura inferior del Coupé contiene aceros de alta y muy alta resistencia. En las zonas de la célula para ocupantes sujetas a los mayores esfuerzos estructurales, se emplean paneles preformados de chapa ultra-rígidos y a la vez ligeros, constituyendo el 17% del peso de la carrocería. Los largueros bajo las puertas y entramado del techo están hechos de perfiles extruidos de aluminio que se integran a la estructura a través de nodos de aluminio fundido, un conjunto que crea un monocasco resistente y seguro. Los elementos de aluminio en flancos y techo completan la estructura. El capó, puertas y tapa de maletero también son a base de este metal ligero. Con todo, el peso en vacío del conjunto es menor que el TT de segunda generación.

En el lanzamiento comercial, inicialmente se ofrecerá el nuevo TT con un motor diésel y otro de gasolina, ambas con sistema start-stop de serie. En diésel, será el 2.0 TDI con cambio manual y tracción delantera, que rinde una potencia máxima de 184 CV y un par motor máximo de 380 Nm, acelerando de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y alcanzando una velocidad máxima de 235 km/h, con un consumo medio de combustible de 4,2 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 110 gr/km, cumpliendo con la norma de emisiones Euro 6 y adoptando el apellido «ultra».

En gasolina, se ofrecerá con el motor 2.0 TFSI de 230 CV de potencia máxima y que entrega un par motor máximo de 370 Nm entre 1.600 y 4.300 rpm. Con cambio manual de seis velocidades y tracción delantera, acelera de 0 a 100 km/h en 6,0 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h, limitada electrónicamente, mientras que con la transmisión automática de doble embrague y seis velocidades S tronic y tracción quattro, acelera de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos y la velocidad máxima es igual que con cambio manual, con un consumo medio de combustible de 6,8 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 159 gr/km.

La transmisión de doble embrague S tronic puede manejarse en modo manual desde las levas en el volante. En el modo «efficiency» del sistema de conducción dinámica «Audi drive select», el cambio S tronic se desacopla del motor y se adopta momentáneamente el modo de navegación «a vela», tan pronto como el conductor retira el pie del pedal del acelerador.

En el nuevo Audi TT, la tracción permanente quattro cuenta con un embrague multidisco controlado electrohidráulicamente situado en el eje trasero, con una nueva bomba 1,5 kg más ligera en comparación con el modelo anterior. La distribución del par motor entre ambos ejes se controla electrónicamente, con una nueva gestión que detecta continuamente las condiciones ambientales y el modo de conducción, calculando la distribución ideal de par en cada situación, mejorando el comportamiento dinámico.

El conductor puede ajustar las características del sistema de tracción quattro mediante el sistema de conducción dinámica «Audi drive select». En el modo «auto» se produce una tracción óptima y una dinámica de conducción equilibrada. En el modo «dynamic», el par se distribuye antes y en una proporción más alta al eje posterior. En el modo «efficiency», la distribución de par se ajusta para optimizar el nivel de eficiencia. En este modo ,el software inteligente de control supervisa la situación de conducción y activa de nuevo la tracción quattro antes incluso de que se necesite repartir el par motor entre las cuatro ruedas.

La suspensión delantera del nuevo Audi TT es un esquema McPherson y la trasera es de cuatro brazos. Cuenta con la tercera generación del sistema de control adaptativo de la amortiguación «Audi magnetic ride» que, en comparación con la generación anterior, se ha mejorado en términos de control dinámico y precisión. A través del «Audi drive select», se pueden ajustar las características de la suspensión «Audi magnetic ride» en base a tres programas, «comfort», «auto» y «dynamic».

La dirección progresiva de serie se vuelve más directa a medida que el volante gira, es electromecánica y adapta la asistencia a la velocidad, siendo la base para el funcionamiento de los sistemas de ayuda a la conducción opcionales «Audi active lane assist» y «Audi park assist».

El sistema de conducción dinámica «Audi drive select» es opcional en el nuevo Audi TT, y controla las características del motor y de la asistencia de la dirección. El conductor puede elegir entre diferentes modos: «comfort», «auto», «dynamic», «efficiency» o «individual», interviniendo tambiénen el modo de funcionamiento del cambio S tronic, la tracción quattro y el sistema «Audi magnetic ride». En el modo «efficiency», el sistema interviene en el modo de funcionamiento del aire acondicionado y del sistema start-stop.

Se ofrecen hasta 11 versiones diferentes de llantas de aleación. Las versiones 2.0 TFSI y 2.0 TDI equipan de serie llantas forjadas de 17 pulgadas en diseño de cinco radios con neumáticos en formato 225/50. Opcionalmente, se pueden montar otros diseños de llantas con diámetros de 17, 18 o 19 pulgadas, y neumáticos de hasta 245/35 R19; quattro GmbH también ofrece llantas con un diámetro de hasta 20 pulgadas.

Los discos de freno delanteros son ventilados y, dependiendo de la versión, tienen un diámetro de hasta 338 mm. El freno de estacionamiento es electromecánico y se integra en el sistema de frenos del eje trasero. El control electrónico de estabilidad (ESC) puede desconectarse total o parcialmente, y al conducir en carreteras de curvas entra en acción el sistema «torque vectoring» de control dinámico de par, enviando más par motor a la rueda delantera exterior en las versiones con tracción delantera, o en los modelos quattro también en las ruedas traseras, siempre que sea necesario.

Todas las versiones del nuevo Audi TT Coupé incluyen de serie un completo equipamiento y, entre las opciones se incluyen los asientos deportivos S, la llave de confort, el sistema «hold assist», el asistente de luces de carretera, el paquete de iluminación interior de LEDs, asientos delanteros calefactables y el paquete portaobjetos para el compartimento de carga.

En cuanto a infoentretenimiento, se puede elegir entre varias opciones: paquete «connectivity», que cuenta con el MMI touch con panel táctil, el sistema MMI navigation plus con una gran memoria flash, dos lectores de tarjetas, lector de DVD, conexión Bluetooth y sistema de control por voz.

El sistema «Audi connect» complementa al sistema MMI navigation plus, ofreciendo conexión a Internet mediante LTE. «Audi phone box» vincula el vehículo con un teléfono móvil a través de una antena plana universal integrada en la bandeja del compartimento situado en el reposabrazos central utilizando un amplificador para transmitir la señal a la antena del coche.

El sistema de sonido Bang & Olufsen cuenta con 12 altavoces y un amplificador de 14 canales, con altavoces de graves en las puertas, y disponen de iluminación gracias a unos discretos conductores de luz ajustables.

Como opción, el TT puede equipar el sistema «Audi side assist», que utiliza sensores de radar en la parte trasera cambios de carril de forma más seguros; sistema de reconocimiento de señales de tráfico basado en cámara de vídeo; «Audi active lane assist» corrige la dirección o con una señal de advertencia si se detecta peligro por una salida involuntaria del carril y el sistema «Audi park assist» que muestra los alrededores y guía al vehículo en la maniobra de aparcamiento.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157641254697875]

Nuevo Audi TT Coupé

Categoría: CoupéPortadaSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.