Acudimos a la presentación internacional de la segunda versión híbrida de la gama GS.

El nuevo Lexus GS 300h se convierte en la versión híbrida más económica de la nueva gama del modelo GS. Disponible desde 45.900 euros, probamos las versiones Hybrid Plus Luxury y F SPORT.

El nuevo Lexus GS 300h viene a completar la gama del modelo GS que se vende España. Disponible desde 45.900 euros (ver precios), es la versión híbrida más económica de la gama de este modelo, llegando en sustitución del GS 250 (ver prueba) y quedando como única opción de gama junto al GS 450h (ver prueba).

Lexus espera que esta versión GS 300h alcance más del 55% de todas las ventas de la gama GS y, especialmente, entre los clientes de flotas que representan una parte significativa de ese porcentaje.

El nuevo GS 300h está disponible en versiones Hybrid Eco, Hybrid, Hybrid Drive, Hybrid Plus y F SPORT y nosotros, en la presentación internacional a la que acudimos ayer, probamos los GS 300h F SPORT y GS 300h Hybrid Plus Luxury.

Equipado con el mismo sistema de propulsión que el nuevo IS 300h (ver prueba), disponible en el mercado desde el pasado verano, el motor de 224 CV le va perfecto al GS 300h. Tiene potencia suficiente para mover con mucha soltura la masa del GS en toda circunstancia. Da igual que estemos en autopista o en carretera de montaña, es un coche que va bien en cualquier carretera.

Es tremendamente confortable aún con el modo «Sport +» activado, que sujeta más al coche y lo hace más duro de compresión. En carretera de montaña, que es donde podemos sacar el jugo a las posibilidades del GS 300h F SPORT, se muestra siempre muy seguro y bien asentado en sus enormes neumáticos Dunlop SP Sport Maxx. Son estos neumáticos del tipo que hacen que un coche se comporte mucho mejor de lo esperado, porque dan un agarre tan bueno que el GS 300h nos ha parecido que tenía un comportamiento impecable. El GS es un tracción trasera, pero con estos neumáticos es casi imposible hacer deslizar el eje trasero y eso que nos encontramos con un buen número de placas de hielo. Pero aún buscando la pérdida de tracción, esta no ha aparecido de forma brusca en ningún momento.

Lo más peculiar del sistema de propulsión híbrido está en el cambio, que está basado en un CVT aunque no sea un cambio CVT en el significado estricto de las siglas. Está bien configurado y, aunque a veces hace que el motor gire como loco cada vez que aceleramos con algo de decisión, lo hace de forma suave. Sin acelerones, es perfecto y agradable de usar.

Las dos unidades que hemos tenían un equipamiento apabullante, con prácticamente todo lo que alguien puede poner en un GS. El mejor, sin duda, ha sido la versión Luxury, con unos acabados en madera en salpicadero y volante digno de un maestro ebanista. Cuero de tacto impresionante y muy lujoso, asientos de reglajes infinitos para buscar la máxima comodidad, acabados perfectos por todas partes con tejidos y plásticos de muchísima calidad.

Esto es un Lexus GS, un coche de una calidad intachable que ahora se hace más accesible, y que pronto probaremos más a fondo.

Contacto: Lexus GS 300h

Categoría: Berlina grandeHíbridoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.