Segunda versión híbrida del nuevo buque insignia equipada con un sistema enchufable.

Debutará en el Salón del Automóvil de Frankfurt y se convertirá en la tercera berlina de representación más eficiente del segmento, provista de un sistema de propulsión híbrida enchufable.

Se filtró desde el registro de patentes americano a principios del pasado mes de junio y, ahora rodando totalmente al descubierto, el nuevo Mercedes-Benz S 500 Plug-in Hybrid ultima su puesta a punto para su presentación en septiembre, en el Salón del Automóvil de Frankfurt.

El nuevo Mercedes-Benz S 500 Plug-in Hybrid será la versión más eficiente del nuevo buque insignia de la marca alemana y una de las berlinas más limpias del segmento de lujo, junto al Lexus LS 600h y el Porsche Panamera S E-Hybrid y completando la gama con los ya disponibles S 300 BlueTec HYBRID y el S 400 HYBRID.

Las imágenes del registro de patentes, en comparación con el prototipo cazado por los fotógrafos, muestra diferencias en el diseño, que pueden obedecer a meras opciones de equipamiento o una intención de la marca por despistar, como es el caso de las lamas dobles horizontales de la parrilla con el interior hueco o la forma de las salidas de escape, aunque sin duda es la pequeña tapa que hay bajo el piloto trasero derecho, el elemento que coincide en las imágenes del prototipo y del registro de patentes y que confirma que se trata de esta versión S 500 Plug-in Hybrid, un detalle que durante el desarrollo del modelo, Mercedes-Benz anunció como una posibilidad de incluir una versión de estas características en el nuevo Clase S.

Su denominación comercial puede llevar a engaño, puesto que «S 500» corresponde a un motor de ocho cilindros en V, pero, en realidad, esta versión monta un bloque de seis cilindros en V y 3.5 litros de cilindrada, de gasolina, que produce una potencia máxima de 330 CV y 480 Nm de par motor combinado con un motor eléctrico, que se alimenta de una batería de ion litio con una capacidad continua de 8,7kWh.

Por ahora, se desconoce la potencia conjunta, pero el motor eléctrico podrá mover por sí solo el eje delantero y con el que se podrá recorrer una distancia máxima de 30 km con una velocidad máxima limitada a 120 km/h. Como siempre en este tipo de vehículos, la autonomía variará de las condiciones de la carretera y del estilo de conducción. En modo combinado, Mercedes-Benz ya ha adelantado que el consumo medio, en ciclo combinado NEDC, será de 3 l/100 km y las emisiones de CO2 inferiores a 75 gr/km, unos valores a los que podría contribuir la nueva transmisión automática 9G-TRONIC en sustitución de la actual 7G-TRONIC.

Como se puede apreciar en las imágenes de la parte trasera, a diferencia de otros modelos del mercado, la toma de conexión a la red eléctrica se ha alojado en el paragolpes trasero, justo por debajo del piloto trasero derecho. La misma aloja una conexión Mennekes AC/DC Type 2, que permitirá cargar la batería de ion litio, ubicada en el maletero y por detrás de los asientos traseros, en solo 4 horas para conseguir una carga total con corriente trifásica de 400V o en apenas 22 minutos para lograr el 80% de la carga.

La batería también podrá cargarse con el nuevo estándar mundial SAE J1772-1, recientemente aprobado.

Mercedes-Benz ha señalado que la posición de la toma de conexión a la red eléctrica obedece a meros motivos de seguridad.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157634054366814]

Cazado el nuevo Mercedes-Benz S 500 Plug-in Hybrid

Categoría: Berlina LujoFotos espíaHíbrido Plug-inPortadaSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.