Un SUV muy interesante.

El Opel Antara renueva su gama para seguir siendo un vehículo polivalente que se comporta bien tanto en la carretera como en el campo.

Vídeo prueba

Imagen de previsualización de YouTube

La gama 2013 del Antara ha recibido un ligero restyling y cambios en el equipamiento. Nuestra unidad de pruebas cuenta con un nuevo motor diésel de 184 CV, más potente, silencioso y respetuoso con el medio ambiente que el anterior y que ha sido revisado para ofrecer menor consumo y menores emisiones contaminantes, combinando la eficiencia en la combustión con el filtro de partículas. Este motor destaca fundamentalmente por la cifra de par motor, que es muy elevada para su potencia, y por la forma que tiene de entregarlo. El par motor está disponible desde poco más de 1.700 rpm, lo que hace que su utilización en ciudad sea mucho más cómoda de lo que se podría esperar de un vehículo de su peso.

La caja de cambios manual de 6 velocidades tiene un tacto correcto, con cambios de marchas firmes, que no duras, pero que invitan a cambiar las marchas sin que parezca que nos pegamos con el cambio. Las velocidades están bien escalonadas buscando más el confort que las prestaciones puras, siendo la primera marcha un poco más corta, claramente orientada para su uso fuera de carretera cuando necesitemos máxima adherencia a baja velocidad.

El Antara es un vehículo ideal para viajar en carretera. Es cómodo y el esquema de suspensiones favorece el confort de marcha, porque filtra muy bien las irregularidades de la carretera y porque sujeta la carrocería cuando circulamos por zona de curvas, demostrando una agilidad impropia de un vehículo de estas dimensiones. Fuera de ella se ve penalizado por el paragolpes delantero, que deja excesivamente bajo el faldón del suelo, anulando prácticamente el ángulo de ataque y quedando tan bajo como en un turismo normal. En pistas sin baches ni complicaciones se comporta de forma correcta, teniendo en cuenta que el esquema de suspensiones está básicamente estudiado para ser eficiente en carretera.

Es duro en compresión y más blando en extensión, lo que sujeta bien la carrocería sin que aparezcan movimientos amplios de balanceo y cabeceo. Es el típico coche para adentrarte en carreteras con muy baja adherencia, como carreteras nevadas o similares, ya que el sistema de tracción 4×4 se muestra muy eficiente en este tipo de condiciones, conectándose de forma automática en cuanto detecta una pérdida de tracción en el eje delantero, pudiendo transferir hasta el 50% de la potencia al eje trasero.

Por dentro, es un coche cómodo y amplio, con muchos detalles que nos transmiten que es un coche bien fabricado. El nivel sonoro exterior, tanto de rodadura, mecánico y aerodinámico, están bien aislados del interior, llegando de forma muy atenuada. Sólo se deja oír un sonido aerodinámico proveniente de los espejos. El motor suena poco, más en frío al ralentí que en marcha. Cuando está caliente suena mucho menos. Los neumáticos son también muy silenciosos.

Los asientos, tanto los de las plazas delanteras como las dos filas de las traseras, están tapizados en cuero bicolor y con un mullido de la banqueta muy confortable pero menos en el mullido del respaldo, que es más duro. Los delanteros están calefactados. El asiento del conductor cuenta con regulaciones eléctricas suficientes para tener una buena posición al volante, un tanto elevada, pero que nos da mucha visibilidad hacia delante para dominar perfectamente las dimensiones del vehículo, sobre todo en las maniobras con poco espacio, ayudado por los sensores de parking traseros y delanteros.

Los asientos delanteros no tienen una gran sujeción lateral, pero para el espíritu y la utilización normal de este vehículo es suficiente. Los reposacabezas son de tipo activo y quedan cerca de la cabeza, sólo pueden ajustarse en altura. Los asientos delanteros tienen un reposabrazos que cubre un cajón grande y profundo. Los asientos traseros son muy cómodos, aptos para dos adultos o tres niños con o sin sistemas de retención infantil. Hay bastante anchura en las plazas traseras. En la parte trasera monta el sistema FlexFix, con un sistema muy parecido al del Zafira que probamos, solo cambian los anclajes y la forma de montar el alumbrado. Es de los mejores sistemas que podemos encontrar para llevar dos bicicletas de forma segura y poder guardar el portabicicletas sin dejar rastro debajo del maletero. Y todo ello por un precio que nos parece escandalosamente barato.

La apariencia visual del interior es buena. Todos los guarnecidos plásticos, salpicadero y consola tienen un tacto bueno y un ajuste que favorece la sensación de calidad global del interior. Casi todos los plásticos son duros con un buen acabado y de buen tacto, menos la parte alta del salpicadero que está recubierta de un plástico acolchado y agradable al tacto. Además, los ajustes están bien enrasados, sin fallos aparentes y sin grillos ni ruidos parásitos.

Tenemos varios mandos, botones y testigos repartidos entre las puertas delanteras, volante, salpicadero y en la consola, fundamentalmente. En la consola es donde se concentran la mayoría de los botones y dispositivos. Con un poco de aprendizaje podremos utilizarlos de forma rápida y sencilla sin apartar durante mucho tiempo la atención de la carretera. Por esto mismo nos gusta el freno de estacionamiento eléctrico de funcionamiento casi automático. Y decimos casi, porque cuando quitamos el contacto no se conecta automáticamente. En cambio si se desconecta cuando iniciamos la marcha. Es casi perfecto.

El volante tiene recubrimiento de cuero con apariencia de buena calidad. Tiene un aro de un diámetro un poco grande para nosotros y un buen grosor. Está rematado con una pieza de aluminio que le da un toque deportivo y de cierto lujo que se agradece. Tiene amplia regulación en altura y profundidad. Los botones dispuestos en el volante están bien situados y no molestan en la maniobras.

A la izquierda del volante, en la parte baja del salpicadero tenemos el mando que conecta las luces de posición, cruce, carretera y la activación del sensor crepuscular que activa el encendido automático de las luces de cruce. También tenemos unos botones que conectan las luces antiniebla delantera y trasera así como el reostato que varía la intensidad de la luz del cuadro. Tengo que decir que la iluminación, que es en color ámbar habitual de Opel, es muy agradable. La iluminación de las pantallas es correcta. La iluminación del interior es correcta, con dos plafones de techo, uno delante y otro en la parte trasera. También tiene luz en los pies de las plazas delanteras.

El alumbrado exterior del vehículo es bueno. Esta versión dispone de luces de descarga de gas xenón para las luces de cruce y carretera, y halógenas para el resto de las funciones de alumbrado. Las luces de cruce dan una luz potente.

Prueba Antara interiores (24)

A la izquierda del volante, tenemos los botones que controlan el regulador de velocidad (sin limitador). A la derecha tenemos los botones que controlan el equipo de sonido. Detrás del volante, tenemos a la izquierda el mando que controla los indicadores de dirección y las ráfagas de luz de carretera y a la derecha el mando que controla el limpiaparabrisas y el sensor de lluvia. Ambos mandos tienen una buena colocación y un tacto sólido.

El sistema de audio es bastante completo, que cuenta con conectores USB y minijack para las fuentes auxiliares de sonido. El Bluetooth manos libres, que en la recepción y realización de llamadas funciona bien, tiene perfil de audio, que ha funcionado bastante bien, aunque a veces perdíamos el control del sistema sobre el teléfono y teníamos que controlar la música desde el teléfono. El sonido es limpio y potente, podemos elegir varias ecualizaciones. Tiene un gestor para iPod que funciona correctamente.

La pantalla del navegador está situada muy baja, tanto que nos obliga a retirar los ojos de la carretera para ver la información. No entendemos porque la pantalla del ordenador está situado en una cúpula, bien visible, y la pantalla del navegador esté situada en una zona tan baja. El navegador dispone de cartografía en 2D/3D. La interfaz gráfica es correcta y la resolución es buena. La voz que nos guía se oye demasiado artificial. Calcula la ruta con suficiente rapidez, la base de datos de puntos de interés es suficientemente extensa y no tiene base de datos de radares.

El climatizador solo puede seleccionar una temperatura para todo el habitáculo y me ha parecido bueno, rápido y sobre todo, silencioso. Es todo lo que podemos esperar de un buen climatizador. Una vez alcanzada la temperatura seleccionada no hace ruido para mantener la temperatura ni nos envía grandes chorros de aire para regular la temperatura. Poniéndolo en la función «auto» y seleccionando la temperatura nos olvidaremos de tocar ningún parámetro más.

El interior tiene huecos suficientes para los pasajeros de las plazas delanteras y no muchos para los ocupantes de las plazas traseras. A la izquierda del volante, debajo del mando de las luces, tenemos un hueco batiente con el fondo guarnecido. En la consola tenemos un hueco muy grande, con una tapa deslizante que está compartimentada para dos posavasos, que esconde un profundo hueco, que tiene las conexiones auxiliares. Detrás tenemos el reposabrazos que tiene una tapa que cubre un hueco generoso tapizado. En las puertas delanteras hay unas bolsas rígidas, no son muy profundas pero si son largas. La guantera tiene mucha capacidad para guardar la documentación, el chaleco de señalización y todavía queda espacio para más. Está iluminada y compartimentada para sujetar objetos y evitar que vayan dando golpes. No está guarnecida. Debajo del asiento del pasajero delantero tenemos un cajón.

Los pasajeros de las plazas traseras tienen un reposabrazos en el respaldo de la plaza central, con dos posavasos. En las puertas traseras, tiene unas bolsas de capacidad inferior a las de las puertas delanteras, casi testimoniales. Cuentan con unas redes en los respaldos de los asientos delanteros para guardar objetos.

El maletero ofrece una capacidad desde 477 hasta los 1577 litros con la segunda fila de asientos abatidos en proporción 60:40. La boca de carga es muy amplia y puede quedar algo alta para las personas de menor altura. El maletero cuenta con un tapizado de una calidad muy buena, en moqueta de pelo corto muy resistente. Tiene una bandeja desmontable, enrollable y flexible. Debajo del suelo tenemos la rueda de repuesto de uso temporal y las herramientas. El maletero cuenta con un molde con muchos compartimentos que podemos usar para guardar objetos, ganchos para bolsas, toma de 12v y argollas para enganchar una red elástica.

Una de las cosas que más me han gustado de este vehículo es su comportamiento dinámico en carretera. Con unos neumáticos Hankook Optima 415 de medidas 235/50R19, este vehículo de casi 2.000 kg sigue con bastante fidelidad la trayectoria. Los neumáticos que montaba, que son mixtos, nos han sorprendido, porque esperábamos un comportamiento peor que el que nos han demostrado. Es más, van mucho mejor en carretera que en el campo, donde el agarre en pistas de tierra es pobre. En ciudad es un vehículo que no ofrece mucha maniobrabilidad gracias al escaso radio de giro que tiene.

No es un vehículo muy largo, pero gira poco, lo que no facilita las maniobras de aparcamiento ni la circulación en ciudad por calles estrechas. Pero no es un coche de ciudad, es un devorador de kilómetros. Un vehículo que en su hábitat natural, las carreteras amplias, se muestra como un vehículo muy equilibrado. Es un vehículo bien asentado, con las inercias lógicas de su masa y sus dimensiones aunque bien sujetas como hemos comentado anteriormente, siempre mantiene bien la trazada, incluso dentro del limite de adherencia cierra las curvas con mucha eficacia, sin malos movimientos ni inercias descontroladas. Es el típico vehículo que llevado a una velocidad razonable, lo hace todo bien.

Las suspensiones realizan un buen trabajo en líneas generales, estando muy orientadas al confort de marcha tanto en carretera como fuera de ella, pero con la suficiente dureza para impedir los movimientos de cabeceo, en fases de frenado y aceleración, y movimientos de balanceo. Eso si, absorben perfectamente casi todas las dificultades que encuentres por la carretera. Para circular por caminos y afrontar rampas o incluso zonas más complicadas esta versión se no se desenvuelve más por los apósitos estéticos de la parte delantera que por la eficacia de su sistema de tracción, que tiene un control automático y funciona de forma correcta.

Hemos podido probarlo por caminos de tierra. La dirección tiene mucha asistencia, lo que no ayuda a que sea precisa ni comunicativa. Los frenos son buenos con una frenada potente, quizás un poco brusca al principio, pero que con poca práctica se puede dosificar perfectamente la frenada. En condiciones normales los frenos cumplen de sobra. En uso intensivo llegan a fatigarse perdiendo efectividad. Este vehículo también dispone de un sistema asistente de arranque en cuesta, que con el cambio automático no hace mucha falta, y un sistema de control de velocidad de descenso, que funciona muy bien, no dejando que el vehículo sobrepase los 10 km/h.

El motor 2.2 de 184 CV de distribución por cadena y 16 válvulas es un motor de unas sensaciones muy dignas, más voluntarioso que rápido, debido a la masa que tiene que mover y el desarrollo y configuración de la caja de cambios. Tiene un nivel sonoro muy bajo, es muy agradable en este sentido. Desde antes de 1.800 rpm responde perfectamente con una entrega de potencia muy lineal hasta aproximadamente las 4.500 rpm, el motor no estira mucho más y no merece demasiado la pena exprimirlo al máximo.

Su funcionamiento es suave y progresivo. También es un motor con mucho par disponible, lo que facilita el poder ir en marchas largas a bajos regímenes sin problemas. Asociado a este motor, se encuentra un cambio manual de seis velocidades. El consumo de carburante no es muy bajo en general. En ciclo mixto y llevado el coche con bastante alegría, el consumo siempre se situaba entre 9 y los 9,5 litros. Sin duda, unas cifras un poco más altas de los esperado teniendo en cuenta las dimensiones y la masa del vehículo.

Pero hemos realizado tramos de 150 km buscando el ahorro de combustible y hemos rondado los 7 litros de consumo mixto sin mucho esfuerzo. El sistema start&stop ayuda mucho al ahorro de combustible en ciudad. Es un sistema que funciona con bastante suavidad, raro de ver en un motor diesel que siempre son más rudos y bruscos a la hora de arrancar, aunque sea en caliente. Un buen trabajo por parte de Opel en este sentido.

El Antara es un coche que tiene una vertiente lúdica muy marcada, con la tracción 4×4 y el sistema FlexFix es un candidato para todos aquellos que les guste el deporte de la bicicleta y los deportes de montaña. Y para ese cometido es un vehículo ideal como pocos. Su otra vertiente es su carácter rutero y familiar. Espacio, calidad y mucho confort son sus rasgos más destacados. Uniendo estos dos caracteres tenemos un vehículo que hace de la polivalencia de uso su bandera. Y en este sentido no tiene rivales porque ofrece soluciones que no tiene la competencia.

Los hay más lujosos, más rápidos, más potentes y también mucho más caros. Sin embargo el Antara destaca en lo que no se ve. Todo lo que hace, lo hace bien. Está bien fabricado, tiene un equipamiento completo y es varios coches en uno. Tienes un Antara desde 20.944 euros. La versión de la prueba parte desde los 28.837 euros.

Ficha de características

MOTOR
Posición del motorDelantero
Número de cilindros4 en línea
Número de válvulas4
Cilindrada2.231 cc
Potencia máxima184 CV a 3.800 rpm
Par máximo400 Nm a 2.000 rpm
DistribuciónDoble árbol de levas
AlimentaciónInyección directa por conducto común, Turbo e intercooler
Caja de cambiosManual de 6 velocidades con tracción 4×4
CHASIS, MASAS Y DIMENSIONES
Suspensión delanteraTipo McPherson con barra estabilizadora
Suspensión traseraParalelogramo deformable con barra estabilizadora
Frenos delanterosDiscos ventilados de 296 mm
Frenos traserosDiscos ventilados de 303 mm
Neumáticos235/50 R19
Llantas7 x 19″
DirecciónDe cremallera y variable en función de la velocidad
Largo4.596 mm
Ancho1.850 mm
Alto1.761 mm
Capacidades para la circulación todo-terrenoCapacidad de vadeo: Hasta 450 mm
Angulo de ataque: 20º
Angulo de salida: 24º
Angulo de rampa: 18º
Altura libre al suelo: 176 mm
Peso en vacio1.750 kg a 1.936 kg
PMA2.183 kg a 2.505 kg
Carga máxima sobre el techo100 kg
Capacidad carga del maletero420 litros y 1.420 litros con el respaldo trasero abatido
Número de puertas5
Número de asientos5
Capacidad carburante65 litros
PRESTACIONES Y EMISIONES
Velocidad máxima200 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h9,6 segundos
Consumo urbano8,6 litros cada 100 km
Consumo extraurbano5,6 litros cada 100
Consumo medio6,6 litros cada 100 km
Emisiones de CO2175 g por km
Normativa de emisionesEuro 5
CarburanteGasoil

Galería exterior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157639409510064]

Galería interior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157639409571734]

Nuestros videos

Prueba: Opel Antara Excellence CDTI 184 CV 4×4

Categoría: 4x4PortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.