El innovador proyecto de investigación se enmarca en el «Eden Project».

El fabricante británico comienza a desplegar el Eden Project en Cornwall, como parte de las investigaciones de Land Rover en la electrificación de los vehículos todo terreno.

El primer Defender Electric ha comenzado a trabajar en el Proyecto Eden cerca de St. Austell, en Cornwall, en un juicio real inaugural de sus capacidades. Presentado en el Salón de Ginebra de este año, el Land Rover Defender eléctrico es un proyecto de investigación pionero en la electrificación de un vehículo todo terreno.

El proyecto forma parte de los objetivos de sostenibilidad global de Land Rover, que han incluido el paso a plataformas de aluminio como en los nuevos Range Rover y Range Rover Sport, así como los próximos híbridos de Range Rover. El innovador 4×4 es un laboratorio rodante para desarrollar nuevas ideas e investigar la electrificación en el ambiente del mundo real. Una flota de seis vehículos se utilizarán con organizaciones para evaluar su rendimiento.

Basado en un Defender 110 Pick Up, el prototipo eléctrico tiene que remolcar un tren de carretera dividido en cuatro remolques y con hasta 60 pasajeros a bordo, con un peso total de 12 toneladas sobre una carretera con una pendiente de un 6%. El vehículo ha sido diseñado para cumplir con esta misión siendo recargado solo una vez al día y durante la noche con un coste aproximado de £ 2.00.

Como cualquier otro Defender, tiene todas las cualidades y prestaciones que se han asociado con la marca Land Rover durante los últimos 65 años, con plena capacidad todoterreno, tracción 4WD permanente y una velocidad máxima de 115 km/h. Sin embargo, ha sido rediseñado para probar las últimas tecnologías sostenibles. El control de descenso del vehículo está relacionado con una función de frenado regenerativo y hasta el 80% de la energía cinética del vehículo se puede recuperar. Durante cada viaje cuesta abajo en el «Eden Project», se logran hasta 30kW para alimentar de nuevo las baterías. El aclamado sistema Terrain Response de Land Rover se ha adaptado para la propulsión eléctrica, ofreciendo una autonomía máxima de 80 km con una reserva de otros 20 km más.

El resultado es un vehículo de cero emisiones como ningún otro, capaz de ser usado durante ocho horas a baja velocidad y que se tarda 10 horas en cargar las avanzadas baterías de iones de litio completamente. Gracias a la tecnología de carga rápida, se puede cargar un 80% de las baterías en sólo cuatro horas.

Jeremy Greenwood, ingeniero principal del proyecto del Defender eléctrico, ha señalado que «el Defender eléctrico es el coche ideal para la sensible ecología del «Eden Project». Además, la naturaleza repetitiva del trabajo proporcionará datos excelentes para futuros vehículos eléctricos. El coche ha sido modificado para que ahora incluya una segunda batería», explica Jeremy. «Eso permitirá que funcione no solo un día completo en el «Eden Project», sino que también mejorará la distribución del peso y la estabilidad».

Nuestros videos

Land Rover trabaja sobre el Defender eléctrico

Categoría: 4x4ActualidadEléctricoPortadaTodo Terreno
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.