Diane Kruger y Joshua Jackson ponen a prueba la tecnología de pila de combustible.

Durante más de dos años, las estrellas de Hollywood Diane Kruger y Joshua Jackson han sido los conductores del Clase B F-CELL, cuya única emisión es ser capaz de suministrar agua pura.

Pero no son los únicos: el Mercedes-Benz Clase B F -CELL se está convirtiendo en un corredor de resistencia. Sólo en los EE.UU., una flota de 70 unidades del Mercedes-Benz Clase B F -CELL ha cubierto más de 1,6 millones de kilómetros, lo que supone un ahorro de, aproximadamente, 113.500 litros de combustible y casi 270 toneladas de dióxido de carbono. Desde su comercialización, se han entregado un total de 200 unidades a clientes de los EE.UU. y Europa desde 2010 y uno de estos vehículos ya cuenta con 315.000 kilómetros en el reloj.

La experiencia ha servido para que Diane Kruger y Joshua Jackson graben un documental sobre las ventajas que supone tener un automóvil equipado con un sistema de propulsión por pila de combustible que, en un viaje a través del desierto del Valle de la Muerte, en California, y considerado como uno de los lugares más secos del mundo, se puede sobrevivir perfectamente.

«Nos hemos convertido en fans absolutos de la pila de combustible. El uso del coche es tan fácil, que nuestra movilidad normal no se limita en absoluto. Y no tuvimos problemas de agua en el Valle de la muerte, dice Diane Kruger. «Se necesitan tres minutos para llenarlo, se puede conducir durante unos unos 400 kilómetros y emite cero emisiones. Simplemente perfecto,», añade Joshua Jackson.

En la película «Defying Death Valley«, la temperatura puede alcanzar los 50º C en el Valle de la Muerte, sin cualquier población con agua potable a la vista, y en donde sus vidas dependen de las emisiones del Clase B F-CELL, para beber y cocinar.

La pila de combustible como sistema de propulsión del futuro está lista para la producción en serie y el Clase B F-CELL será el  primer vehículo eléctrico de pila de combustible de Mercedes-Benz que se fabricará en producción en serie. La electricidad necesaria para la conducción se genera a bordo del coche en una reacción química entre el hidrógeno y el oxígeno. Con una autonomía máxima de unos 400 kilómetros y cortos tiempos de recarga de combustible, de menos de tres minutos, el Clase B F-CELL combina la movilidad libre de emisiones con la viabilidad absoluta para su uso en viajes largos y un rendimiento impresionante.

La tecnología de pila de combustible es un componente integral de la estrategia de sistema de tracción a largo plazo de Daimler, con la movilidad libre de emisiones como la culminación de estos esfuerzos. «Nuestros diversos proyectos en Alemania, EE.UU. y Noruega, y no menos importante, el Mercedes-Benz F-CELL World Drive, han demostrado que es el tiempo adecuado para los vehículos eléctricos impulsados por pilas de combustible y, también, han demostrado el tremendo potencial que existe para el hidrógeno como una fuente de energía. Por lo tanto, estamos aún más encantados que estas estrellas de cine de renombre, que han adoptado un papel de vanguardia en relación con esta tecnología y llamando la atención sobre las ventajas de la movilidad eléctrica», dice el profesor Dr. Thomas Weber, miembro de la Junta de Dirección de Daimler AG y responsable de Investigación y Desarrollo del Grupo y Mercedes-Benz Cars.

Durante el Mercedes-Benz F-CELL World Drive de 2011, tres unidades del Clase B F-CELL necesitaron 125 días para conducir 30.000 kilómetros a través de 14 países en cuatro continentes, en una demostración convincente de la viabilidad para cada día de esta tecnología. Joshua Jackson fue uno de los que tomaron parte en la primera circunnavegación del globo con coches equipados con pila de combustible.

Además de casi 200 unidades del Clase B F -CELL, Daimler AG ha traído 60 del Clase A F-CELL  tres furgonetas Sprinter y casi 60 autobuses como flota de pruebas al mercado desde 2001. Hasta ahora los más de 300 vehículos con pila de combustible, han conducido alrededor de nueve millones kilómetros en total, proporcionando la prueba de su viabilidad diaria sin restricciones y la durabilidad de la tecnología de la pila de combustible. A principios de 2013, en un intento de acelerar la disponibilidad generalizada del mercado de esta tecnología sin emisiones y reducir los costes de inversión, Daimler, Ford y Nissan llegaron a un acuerdo de cooperación que incluye el desarrollo conjunto de un sistema de pila de combustible, con el objetivo de introducir un vehículo eléctrico alimentado por este sistema y que sea competitivo, en el mercado en 2017.

Se prevé que se habrá logrado un progreso más significativo para entonces, en particular, hacia la creación de una infraestructura sostenible, tampoco menos importante, como resultado del alto nivel de participación en diversos proyectos de demostración de Daimler y en el marco de la «Iniciativa de Movilidad H2». Esta iniciativa ha acordado recientemente ampliar la actual red de 15 estaciones de servicio en la infraestructura de hidrógeno pública de Alemania a cerca de 400 estaciones de servicio H2 para el año 2023. Esto significa que un suministro de H2 adecuado para el uso diario se ha creado no sólo para las zonas densamente pobladas y las principales zonas de tráfico, sino también para las zonas rurales.

Imagen de previsualización de YouTube

El Mercedes-Benz Clase B F-CELL, probado en el Valle de la Muerte

Categoría: Actualidad
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.