Menos de 1 l/100km de consumo.

El coche de serie más eficiente del mundo, con  un consumo de solo 0,9 l/100 km y una autonomía en modo eléctrico de 50 kilómetros, disponible desde 111.000 euros.

El Prof. Dr. Ferdinand Piëch, hoy Presidente del Consejo de Vigilancia de Volkswagen AG, formuló el objetivo visionario de llevar al mercado un coche de producción que fuera práctico en el uso diario con un consumo de combustible de un litro por cada 100 km.

De ahí, nació el Volkswagen L1 que se estrenó en 2002 y que se retomó en 2009 con el segundo L1. Dos años después, en 2011, llegó la tercera evolución del proyecto y el primer concept-car del XL1. Ahora ya sabemos el precio de este sueño en su versión definitiva.

Cazado en plenos test de desarrollo y con su producción ya asignada a la planta de Osnabrück, el Volkswagen XL1 destaca por su singular diseño marcado claramente por la aerodinámica, una premisa fundamental para buscar y lograr la mayor eficiencia posible, que mide 3.888 mm de longitud, 1.665 mm de ancho y 1.153 mm de alto, más pequeño que un Polo que mide 3.970 mm de longitud, 1.682 mm de anchura, pero es significativamente más alto con 1.462 mm y es más bajo que el Porsche Boxster, cuya altura es de 1.282 mm.

Además, hay que añadirle un peso en vacío de 795 kg, tan reducido debido a los materiales que Volkswagen emplea en su construcción. El chasis monocasco y los paneles de la carrocería, puertas incluidas, están fabricados en fibra de carbono (CFRP) reforzada con plástico, con lo que se obtiene un conjunto ligero y más resistente que si fuese solo de fibra de carbono. Los cristales son de vidrio fino reforzado.

Los 795 kilogramos del conjunto se dividen en 227 kg del sistema motriz, 153 kg del chasis, 80 kg del equipamiento, 105 kg de la electrónica y 230 kg pertenecientes a la carrocería y el resto de elementos del exterior.

Pero si por algo destaca el Volkswagen XL1 es por su reducido consumo de combustible, ya que equipa un sistema motriz formado por un motor diésel TDI de dos cilindros y 0.8 l de cubicaje que desarrolla una potencia máxima de 48 CV (35 kW) y un motor eléctrico enchufable de 27 CV (20 kW) de potencia, todo acoplado a una caja de cambios DSG de 7 velocidades, que la transfiere a las ruedas traseras.

El XL1 es un híbrido enchufable o “Plug-In Hybrid”, que necesita de una batería de ion de litio para poder mover el coche en modo eléctrico durante un máximo de 50 km. Una vez se ha agotado la energía eléctrica almacenada en la batería, lo podemos cargar a través de una conexión doméstica o utilizando el modo de regeneración de energía de frenado, donde el motor eléctrico hará la función de generador eléctrico.

En modo eléctrico, a una velocidad constante de 100 km/h, el XL1 desarrolla una potencia de 8,4 CV (6,2 kW) requiriendo de menos de 0,1 kWh para cubrir una distancia de un kilómetro.

En el modo de conducción híbrido, la velocidad máxima del Volkswagen XL1 es de 160 km/h, limitada electrónicamente, mientras que su aceleración de 0 a 100 km/h es de 12,7 segundos, con un consumo medio homologado de 0,9 l/100 km y unas emisiones de CO2 de tan solo 21 gr/km.

El Volkswagen XL1 equipa un eje delantero de doble brazo oscilante transversal y un eje trasero con brazos oscilantes inclinados.

En términos de habitabilidad, la versión de producción final del Volkswagen XL1 es un biplaza, con ambos asientos paralelos pero algo más retrasado el del acompañante, frente a las disposiciones en tándem de los prototipos conceptuales, todo un logro de la ingeniería. Por lo demás, nos encontramos ante un vehículo al que no le falta equipamiento.

El Volkswagen XL1 es uno de los coches más exclusivos del mercado, no sólo por su precio, sino porque será ofrecido solo bajo leasing.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157632818101571]

El Volkswagen XL1, a partir de 111.000 euros

Categoría: CompactoHíbrido Plug-inNovedadesPortadaSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.