En las unidades del Toyota Prius, fabricadas en los años 2004 a 2009, hay una bomba de agua accionada eléctricamente que se encarga de la refrigeración del sistema híbrido. Cabe la posibilidad de que el bobinado del motor eléctrico instalado en dicha bomba pudiera haberse arañado durante el proceso de fabricación en el proveedor. Si fuera así, la parte de bobinado arañada podría oxidarse y llegar a romperse. Si esto sucediera, la bomba eléctrica podría pararse y se encenderían varios testigos de aviso en el salpicadero. En un caso extremo, de producirse un cortocircuito, se podría fundir un fusible y se detendría el sistema híbrido mientras el vehículo está en marcha, toda la potencia de propulsión transmitida a las ruedas, tanto por el sistema híbrido como por el motor de combustión, se interrumpiría.

Toyota ha comunicado que enviará una carta a todos los propietarios para que acudan a revisar sus vehículos a un servicio oficial.

Llamadas a revisión 2013: Chevrolet Cruze y Orlando

Categoría: Actualidad
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.