Ha sido diseñado para ofrecer una conducción mejorada.

Debuta en el Salón de Detroit y es un modelo completamente nuevo destinado solo al mercado americano, siendo el primero de su segmento en equipar una transmisión automática de nueve velocidades.

El nuevo Chrysler 200 Sedán es la principal novedad de la marca americana para el Salón de Detroit. Solo a la venta en el mercado americano, ha sido desarrollado y diseñado para satisfacer las expectativas del cliente en calidad y fiabilidad.

Es un sedán compacto, construido sobre la plataforma modular CUS, una derivación para berlinas de la C-EVO estrenada por el Alfa Romeo Giulietta, con componentes comunes e intercambiables como son la distancia entre ejes, vías delantera y trasera, voladizo delantero, longitud y anchura a través de líneas de vehículos. La plataforma de tracción delantera se ha diseñado para dar cabida a los vehículos de tamaño mediano o compacto, CUV o SUV, así como de tracción delantera y total.

El chasis está fabricado con acero de alta y ultra alta resistencia estampados en caliente, logrando una estructura sólida y ligera, pero con las suspensiones de aluminio fundido a presión, que es más ligero, puestas a punto para los clientes americanos. Delante, cuenta con un esquema de tipo McPherson con barra estabilizadora y amortiguadores hidráulicos telescópicos, mientras que en el tren trasero se ha montado un esquema multibrazo independiente. Las llantas de aluminio son de 17″ a 19″, a excepción del Chrysler 200S, que son de 18 pulgadas.

De serie, se ofrecerá con tracción delantera o tracción total. El nuevo Chrysler 200 es el primer sedán compacto que cuenta con desconexión del eje trasero completo, lo que reduce la pérdida de potencia para mejorar la eficiencia del combustible. La desconexión del eje trasero alterna entre la parte delantera y la tracción total para la gestión permanente del par motor y no requiere intervención del conductor.

El sistema AWD desconecta y vuelve a conectar el eje trasero, de forma automática y según sea necesario y en cualquier velocidad, logrando una reducción de las pérdidas parásitas de potencia, de hasta un 80% en comparación con otros sistemas. La unidad de transferencia de potencia (PTU) y el módulo de tracción trasera (RDM) son los componentes esenciales del sistema. Los sensores recogen los datos del vehículo que, mediante algoritmos, distribuyen el par motor cuando sea necesario, siendo de hasta un 60% a las ruedas traseras cuando el control electrónico de estabilidad (ESC) detecta cambios en la superficie del asfalto.

Solo la versión equipada con el motor V6 de 3.6 litros Pentastar dispone, de serie, de este sistema de tracción total. En el modo «Sport», el tren de transmisión está configurado para entregar todas la potencia a las ruedas motrices cuando sea necesario, con una entrega de par hacia la parte posterior, a la vez que modifica la respuesta de guiñada del ESC y ajusta el mapa del acelerador para una conducción más dinámica.

El nuevo Chrysler 200 es el primer sedán compacto del mundo que cuentan con una transmisión automática de nueve velocidades, que viene de serie en todas las versiones. En combinación con el motor de 2.4 litros MultiAir2 Tigershark, mejora hasta en un 13% el consumo medio en carretera, en comparación con el saliente motor de 4 cilindros del modelo anterior, mientras que en el caso del V6 de 3.6 litros Pentastar, lo hace en un 7%.

La nueva caja de cambios automática dispone de un mando rotativo que sustituye a la palanca de cambios de la consola tradicional. Denominada «e-Turn», permite un manejo bastante intuitivo con una sensación directa y proporciona un control total de la transmisión de nueve velocidades, además de liberar espacio en la consola central. Totalmente electrónica, cuenta con levas en el volante y más de 20 mapas para condiciones muy específicas para mejorar el rendimiento y la facilidad de conducción.

El nuevo motor de gasolina de cuatro cilindros y 16 válvulas Tigershark, de 2.4 litros, cuenta con el sistema de distribución variable de válvulas electro-hidráulico MultiAir2, produciendo 184 CV de potencia máxima y un par motor máximo de 234 Nm a 4.600 rpm.

La tecnología MultiAir, heredada de Fiat y usada en exclusiva por Chrysler en América del Norte, utiliza un mecanismo hidráulico en lugar del enlace mecánico tradicional entre las válvulas del árbol de levas y de admisión. La precisión resultante maximiza la presión del colector de admisión, lo que reduce significativamente las pérdidas de bombeo. MultiAir2 controla simultáneamente la apertura de la válvula y el cierre para gestionar más eficazmente la calidad de la combustión. Esto asegura una relación de compresión efectiva y eficiente de recirculación de los gases de escape internos (EGR) para mejorar la economía de combustible.

El propio cárter de aceite se beneficia de un mayor refinamiento. Material acústico se intercala entre sus piezas estampadas exterior e interior. Los pistones del Tigershark están recubiertos de polímero y contribuyen a la reducción de NVH. El pistón de aluminio fundido, la cámara de combustión y los puertos se alinean con el sistema MultiAir2 para una combustión óptima y ahorro de combustible.

El motor V6 de 3.6 litros Pentastar motor rinde una potencia máxima de 295 CV y genera un par motor máximo de 355 Nm a 4.250 rpm. Cuenta con colectores individuales integrados en la culata de fundición de aluminio, que reducen el peso y aumenta la eficiencia. Además, dispone también de sincronización variable de válvulas (VVT) con ajuste de fase dual independiente de levas. El motor, de 24 válvulas, cuenta con una bomba de aceite de desplazamiento variable adicional que maximiza la eficiencia del combustible mediante la reducción de las pérdidas parásitas. La bomba está programada para funcionar según sea necesario, permanecer en el modo de baja presión por debajo de 3.500 rpm, y elevar la presión en función de la velocidad del motor.

El motor V6 de 3.6 litros Pentastar cuenta con un separador de aceite centrífugo que reduce los costes de mantenimiento y de consumo de combustible y, para mejorar aún más la experiencia de conducción, el colector de admisión tiene un diseño especial, que mejora los niveles de NVH. Un cartucho de papel sustituye el filtro de aceite convencional y puede ser reciclado.

El nuevo Chrysler 200 Sedán monta una dirección asistida eléctrica estándar (EPS), que ofrece un excelente manejo y reduce el esfuerzo durante las maniobras de aparcamiento. Toda la potencia de asistencia se proporciona a través de un sistema de motor eléctrico en lugar de un sistema hidráulico tradicional. Debido a que el sistema es totalmente electrónico, el conductor experimenta el esfuerzo de dirección óptimo a todas las velocidades del vehículo, y hay menos ruido y una mejor eficiencia de combustible ya que no existe la pérdida parásita típica de una bomba de dirección asistida. Es variable y sensible a la velocidad, en respuesta a los sensores de par de dirección, velocidad y ángulo del volante y velocidad del vehículo. El sistema de dirección está totalmente integrado con el sistema ESC.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157639728886105]

Nuestros videos

Nuevo Chrysler 200 Sedán

Categoría: Berlina mediaNovedadesPortadaSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.