Una familia de lo más especial que sigue creciendo.

Aprovechando la llegada del nuevo Porsche 911 Targa, queremos echar la vista atrás y repasar el pasado del 911 Targa.

La historia del Porsche 911 es tan relativamente breve como suficientemente amplia para poder extendernos y llenar páginas de un libro. Sin embrgo, en esta ocasión queremos centrarnos en un único nombre, el Targa.

Es probable que muchos conozcáis ese nombre pero no en relación a Porsche, sino respecto a una carrera que se celebró en Italia y llenó de gloria a algunas marcas. Efectivamente, se trata de la famosa «Targa Florio», una carrera a la que más temprano que tarde dedicaremos una entrada.

Porsche venció cuatro veces dicha prueba y por ello, en 1967, un 911 de lo más especial recibió este nombre. Por ese año, la fama de los descapotables estaba en decadencia, en parte por su fama de coches inseguros en caso de vuelco. En Porsche, que no querían renunciar al placer de conducir con el viento sacudiendo la melena, idearon un nuevo concepto.

Con la tapa del techo puesta, la silueta del 911 901 Targa no distaba mucho de la del Coupé, salvo por un pronunciado arco, que era el detalle diferenciador de este modelo sobre un descapotable cualquiera, ya que en caso de vuelco sería ese arco el encargado de evitar que la cabeza de los pasajeros impactase directamente contra la calzada.

Pero, además de ser un elemento de seguridad, aportó estilo y una nueva imagen nunca antes vista. En un primer momento, el Porsche 911 901 Targa, equipaba una luneta trasera plana aunque poco tardó la marca en instalar un cristal trasero redondo y envolvente.

El Porsche 911 901 Targa se produjo durante seis años, concretamente entre 1967 y 1973. Durante todo ese periodo se ofreció con cuatro opciones mecánicas. El menos potente era el 911 Targa 2.0 con 130 CV. 10 CV más ofrecía el 2.0 E, mientras que el 2.0 S ya ofrecía 160 CV. Como punta de lanza, estaba el 2.2 E que, aunque su potencia era de 155 CV, ofrecía un mejor rendimiento.

En 1973, la producción de este modelo fue cesada y, pese a no tener unas ventas equiparables al Coupé, sí gozó de éxito, sobre todo en aquellos países y regiones donde el sol luce con más asiduidad. Por esta razón, Porsche siguió apostando por esta versión y, en 1974, conocimos el Porsche 911 930 Targa.

Como no podía ser de otra forma, su evolución estética fue escasa pero suficiente para aguantar en el mercado hasta 1989, siendo este el 911 Targa el más longevo en el mercado hasta la fecha.

También fue el 911 Targa más vendido, siendo Estados Unidos uno de los mercados más importantes para este vehículo.

Aunque su diseño apenas evolucionó, no podemos decir lo mismo de sus motores. El menos potente era el 911 Targa 2.7 que con sus 155 CV era casi igual de potente que el 911 901 Targa más potente. Con este motor el coche alcanzaba los 222 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos.

La siguiente opción era el Porsche 911 Targa 3.0 cuya potencia era de 180 CV. La velocidad máxima del 911 Targa 3.0 era de 227 km/h y su aceleración de 0 a 100 km/h de 6,4 segundos.

Por último, el 911 Targa 3.3 que, con sus 231 CV, era la opción más potente y también la más rápida, ya que alcanzaba los 245 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos. O, al menos así fue hasta la llegada del 911 Turbo Targa, un modelo que equipaba un motor de 3.3 litros turboalimentado de 300 CV, lo que supuso un gran salto de potencia en el 911 Targa. Cabe mencionar que éste ha sido el único 911 Targa en recibir un motor turboalimentado ya que el resto, hasta la fecha, han tenido motores atmosféricos.

En 1989, Porsche presentó el que se conoció, y de hecho aún se conoce, como Targa 2. Basado en el Porsche 911 964, continuó con el característico arco en su zona central pero la marca alemana introdujo algunas novedades. Disponible solo con tracción trasera, el techo era corredizo y se construyó en cristal, lo que supuso un importante cambio en los 911 Targa.

En este modelo, Porsche, solo ofreció un único motor. Se trataba de un 3.6 de 250 CV de potencia y 310 Nm de par motor. Su velocidad máxima era de 260 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos.

En 1993, su producción cesó y tuvieron que pasar dos años hasta que, en 1995, conociésemos el nuevo 911 Targa. Se trataba del 911 993 Targa. Hasta ahora, hemos hablado del arco central como una seña de identidad de los 911 Targa, pero con el 911 993 Targa esto cambiaría. Su vista lateral ya no distaba de la de un 911 Coupé pero, sin embargo, el techo seguía siendo practicable. A partir de este modelo, el 911 Targa pasó a ser un coupé con techo corredizo de cristal.

De nuevo, solo hubo una única opción motriz: un boxer de 3.6 y 285 CV de potencia máxima y 340 Nm de par motor que llevaban al 911 993 Targa hasta los 275 km/h, acelerando de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos.

Desde que en 1997 cesara la producción del 993 y hasta 2002, que el 911 996 vio llegar a su gama esta versión Targa, no existió tal versión en la oferta de Porsche. Mantuvo el mismo sistema de techo corredizo, que se inició con el 911 993 Targa, solo que en éste se introdujo la luneta trasera practicable como opción.

El motor fue el mismo que encontrábamos en un 911 Carrera, el boxer 3.6 de 320 CV con el que aceleraba de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y llegaba a los 280 km/h.

El Porsche 911 996 Targa solo estuvo tres años en el mercado, conociendo su final de producción en 2005. Tras él, llegó el que hasta ahora es el último 911 Targa, el 997, que llegó con tracción total y se podía escoger en dos versiones, el 911 Targa 4 y el 911 Targa 4S. El primero equipaba una motor boxer de 3.6 litros y 345 CV con una velocidad máxima de 285 km/h. El segundo montaba un motor de 3.8 litros que desarrollaba 385 CV de potencia máxima y que llevaban al coche hasta los 298 km/h.

En 2009, se presentó el 911 997 Mk II con lo que llegó un Targa ligeramente revisado. Los cambios estéticos fueron los mismos que en el resto de la gama. En cuanto a los motores, no sufrieron grandes cambios respecto a los del 911 997 Mk I.

El Porsche 911 997 Targa dejó de producirse en 2012, año en el que conocimos el 911 991, el último «nueveonce» hasta la fecha. Ahora, en el Salón de Detroit, Porsche presenta el nuevo 911 Targa que, con su arco central, recupera la clásica imagen de los primeros 911 Targa.

Galería Porsche 911 901 Targa

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157639614331876]

Galería Porsche 911 930 Targa

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157639614439206]

Galería Porsche 911 964 Targa

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157639614516396]

Galería Porsche 911 993 Targa

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157639620690354]

Galería Porsche 911 996 Targa

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157639620724414]

Galería Porsche 911 997 Targa

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157639619295565]

Porsche 911 Targa, su historia en un vistazo

Categoría: DeportivoHistoria del MotorSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.