Monta un motor V8 4.0 TFSI combinado con un motor eléctrico, con una potencia total de 700 CV.

El superdeportivo Sport Quattro Concept, que se exhibirá en el Salón de Frankfurt el próximo mes de septiembre, tendrá como objetivo revivir el espíritu del Quattro Sport Rally que se lanzó en 1984.

Desde el debut del “Ur-quattro” en 1980,  que hizo su debut en el Salón de Frankfurt (IAA) en 1983, fue diseñado como un modelo de homologación para el Campeonato Mundial de Rallys. Con 306 CV fue el auténtico superdeportivo de su época. La versión de competición escribió la historia de los Rallys. Walter Röhrl lo condujo a una convincente victoria en la subida al Pikes Peak en 1987, en Colorado, EE.UU.

Con el Audi Sport quattro concept, la marca recupera ideas que se vieron por primera vez en el estudio de diseño Audi quattro concept hace tres años. El nuevo Sport quattro concept combina el ADN del “Ur-quattro” con una carrocería asentada sobre unas llantas de 21″. Con una distancia entre ejes de 2.784 mm, la longitud alcanza los 4.602 mm, mientras que la anchura es de 1.964 mm. La altura se queda en 1.386 mm.

En los grupos ópticos, las luces diurnas conviven junto con los faros matrix LED. Los faros prescinden de una carcasa propiamente dicha, quedando expuestos los disipadores de calor de los LEDs, mientras que la carcasa de las luces traseras se reduce al mínimo. El frontal se caracteriza por la parrilla Singleframe hexagonal, con una carcasa esculpida en forma de panal. Su parte inferior es prácticamente vertical, mientras que la parte superior sigue la línea del capó. El spoiler en el borde inferior de la luneta trasera subraya la anchura. Otro elemento distintivo en esta zona es el difusor realizado en CFRP, que se prolonga hacia arriba, con diseño tipo panal, mientras que en la parte inferior se alojan dos grandes salidas de escape de forma ovalada.

Alojados en un revestimiento de material CFRP acabado en negro, los grupos ópticos traseros son rectangulares, como en los Audi quattro. A velocidades elevadas un alerón situado en la zona trasera por encima de los grupos ópticos emerge automáticamente. El maletero, reforzado por una sólida viga por debajo de la bandeja trasera, tiene una capacidad de 300 litros.

Los umbrales de las puertas están realizados en CFRP, y las manetas ocultas para la apertura de las puertas emergen automáticamente al acercar la mano. Los cuatro aros están presentes en el frontal, en la parte posterior, en las salidas de aire por detrás de las ruedas delanteras y en los montantes C. Las llantas, con diseño de cinco radios dobles, cuentan con una única tuerca central.

En el habitáculo se combinan paneles de acero de ultra alta resistencia y elementos estructurales en fundición de aluminio. También son de aluminio las puertas y los paragolpes, mientras que el techo, el capó y el portón trasero se han realizado en material plástico reforzado con fibra de carbono.

El puesto de conducción es gris oscuro y está centrado en el conductor. Tras el volante, el cuadro digital de la instrumentación y la información proyectada en la pantalla head-up display quedan en el campo directo de visión. Una línea que recorre el salpicadero por debajo del parabrisas rodea al conductor y al pasajero, integra todas las funciones ergonómicas, como los tiradores para la apertura de las puertas.

Los asientos delanteros deportivos son de tipo bacquet con respaldos plegables y reposacabezas integrados y dispone de asientos traseros completos que ofrecen espacio para cuatro ocupantes. El mecanismo de plegado de los respaldos de los asientos delanteros proporciona acceso a las plazas traseras, en las que una viga transversal de refuerzo por detrás de los asientos proporciona rigidez adicional. El volante deportivo multifunción supone un anticipo del diseño que utilizarán los futuros deportivos de producción de Audi.

Toda la información importante se visualiza en el cuadro de instrumentos totalmente digital. Desde el volante deportivo multifunción se puede cambiar entre varias pantallas virtuales en 3D para la instrumentación. Entre las distintas posibilidades de elección se incluyen un modo “Race” con el velocímetro en posición central, información sobre el circuito y un cronómetro. O el modo “Setup”, con información detallada sobre numerosos circuitos. Además, la rueda táctil del característico mando de control Audi MMI hace que el manejo y la introducción de información sea muy fácil.

La unidad de control del aire acondicionado está integrada directamente en las salidas de ventilación y dispone de un único elemento desde el que se controlan la temperatura, el flujo y la intensidad del aire. La pantalla en las salidas de ventilación muestra información importante, referida al sistema multimedia o a los propios ajustes del aire acondicionado.

La suspensión delantera cuenta con cinco brazos de control por rueda, mientras que en la suspensión trasera se utiliza la configuración multibrazo típica en Audi, con un ajuste específico de los muelles y los amortiguadores. La dirección dinámica varía su desmultiplicación en función de la velocidad, y el frenado está garantizado por unos discos cerámicos reforzados con fibra de carbono de gran tamaño con unos neumáticos de 285/30 R21.

El sistema de propulsión es un sistema híbrido enchufable. La potencia total de sistema alcanza los 700 CV (515 kW), con un par máximo de 800 Nm. La potencia se transmite a las cuatro ruedas a través de un cambio tiptronic modificado y del sistema de tracción quattro, equipado con un diferencial deportivo en el eje trasero. De acuerdo con la normativa aplicable, el consumo medio de este concept-car es de 2,5 l/100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de 59 gr/km.

El motor de combustión es un V8 TFSI de 4.0 litros de cilindrada con doble turbocompresor, que rinde una potencia de 560 CV (412 kW) y 700 Nm de par motor. Equipado con el sistema de desconexión selectiva de cilindros «Audi cylinder on demand», así como con un sistema start-stop de arranque y parada automática del motor en detenciones.

El motor eléctrico tiene forma de disco, y está situado entre el motor 4.0 TFSI y la transmisión. Rinde una potencia de 150 CV (110 kW) y un par motor máximo de 400 Nm, y está alimentado por la energía procedente de unas baterías de iones de litio refrigeradas por líquido con una capacidad de 14,1 kWh, que se ubican en la parte posterior del vehículo. La carga se realiza a través de un módulo Audi wall box que utiliza un sistema de gestión inteligente de la recarga para asegurar el suministro óptimo de energía a las baterías. Tiene una autonomía en modo eléctrico de hasta 50 kilómetros.

En modo EV, un acelerador activo informa al conductor cuando se produce la transición al modo de conducción híbrido, en el que se utilizan los datos ambientales y de la ruta para gestionar de forma óptima la entrada en funcionamiento del motor de combustión y del motor eléctrico, de cara a conseguir el menor consumo posible. Si el sistema de navegación está activado, la ruta al destino seleccionado también se calcula teniendo en cuenta la eficiencia.

En el modo deportivo, la estrategia de operación ajusta el sistema de propulsión híbrido para conseguir la máxima potencia y rendimiento. La función “boost” se sirve del empuje del motor eléctrico como ayuda al motor de combustión en todas las situaciones de conducción, y el sistema de gestión de la energía se asegura de que la batería siempre tenga suficiente carga. Cuando el motor V8 y el motor eléctrico trabajan conjuntamente, el Audi Sport quattro concept acelera de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, un registro similar al que conseguían los potentes Audi de Rallys. Su velocidad máxima es de 305 km/h.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157635075667398]

Nuestros videos

Audi Sport quattro concept

Categoría: DeportivoHíbrido Plug-inPortadaSalones del AutomovilSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.