El segundo modelo de BMW i ya tiene precio en España.

Después del estreno del modelo BMW i3, la marca bávara amplía su marca BMW i agregando el i8, un deportivo híbrido enchufable con unas prestaciones muy destacables.

Este vehículo híbrido enchufable es un deportivo con un diseño espectacular y técnicamente diseñado para tener un comportamiento muy deportivo. Su precio en el mercado español es de 127.400 euros con ayudas incluidas.

Cuenta con una novedosa arquitectura LifeDrive, específica de BMW i para obtener un peso optimizado. El motor de combustión, el motor eléctrico, el acumulador de energía, la electrónica funcional, todos los componentes del chasis, así como los elementos de soporte estructural y de absorción de impactos están montados en el módulo Drive de aluminio.

El elemento principal del módulo Life del coche de 2+2 asientos está constituido por la jaula del habitáculo de plástico reforzado con fibra de carbono (PRFC). Gracias a esta configuración, el coche tiene un centro de gravedad extremadamente bajo y, además, el peso se reparte entre los dos ejes casi exactamente en la relación de 50:50 como es norma en BMW. Esta distribución equilibrada del peso, sumada al bajo centro de gravedad, tienen como consecuencia que el BMW i8 sea, al menos sobre el papel y hasta que lo probemos, un automóvil ágil.

El sistema híbrido enchufable ha sido desarrollado por BMW Group específicamente para el BMW i8. Está compuesto por un compacto motor de gasolina de tres cilindros con tecnología BMW TwinPower Turbo, un motor eléctrico y una batería de ión-litio que se puede recargar conectándola a una toma de corriente doméstica común. El motor de combustión tiene una potencia máxima de 231 CV y 320 Nm de par motor. La potencia específica es de 154 CV por 1.000 cc, la más alta de un motor de BMW.

Incluye tecnología BMW TwinPower Turbo que incluye una unidad turbo de alto rendimiento, sistema de inyección directa de alta precisión de gasolina con inyectores montados entre las válvulas,, así como el sistema VALVETRONIC de regulación variable y continua de la carrera de las válvulas. Cuando se inicie su producción en serie el consumo promedio homologado del BMW i8, según el nuevo ciclo de ensayos de emisiones de la Comisión Europea, será de 2,43 l/100 km, mientras que el valor de CO2 no llegará siquiera a 59 gramos.

El segundo protagonista del grupo propulsor es el motor eléctrico síncrono, especialmente desarrollado y producido por BMW Group para la marca BMW i. El motor eléctrico tiene una potencia de 131 CV y entrega un par motor de 250 Nm desde el mismo momento en que se pone en marcha.El motor eléctrico asume una función de impulso adicional, apoyando al motor de gasolina en fases de aceleración. Además, puede aprovecharse para conducir únicamente de modo eléctrico a una velocidad máxima de 120 km/h a una distancia de hasta 35 kilómetros.

El sistema compuesto por los dos motores tiene una potencia máxima de 362 CV y un par máximo combinado de aproximadamente 570 Nm. Combinando el funcionamiento de ambos propulsores, este modelo será capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos. La velocidad punta del BMW i8 está limitada electrónicamente a 250 km/h. Esta velocidad máxima se alcanza y puede mantenerse aunque el acumulador de alto voltaje esté completamente vacío, es decir, recurriendo únicamente a la potencia del motor de combustión. Esta configuración nos permite también tener, bajo ciertas circunstancias, una tracción total. El motor de combustión aplica su fuerza sobre el eje trasero y el motor eléctrico, sobre el delantero. El motor de combustión cuenta con una caja de cambios automática de 6 relaciones y el motor eléctrico cuenta con una caja de cambios de dos marchas, una hacia delante y otra hacia atrás.

La energía necesaria para la conducción puramente eléctrica proviene de una batería de ión-litio. El acumulador cuenta con un sistema de refrigeración por líquido, y puede recargarse en cualquier toma de corriente doméstica común, así como en una BMW i Wallbox o en una estación pública de recarga. Si se conecta a una toma de corriente doméstica, el acumulador se recarga completamente en menos de tres horas. Si está conectado a una BMW i Wallbox, la operación de recarga dura menos de dos horas. Durante las fases de recuperación, la batería se carga recurriendo al motor eléctrico. El alternador/motor de arranque hace las veces de generador y alimenta de corriente eléctrica a la batería. Durante las fases de deceleración, también el motor eléctrico contribuye a la recuperación de energía de la batería de alto voltaje. De este modo el BMW i8 siempre cuenta con un sistema propulsor eléctrico aprovechable.

El BMW i8 tiene una longitud de 4.689 mm , y que su ancho es de 1.942 mm y su altura de 1.293 mm, respectivamente. La distancia entre ejes es de 2.800 mm. Es un deportivo de 2+2 asientos. Una de los aspectos más cuidados del BMW i8 es su aerodinámica. El coeficiente de resistencia aerodinámica (valor Cd) es de apenas 0,26. BMW ha aplicado tecnología de dinámica de flujos para precisar el guiado del aire por la carrocería,

consiguiendo un efecto estabilizador a grandes velocidades sin recurrir a alerones. La utilización del material PRFC ha permitido la reducción de peso, en torno a un 30%, en comparación con el acero y en un 30 % en comparación con el aluminio, obteniendo la misma rigidez. El peso en orden de marcha del BMW i8 es inferior a 1.490 kilogramos distribuidos equitativamente entre ambos ejes. Para ello, se ha distribuido el peso de los diferentes componentes mecánicos para lograrlo, como por ejemplo la batería, que está montada en la parte central inferior del coche, logrando que el centro de gravedad sea muy bajo. Ningún otro modelo de BMW dispone de un centro de gravedad tan bajo.

En el BMW i8 se utilizan materiales muy avanzados y ligeros. Como por ejemplo el soporte de magnesio para el salpicadero que consigue reducir el peso y ayuda a fijar y estabilizar el salpicadero, ya que es un elemento muy rígido a la vez que ligero. Otros usos de materiales innovadores son el material espumado que se ha usado en los canales de guiado de aire del climatizador en vez de conductos de material plástico, más pesados. Este material ademásayuda a la insonorización del habitáculo. El BMW i8 es el primer coche del mundo fabricado en serie que está provisto de cristal templado químicamente, una tecnología utilizada hasta ahora especialmente en teléfonos de última generación como el iPhone. El cristal que separa el habitáculo del maletero del BMW i8 está compuesto de dos capas de vidrio templadas químicamente. Con un grosor de 0,7 milímetros y entre ellas se encuentra una lámina de aislamiento acústico.

El BMW i8 cuenta con el Driving Experience Control, ya utilizado en otros modelos actuales de la marca BMW, así como con la tecla eDrive, que sí es exclusiva del BMW i8. Con el selector de marchas puede activar el modo SPORT, abandonando la posición «D» de selección automática de las marchas. Una vez activado el modo SPORT, puede cambiar de marchas manualmente. Cuando se activa el modo SPORT, se cambian los ajustes para un estilo de conducción deportivo. En el modo SPORT, el motor de combustión y el motor eléctrico entregan su potencia de manera más dinámica.

El modo SPORT también activa una función de máxima recuperación de energía durante las fases de deceleración y frenado. En este modo, el sistema de control dinámico de la amortiguación, Dynamic Damper Control, incluido de serie, se activa un mapa característico que favorece un comportamiento más deportivo. También en el tablero de instrumentos aparecen diversas informaciones adicionales, además del cuentarrevoluciones. El botón Driving Experience Control se encuentra en la consola central y permite escoger entre dos reglajes específicos.

Cuando se pone en marcha el coche, se activa el modo CONFORT. Con este modo se obtiene un reglaje para un estilo de conducción entre deportivo y eficiente. El modo ECO PRO, el sistema favorece un estilo de conducción que optimiza la eficiencia. En este caso se reduce en la medida de lo posible el consumo de energía eléctrica de los sistemas de confort, tales como el climatizador, la calefacción de los asientos y la calefacción de los espejos retrovisores exteriores. La autonomía máxima del BMW i8 con el depósito de combustible lleno y la batería completamente cargada es de más de 500 kilómetros, conduciendo en el modo CONFORT.

Activando el modo ECO PRO, esa autonomía puede aumentarse en un 20 por ciento. El modo ECO PRO del BMW i8 también puede activarse si se está conduciendo únicamente con el motor eléctrico. En ese caso, no se activa el motor de combustión. Si el nivel de carga de la batería resulta inferior a un valor mínimo determinado, se enciende automáticamente el motor de combustión.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157634964904226]

BMW i8 Coupé, desde 127.400 euros

Categoría: CoupéDeportivoHíbrido Plug-inPortadaSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.