Se ha detectado que, en las unidades producidas entre mayo de 2006 y marzo de 2010, del BMW X5 4.8i equipado con el motor de gasolina N62T, se puede producir un accidente de tráfico debido a que desde la bomba de depresión del freno puede llegar aceite de motor a la tubería de depresión del freno y por consecuencia al servofreno. En casos aislados, el aceite de motor podría dañar la membrana y la servoasistencia se ve afectada. Para frenar el vehículo ante esta situación se requeriría aplicar mayor presión en el pedal de freno por parte del conductor

BMW Ibérica comunicará a los propietarios de los vehículos afectados la incidencia para que acudan a un taller a sustituir la tubería de depresión de los frenos y el servofreno y el circuito principal de freno, si fuera necesario.

Llamadas a revisión 2013: Chevrolet Cruze y Orlando

Categoría: Actualidad
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.