El modelo «con carácter alemán y espíritu francés» como fue definido, no ha tenido el éxito esperado.

Avanzamos nuevas informaciones del futuro Citroën C5, que ya se está trabajando en sus sustituto y podría contar con una variante «Cactus» más económica.

El pasado mayo, tras unos meses de rumores sobre la tercera generación del Citroën C5, avanzamos detalles del futuro modelo que ha permanecido «congelado» durante meses y, ahora, ya sabemos algo más que adelantamos a continuación:

Aunque el relevo del proyecto del futuro C5 mantiene su código interno asignado X8, no es descartable que sea cambiado, ya que la marca prepara otro modelo más para el segmento D, como complemento y con la nueva denominación Cactus, que se extendería de la gama C4 a la C5, aunque es algo que está en el aire, pero es una opción que va ganando peso.

A pesar de que estaba previsto que la tercera generación del C5 entrara en producción a comienzos de otoño 2012, el fabricante lo retrasó seis meses más y, posteriormente, volvió a retrasarlo, pero esta vez ya marcando un horizonte temporal límite para que llegara al mercado a finales de 2015 o principios de 2016, como muy pronto.

En numerosas ocasiones, se vino hablando de un posible cambio de plataforma, dejando de lado la actual PF3 para usar la Epsilon II del Opel Insignia, como fruto de la reciente alianza firmada entre GM y PSA, pero nuestras fuentes nos confirmaron que Citroën no usará una plataforma de origen alemán para su nuevo modelo, debido al retraso de al menos 24 meses que supondría el cambio, de los informes de los ingenieros que descartaban esta opción al no poder adaptar la suspensión hidráulica y el sistema de propulsión HYbrid4 del DS53008 HYbrid4 y 508 RXH, a la vez que perdería la esencia verdadera de la marca y sería el retorno a un «crossbadging», algo que el fabricante quiere evitar a toda costa.

Citroën también ha descartado reemplazar al C5 y C6 con un solo modelo para los segmentos D y E, cuyo nombre comercial previsto era «DS7», la misma estrategia seguida con el Peugeot 508. Hace justo un año, Citroën pretendía con esta estrategia reducir la gama de modelos, reducir los costes de desarrollo de dos modelos y el riesgo de ver mermadas las ventas de uno en favor del otro, pero ahora ya sabe que el C6 se traslada a la gama DS, con lo que el C5 queda libre de peligros de «canibalización».

Y, el hecho de que podría adoptar la denominación «Cactus» significaría que se convertiría en un modelo posicionado como una alternativa más económica al 508, que seguiría siendo un rival a batir en la propia casa, así como con la segunda generación del Opel Insignia y, a ello se suma, que el fabricante de los dos chevrones pretende adentrarse más en el segmento premium.

En resumidas cuentas, que el C5 III tiene un sustituto previsto bajo el nombre en clave de X8, que podría adoptar la denominación «Cactus» y que mantendrá una plataforma de origen francés, con nuevos propulsores y nuevas cajas de cambios.

Informaciones de Revistadelmotor.es

Citroën trabaja en el relevo del C5

Categoría: ActualidadPortada
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.