La guinda del pastel.

Probamos el nuevo Subaru Outback, que cuenta con mejoras en la calidad de conducción y del confort, incorporando una caja de cambios Lineartronic junto al motor boxer diésel de 150 CV.

El Subaru Outback es un vehículo con mucha historia. Fue nada menos que el precursor de los vehículos crossover. Su primera generación, nacida en 1995, recibió grandes elogios en todo el mundo, por la combinación entre la habitabilidad, confort de marcha y una capacidad de conducción de SUV, gracias al uso del sistema de tracción total simétrica Symmetrical AWD que siempre ha caracterizado a Subaru. En esta cuarta generación, que fue lanzada en 2009 y mejorada en 2013 en confort, fiabilidad y respeto por el medio ambiente.

El nuevo Outback mide 4.790 mm de largo, 1.820 mm de ancho, 1.605 mm de alto y tiene una batalla de 2.745 mm. Pesa entre 1.533 kg y 1.624 kg dependiendo de la versión, un peso realmente bueno para sus dimensiones. El Outback alcanza la máxima calificación de 5 estrellas en EuroNCAP, gracias a su amplio equipamiento de seguridad en el que no faltan ESP, ABS, EBD, BAS, y TCS. En materia de seguridad pasiva, cuenta con 6 airbags y reposacabezas activos.

La principal mejora del nuevo Outback es la presentación de la primera transmisión automática acoplada a un motor bóxer diésel. La caja CVT (Transmisión Variable Continua) “Lineartronic” de Subaru está disponible, por primera vez, con este motor. Era algo que, al Outback, le hacía mucha falta, sin duda.

El sistema Lineartronic suaviza el funcionamiento de la transmisión variable. LA tendencia de este tipo de cajas es el presentar un resbalamiento que a veces puede ser molesto, pero en Subaru han conseguido dar un tacto muy satisfactorio a la caja Lineartronic. Además, su respuesta ha mejorado. Al presionar el acelerador con fuerza, el sistema cambia a un escalonamiento de la transmisión utilizando relaciones de cambio fijas para obtener una aceleración similar al del resto de cambios automáticos. El resultado es que la caja Lineartronic cambia con bastante rapidez y con mucha suavidad. También tenemos la posibilidad de cambiar manualmente gracias a las levas situadas tras el volante.

El motor que mueve al Outback es motor 2.0 DOHC diésel y turbo de 4 cilindros opuestos, lo que Subaru llama “bóxer”. Este motor ofrece 150 CV a 3.600 rpm y 350 Nm de par motor entre 1.600 y 2.400 rpm. Prestaciones suficientes para mover con soltura los 1.700 kg que pesa el conjunto. Este motor cumple con la normativa Euro 5 y dispone de filtro de partículas DPF que contribuye a reducir las emisiones de los gases de escape y los óxidos de nitrógeno. La caja de cambios Lineartronic ha sido reforzada dado el alto par de este motor.

Los cambios estructurales en el nuevo Outback han mejorado la altura total, la anchura total y la batalla, consiguiendo más espacio para los pasajeros. En comparación con la 3ª generación, la altura interior se ha incrementado en 40 mm, la distancia entre los asientos delanteros se ha ampliado en 30 mm, y entre la 1ª y la 2ª fila en 62 mm. Además, se han incorporado mejores asientos ofreciendo un mayor confort en viaje para todos los ocupantes.

H211700261a

Los asientos han mejorado mucho en los acabados para proporcionar una mayor calidad. La parte posterior del respaldo del asiento delantero aumenta el espacio para las rodillas de los ocupantes traseros. El asiento del conductor tiene reglaje eléctrico de 10 posiciones, incluyendo apoyo lumbar. Cuenta con dos configuraciones de la posición del asiento, distancia, altura (incluyendo inclinación) y reclinación. El reglaje en altura del asiento del copiloto es de serie en todos los modelos. Con la llave inteligente se memoriza la posición de los asientos en la propia llave.

Los asientos traseros disponen de 15º de inclinación en el respaldo para mejorar el confort y la capacidad del carga del maletero, que cuenta con 526 litros. Se puede aumentar la capacidad de carga reclinando los asientos traseros en proporción 60/40 mediante un tirador, llegando a superar los 1.100 litros de capacidad.

SUB_133

La nueva versión del Outback cuenta con numerosos huecos, haciendo gala del espíritu de coche “para todo”. La consola central cuenta con un espacio de almacenamiento delante del selector del cambio con una toma de corriente de 12V y una entrada de AUX-in. En el reposabrazos existen dos tipos diferentes dependiendo del tipo de transmisión. En el modelo con caja de cambios manual tienen una posición más baja, mientras que en el caso del Lineatronic es más elevado. En la parte delantera de la consola central hay dos posavasos. En las puertas, las bolsas rígidas cuentan con espacio suficiente para guardar una botella de 500 ml. La consola del techo cuenta con espacio para guardar las gafas de sol y otros pequeños objetos de uso habitual. Los asientos traseros cuentan con portavasos incorporados en el reposabrazos de la plaza central.

El diseño exterior ha sido renovado con una nueva parrilla. Los nuevos faros tienen un diseño interior en forma de C. Se han renovado los paragolpes delantero y trasero. La parte inferior de la carrocería se ha rediseñado. El diseño de la parte trasera también se ha modificado a partir del pilar C, más tendido para dar una imagen más deportiva. Hay disponibles ocho colores, que son el Crystal Black Silica, Ice Silver Metallic, Satin White Pearl, Sage Green Metallic. Son nuevos los Burnished Bronze Metallic, Deep Sea Blue Pearl, Venetian Red Pearl, Dark Gray Metallic.

El interior ha sido diseñado con dos colores diferentes (marfil y negro) y la superficie del panel central está acabada en plásticos con una textura metálica. Como podéis ver en las fotos, este coche tiene un interior de calidad, con buenos ajustes y sin fallos aparentes. Se ha añadido una pantalla a color en el cuadro de mandos y se ha recolocado la disposición del freno de estacionamiento automático y eléctrico. Los indicadores de cambio de carril se activan con un solo toque.

SUB_131

El nuevo Outback cuenta con un sistema de navegación y de infotainment que cuenta con lector de DVD, conexiones USB, AUX-in y Bluetooth. El perfil de audio Bluetooth y manos libres está disponible. Ahora los mapas pueden actualizarse de forma sencilla utilizando una tarjeta MicroSD. La calidad de sonido del sistema es muy buena.

El volante ha cambiado presentando un nuevo diseño acorde con los últimos lanzamientos de la marca. El color de los mandos también se ha cambiado a negro para conseguir una uniformidad en el diseño interior. El indicador de dirección tiene un modo autopista que se enciende tres veces con un solo toque.

Después de probar el coche en profundidad, podemos decir que es un tremendo acierto el presentar el motor bóxer diésel con el cambio CVT Lineatronic, un conjunto que presenta un refinamiento poco común.

El motor bóxer diésel es el mismo que se extiende por la gama y que repite con exactitud japonesa la eficiencia, unas prestaciones sorprendentes para su potencia y una suavidad y confort que pocos motores de similar potencia tiene. Además con este motor, el cambio CVT realiza los cambios de marcha de forma casi inapreciable.

H211700301a

Para el funcionamiento de la caja de cambios, que cuenta con una lógica programada muy efectiva, tenemos dos modos y un mando que puede ser automático o secuencial. En el modo secuencial podemos, además, ayudarnos de las levas situadas detrás del volante. Pero lo más sorprendente es el consumo de carburante que presenta el Outback con este motor y esta caja de cambios automática. Apenas 6,3 litros a los 100 kilómetros de consumo medio interurbano. Si no te sorprende, el motor de gasolina solo consume un litro más.

A nivel de conducción, está muy cerca de las excelentes sensaciones que tuvimos con el XV, un coche más corto. Y es que el bajo centro de gravedad que obtenemos con este motor bóxer se traduce en un manejo muy dinámico, mucho más satisfactorio de lo que las dimensiones y peso de este Outback puedan indicar a primera vista. Es sumamente sencillo conducir este coche.

Y, fuera de carretera, es un auténtico ejemplo de cómo hacer un coche capaz de ir muy bien por carretera y muy bien por campo gracias a su transmisión AWD simétrica, que es un ejemplo de efectividad.

Precios Gama Subaru Outback 2013

Subaru Outback 2.0 Bóxer Diésel Sport 30.700 euros.
Subaru Outback 2.0 Bóxer Diésel Executive 32.400 euros.
Subaru Outback 2.0 Bóxer Diésel Executive Plus 35.900 euros.
Subaru Outback 2.0 Bóxer Diésel Executive + Lineartronic 34.400 euros.
Subaru Outback 2.0 Bóxer Diésel Executive Plus + Lineartronic 36.000 euros.

Subaru Outback 2.5 Bóxer Executive + Lineartronic 34.500 euros.
Subaru Outback 2.5 Bóxer  Executive Plus + Lineartronic 36.500 euros.

Imagen de previsualización de YouTube

Galería de la prueba

Galería general

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157633609377715]

Galería detalles

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157633645461628]

Prueba: Subaru Outback 2.0d Lineartronic

Categoría: 4x4PortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.