La marca australiana continuará teniendo presencia después del cese de producción.

Como parte de las acciones en curso para abordar con decisión la nueva estrategia de operaciones globales, General Motors ha anunciado la suspensión de la fabricación de vehículos y motores en Australia a finales de 2017.

«Estamos totalmente dedicados a fortalecer nuestras operaciones globales al mismo tiempo que satisfacer las necesidades de nuestros clientes», ha manifestado Dan Akerson, Presidente y CEO de GM. «La decisión de poner fin a la fabricación en Australia refleja la las influencias negativas de la industria del automóvil a las que se enfrenta en el país, incluyendo la fortaleza del dólar australiano, el alto coste de producción, el mercado interno pequeño y, podría decirse, que el mercado de automóviles más competitivo y fragmentado en el mundo».

Como resultado de las acciones de la compañía, aproximadamente 2.900 puestos de trabajo se verán afectados en los próximos cuatro años, incluidos los 1.600 de la planta de fabricación de vehículos de Elizabeth y, aproximadamente, 1.300 puestos de trabajo más de Holden.

A pesar del cese en la actividad productiva a finales de 2017, Holden seguirá teniendo una importante presencia en Australia gracias a un distribuidor nacional de ventas, un centro de distribución de piezas nacionales y un estudio de diseño global.

Mike Devereux, Presidente y Director General de Holden, ha señalado que «una importante prioridad durante los próximos cuatro años será asegurar la mejor transición posible para los trabajadores de Australia del Sur y Victoria. Esta ha sido una decisión difícil dada la larga y orgullosa historia de Holden en la fabricación de vehículos en Australia. Nos dedicaremos a trabajar con nuestros equipos, los sindicatos y las comunidades locales, junto con los gobiernos federal y estatal, para apoyar a nuestro pueblo».

La venta y el servicio de los vehículos de Holden no se verán afectados por este anuncio y continuarán a través de la extensa red de concesionarios de Holden en Australia y Nueva Zelanda. Igualmente, las condiciones de la garantía y la disponibilidad de piezas de repuesto se mantendrán sin cambios.

«GM mantiene su compromiso con la industria del automóvil en Australia y Nueva Zelanda. Reconocemos la necesidad de un cambio y entender el punto de vista del gobierno. En el futuro, nuestro modelo de negocio va a cambiar de manera significativa. Sin embargo, GM Holden seguirá siendo una parte integral de su comunidad tanto directamente como a través de nuestros distribuidores», dice Devereux.

Desde 2001, el dólar australiano ha pasado de 0,50 dólares americanos hasta un máximo de 1,10 dólares americanos. La industria automotriz de Australia está fuertemente abierta al comercio. La apreciación de la moneda solo significa que el pico del dólar australiano ha supuesto que las cosas en Australia sean un 65% más caras en comparación con la década anterior.

Con la decisión de interrumpir la fabricación de vehículos y de motores en Australia a finales de 2017, GM espera aumentar los beneficios antes de impuestos de 400 millones $  600 millones $ en el cuarto trimestre de 2013, con cargos de entre 300 millones $ y 500 millones $ por deterioro de activos, incluyendo propiedades, planta y equipo y aproximadamente 100 millones $  más para el pago en efectivo de los costes relacionados con las indemnizaciones los empleados. Se espera que los gastos adicionales que se incurran hasta 2017 sea para incrementar los futuros pagos de efectivo de indemnizaciones a empleados una vez que las negociaciones de las cantidades se completen con el sindicato de los empleados.

Nuestros videos

Holden dejará de fabricar coches en Australia en 2017

Categoría: Actualidad
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.