Más presencia de Opel a costa de Chevrolet.

General Motors desvela sus planes de futuro que comenzarán en 2016, dando más importancia a Opel y quitando a Chevrolet del mercado europeo, donde entrará Cadillac.

La gran beneficiada en los planes de futuro de General Motors será Opel y su filial británica Vauxhall. Ambas recibirán más atención por parte del gigante automovilístico americano, que impulsará las gamas de estas dos marcas con el objetivo de recuperar terreno en las ventas pese a la situación económica que se vive en Europa.

Precisamente ese es el motivo de la salida de Chevrolet que, con una gama similar a la de Opel, no conseguía equiparar su volumen de ventas al de otras marcas generalistas. Sin embargo, no es una salida completa del mercado europeo, ya que GM ha comunicado que en Europa se seguirán vendiendo modelos de Chevrolet, pero solo los más icónicos como son el Camaro o el Corvette, mientras que en mercados como Rusia sí seguirá teniendo una amplia presencia.

Esta nueva estrategia mejorará a Opel y Vauxhall y reducirá la complejidad de los mercados asociados teniendo a Opel y Chevrolet en Europa Occidental y Oriental. En Rusia y en la CEI (Comunidad de Estados Independientes), las marcas están claramente definidas y, como resultado, son más competitivos en sus respectivos segmentos.

Además, afectará directamente a las fábricas que General Motors tiene en Corea del Sur, país encargado de producir la gama europea de Chevrolet, por lo que desde Detroit ya están buscando nuevas fórmulas para estas fábricas. Cabe señalar que, aunque la marca abandone Europa Occidental, no significa que los compradores que adquieran un Chevrolet hasta finales de 2015 no estén amparados, ya que seguirán manteniendo los servicios de garantía así como de repuestos oficiales.

Por ello, Chevrolet trabajará en estrecha colaboración con su red de distribuidores en Europa Occidental y Oriental para definir los futuros pasos asegurando, al mismo tiempo, que puede cumplir las obligaciones con los clientes existentes en los próximos años.

Por otro lado, desde General Motors quieren fortalecer la presencia de Cadillac en Europa, por lo que en los próximos tres años extenderán una red de distribución de esta marca por todo el continente europeo llegando así una nueva alternativa en los vehículos de lujo, ya que se prepara para numerosas introducciones de productos.

El cese de venta de Chevrolet en Europa supondrá un coste económico a General Motors de entre 700 y 1.000 millones de dólares en forma de indemnizaciones y de reestructuración de la red comercial, así como de la compra de los vehículos presentes en los diversos concesionarios de Europa. A ello hay que sumar los 300 millones de dólares que General Motors tiene previsto invertir para impulsar las ventas de Opel y Vauxhall, pero tanto el gasto como la inversión supondrán impactos positivos y negativos en las cuentas de la marca, principalmente en el cuarto trimestre de 2013 y continuando hasta el primer semestre de 2014.

GM presenta su nueva estrategia para Europa

Categoría: Actualidad
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.