La primera combinación de un modelo allroad y la tecnología e-tron debuta en el Salón de Detroit.

Es el primer prototipo de crossover compacto deportivo con carrocería de dos puertas, muy cercano a un nuevo modelo de producción, y equipado con un sistema de propulsión híbrido de dos motores eléctricos con 408 CV y un consumo medio de solo 1,9 l/100 km.

El Audi allroad shooting brake debuta en el Salón de Detroit (NAIAS) y es un crossover de dos puertas, la primera propuesta de Audi para su gama “Q” desde el lanzamiento del Q7 en 2006 y, también, la primera vez que combina este tipo de carrocería con un sistema de propulsión eléctrico que abre una una nueva forma de tracción a las cuatro ruedas: el e-tron quattro.

Confirmado, el pasado diciembre, como el próximo integrante de la gama Q, el diseño en el Audi allroad shooting brake es una evolución del usado hasta ahora, adelantando rasgos visuales de los futuros modelos deportivos de la marca, como la tercera generación del TT que llegará en 2015, combinado con una carrocería de tipo “shooting brake” y las cualidades del concepto allroad.

En detalle, en la parte delantera presenta la parrilla “Singleframe” de forma hexagonal, que estrenarán los nuevos Audi Q7 y TT, con unas bandas estrechas a modo de aletas de refrigeración de un componente electrónico, un rasgo característico de los modelos e-tron. Bajo la parrilla, presenta el emblema “quattro” y la entrada central de aire sirve de protección para los bajos de la carrocería, realizado en aluminio. Los faros tienen doble proyector y su diseño está basado en los del Audi Sport quattro concept presentado en septiembre en el Salón de Frankfurt.

Cada grupo óptico consta de cuatro segmentos y de tecnología matrix LED, con diodos emisores de luz controlados individualmente. Debajo de los faros, unas aletas transversales soportan las grandes entradas de aire.

La silueta consta de voladizos cortos y la línea del techo presenta la característica inclinación de los “shooting brake”, hacia los pilares C. En el lado izquierdo se ubica el puerto de conexión para la recarga eléctrica, y en el pilar derecho está la tapa del depósito de combustible. Las llantas de aleación son de de 19 pulgadas, con neumáticos de medidas 225/40, disponen de un aro fabricado en CFRP, en diseño de siete radios y con una tuerca central de cierre.

En la parte trasera, la protección de los bajos es de aluminio y los pilotos traseros reproducen el diseño de los faros delanteros. El difusor integra dos grandes salidas de escape. Un spoiler corona el techo y la tercera luz de freno es un delgado hilo luminoso que une los dos grupos ópticos traseros.

La carrocería está realizada en aluminio y material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), pintada en color “color Ice Blue” y está protegida contra roces y arañazos con protecciones en color gris oscuro que recorren la parte inferior y los pasos de rueda, como en los modelos Audi A4 allroad y A6 allroad,

El interior ofrece espacio para cuatro pasajeros. Los asientos delantero son deportivos, con reposacabezas integrados y laterales de contornos pronunciados con zonas acolchadas. Para acceder a las plazas traseras, los asientos delanteros cuentan con la función “easy-entry”. Cuando se pliegan los respaldos de dichas plazas se crea una plataforma de carga plana en la que queda espacio para transportar gran cantidad de equipaje.

El diseño del interior combina los colores antracita y gris, con el techo tapizado en Alcantara y diferentes tipos de piel para la tapicería. Los embellecedores de los mandos, de las salidas de aire de la climatización o de los radios del nuevo volante multifunción presentan decoraciones en diferentes tonos de aluminio. El panel de instrumentos se ha concebido como el ala de un avión, al igual que el diseño de las toberas de las salidas de aire es semejante a las de las turbinas de un reactor e integran los controles para este sistema. La parte central incluye un mando que emerge de forma automática cuando se aproxima la mano, y desde el que se controla la temperatura, el flujo y la intensidad del aire, así como la calefacción de los asientos. Las luces se activan mediante un botón, y para la apertura de las puertas la típica manecilla tiene forma de placa con un diseño especial.

La consola central se desplaza con los ajustes de los asientos, de forma que los controles siempre quedan a la distancia óptima del conductor. El selector electrónico del cambio e-S tronic utiliza la tecnología “by-wire”  y el terminal del MMI es nuevo por completo, pudiendo controlar casi todas las funciones, que se puede hacer también desde el volante multifunción de diseño deportivo. Su funcionamiento se basa en una nueva estructura de menús similar a la de un smartphone, con una función de búsqueda de texto libre. A través del panel táctil del terminal MMI se puede realizar un desplazamiento rápido y hacer zoom en las listas y en los mapas.

El puesto de mando está centrado en el conductor. La pantalla TFT de 12,3″ presenta toda la información principal en gráficos 3D de alta calidad, y ofrece distintos modos de visualización. En la vista clásica, el medidor de potencia “powermeter” del sistema de propulsión híbrido y el velocímetro quedan en primer plano, mientras que en el modo “infotainment”, el mapa del sistema de navegación es el protagonista, y en el modo “sport” se presenta de forma destacada el cuentarrevoluciones. Además, estrena y adelanta el “Audi phone box”, que conecta el dispositivo móvil del conductor con el vehículo, y puede recargarlo por inducción sin necesidad de cables.

El Audi allroad shooting brake mide 4,20 m de largo, 1,85 m de ancho y 1,41 m de alto, con una distancia entre ejes de 2,51 m.La suspensión delantera es de tipo McPherson y el eje trasero de cuatro brazos, con la dirección electromecánica.

Equipa un sistema de propulsión híbrido capaz de desarrollar una potencia máxima de 408 CV (300 kW) y un par motor máximo de 650 Nm. Con un peso en vacío de 1.600 kg, acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y alcanza una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h. El consumo medio es de solo 1,9 l/100 km, y la autonomía es de 820 km.

El motor de combustión es el 2.0 TFSI con 292 CV (215 kW) de potencia y un par motor máximo de 380 Nm, montado en posición transversal, con turbocompresor, y en régimen de carga parcial un sistema de inyección indirecta complementa a la inyección directa principal para mejorar la economía de combustible.

El motor 2.0 TFSI funciona junto a un motor eléctrico en forma de disco acoplado mediante un embrague. El motor eléctrico genera 40 KWk de potencia máxima y un par motor de 270 Nm, y está integrado en el cambio de doble embrague y seis velocidades e-S tronic enviando el par motor a las ruedas delanteras.

En el eje trasero se monta un segundo motor eléctrico independiente de esta unidad delantera. Con una potencia máxima de 85 kW y un par  motor máximo de 270 Nm, que suministra potencia de propulsión a velocidades bajas y moderadas, y también puede funcionar de forma conjunta con el grupo propulsor montado en el eje delantero si el sistema de control decide que el vehículo funcione con tracción a las cuatro ruedas. En una carretera con poca adherencia o circulando fuera del asfalto, el Audi allroad shooting brake se convierte en un Audi e-tron quattro.

Justo por delante del eje trasero se sitúa la batería de iones de litio, compuesta de ocho módulos. Está refrigerada por agua, tiene una capacidad de 8,8 kWh y ofrece una autonomía en modo eléctrico de 50 km. Para la recarga estacionaria se utiliza un módulo de pared “Audi wall box”, que puede operar con diferentes voltajes, distintos tipos de enchufes conectores, y regula la transferencia de energía de forma inteligente.

El sistema de conducción dinámica “Audi drive select” ofrece tres modos de conducción. En el modo eléctrico EV, que puede seleccionarse desde un mando en el volante multifunción, se da prioridad a la conducción totalmente eléctrica. El grupo propulsor del eje delantero permanece inactivo, y el motor eléctrico que mueve las ruedas traseras puede propulsar al vehículo hasta una velocidad máxima de 130 km/h.

En modo híbrido, las dos unidades propulsoras trabajan juntas y de distintas maneras, según sea necesario. El motor eléctrico delantero acoplado al motor de combustión pasa a funcionar como un generador, recargando la batería y ampliando la autonomía operativa en modo eléctrico.

En el modo Sport, seleccionable desde el sistema “Audi drive select”, está disponible toda la potencia. Cuando el conductor demanda la máxima aceleración, el motor eléctrico del eje trasero también suma su empuje al del motor 2.0 TFSI, y en este caso ambas unidades generan fuerza de propulsión. Dependiendo de la situación de conducción, del acelerador se pueden desacoplar las dos unidades propulsoras, o dar lugar a la entrada en funcionamiento del sistema de recuperación de energía. En el primer caso el vehículo se mueve con cero emisiones, ya que el motor de combustión se desconecta por completo; en el segundo caso la energía recuperada en las fases de frenada o deceleración se devuelve a la batería de alto voltaje.

A través del MMI, las funciones “Hold” y “Chargue” pueden influir de forma específica en el estado de carga de la batería, para aumentar el almacenamiento de energía eléctrica de forma que esté disponible para utilizarla en los últimos kilómetros al llegar al destino.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157638407195684]

Audi allroad shooting brake

Categoría: 4x24x4PortadaSalones del AutomovilSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.