Mazda3 Sedán 2013

El chasis y la carrocería SKYACTIV se han adaptado al segmento C y aportan al Mazda3 una combinación única de aerodinámica, seguridad y baja rumorosidad que, como consecuencia ofrece un comportamiento más lineal y control preciso, confort de marcha más refinado, interior notablemente silencioso y excelente consumo de combustible.

El chasis SKYACTIV responde con mayor precisión que nunca a las órdenes del conductor. La dirección es neutra y precisa en las curvas, con inclinaciones y balanceos predecibles y suaves, la respuesta lineal resulta armoniosa y equilibrada, y minimiza la necesidad de hacer correcciones con el volante. El perfecto equilibrio de la suspensión redunda en agilidad y estabilidad a alta velocidad y, aunque la suspensión es más ligera, también resulta más rígida, ya que se ha mejorado la geometría y los amortiguadores para absorber mejor las irregularidades de la carretera sin afectar al comportamiento.

El sistema de dirección asistida eléctrica se ha revisado para mejorar la eficacia, contando ahora con una menor desmultiplicación para incrementar la agilidad y reducir el esfuerzo por parte del conductor y ofreciendo mejoras en la respuesta y el control de los frenos, obtenidas gracias a la revisión del servofreno, la reducción de la holgura del pedal y el empleo de pistones más pequeños, siendo especialmente eficaz en firmes húmedos, en combinación con los nuevos neumáticos de alta adherencia.

La tecnología de carrocería SKYACTIV-Body es más resistente que la del modelo actual, a pesar de ser más ligera, ya que está compuesta en un 60% por aceros de alta resistencia y de resistencia ultra alta, logrando un aumento de la rigidez torsional en un 31% (5 puertas) y en un 28% (SportSedán).

En caso de accidente, la estructura de la carrocería absorbe y dispersa la energía de colisión hacia el exterior del habitáculo, mediante un diseño de dispersión de la carga en distintas direcciones a lo largo de estructuras rectas y continuas. La seguridad en caso de impacto es excelente.

Además, ambos modelos ofrecen uno de los interiores más silenciosos de su clase gracias a nuevos materiales ligeros que absorben el ruido y bloquean las vías de propagación del sonido hacia el interior del habitáculo.

A ello también contribuyen los coeficientes aerodinámicos más bajos del segmento (Cx 0,258 para el SportSedan y Cx 0,275 para el 5 puertas), gracias a que se ha añadido una parrilla de aire activa que mantiene cerrada la calandra delantera inferior siempre que sea posible, se ha optimizado el flujo de aire bajo el vehículo mediante el empleo de un nuevo carenado inferior y deflectores en los neumáticos, al uso de spoilers especiales que suprimen las turbulencias y a mejoras en la reducción del ruido y las vibraciones mediante la adopción de cadenas cinemáticas más rígidas, amortiguadores más suaves y sistemas más avanzados de inyección y escape del motor.

En seguridad, para proteger tanto a los ocupantes del vehículo como a los peatones, Mazda ha equipado el nuevo Mazda3 con un equipamiento de avanzadas tecnologías de seguridad activa e innovadores elementos de seguridad pasiva. Se espera conseguir las máximas calificaciones en las pruebas Euro NCAP y similares en todo el mundo.

En seguridad activa, puede contar con el Aviso de obstrucción delantera (FOW), efectúa un seguimiento del vehículo precedente cuando se viaja a velocidades entre 15 y 200 km/h, y emite señales de alerta visual y sonora si el nuevo Mazda3 se aproxima demasiado a dicho vehículo; la Frenada de emergencia (SBS), que precarga los frenos en caso de que el Aviso de obstrucción emita una alerta, e incluso frena automáticamente si determina que nuestro vehículo va a alcanzar al precedente de forma inminente; el Sistema de asistencia a la frenada en ciudad (SCBS), un sistema de frenado de emergencia que complementa al SBS a velocidades entre 4 y 30 km/h, específico para la conducción urbana.

También, el Control de crucero adaptativo (MRCC), que ajusta la aceleración y aplica presión a los frenos para mantener una distancia segura con respecto al vehículo que circula por delante, a velocidades de hasta 200 km/h; el Asistente de cambio de carril (RVM), que avisa de los vehículos que se aproximan por detrás, por los carriles contiguos y por los ángulos muertos; el Sistema de alerta de cambio involuntario de carril (LDWS), que monitoriza las líneas de los carriles a partir de 65 km/h y avisa al conductor cuando cambia involuntariamente de carril; el Sistema de asistencia para el reconocimiento de distancia (DRSS), que se encarga de calcular la distancia a la que se encuentra el vehículo precedente y el tiempo hasta un alcance. Funciona a velocidades de entre 30 y 200 km/h.

La Señal de parada de emergencia (ESS), que acciona con rapidez las luces de emergencia para avisar a los demás conductores en caso de frenada brusca. Funciona a partir de 50 km/h. El Sistema de control de luces de largo alcance (HBC) cambia automáticamente entre luces cortas y largas para no deslumbrar a los demás conductores y que se puede completar con el Sistema de iluminación frontal adaptativa (AFS), que hace girar los faros para iluminar mejor las curvas.

También, el Asistente de arranque en pendiente (HLA), que controla la presión de los frenos y ayuda a evitar que el vehículo caiga hacia atrás al arrancar en cuesta.

El equipamiento de serie incluye ABS con EBD (Distribución electrónica de la fuerza de frenado), Asistencia a la frenada (EBA), DSC (Control de estabilidad) y TCS (Control de tracción). Y todos los sistemas mencionados están disponibles en función del nivel de equipamiento.

En seguridad pasiva, no solo la carrocería SKYACTIV es más segura desde todos los puntos de vista, gracias a sus materiales más resistentes, sus elementos más rectos continuos y sus uniones reforzadas, sino que también cuenta con zonas de deformación delantera más grandes que ayudan a absorber energía, canalizando por los laterales, lejos del habitáculo, y dispersando la carga en distintas direcciones.

Los estribos laterales se han reforzado para evitar que las ruedas delanteras invadan el habitáculo en caso de pequeños impactos frontales.

El habitáculo consiste en una sólida estructura de jaula que también contribuye a canalizar la energía y aporta una adecuada protección en caso de impacto lateral. La estructura mejorada del bastidor trasero y el paragolpes reforzado absorben mejor los impactos. Se han rediseñado los guarnecidos y otros elementos del interior para reducir el riesgo de que los ocupantes sufran lesiones, se ha mejorado la estructura de los asientos, los respaldos y los reposacabezas, los componentes de la banqueta trasera se han reforzado para evitar que la carga del maletero invada el habitáculo y cuenta, de serie en todos los niveles de equipamiento, con airbags frontales, laterales y de cortina, y cinturones de seguridad delanteros con pretensores y limitadores de carga, así como el capó y paragolpes delantero diseñados para proteger mejor la cabeza y las piernas de los peatones.

Los nuevos Mazda3 5 puertas y SportSedán, ya a la venta

Categoría: Berlina mediaCompactoNovedadesPortadaSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.