Las históricas líneas llegaron.

Chevrolet Corvette C2 (1963 - 1967)
Unos meses después del cese de producción del Corvette C1, en 1962, Chevrolet comenzó a producir el Corvette C2, también conocido como Corvette Sting Ray, que poco o nada tendría que ver con su antecesor.

El diseño del Corvette c2 se basaba en el Corvette Stingray Racer Concept de 1959 sólo que en chevrolet tuvieron que adaptarlo a una carrocería coupé. Y es que por primera vez el Corvette tendría carrocería coupé y carrocería cabrio.

Con este Corvette el diseño de este vehículo se asentó en unas líneas maestras como sucede en otros tantos vehículos. El frontal se caracterizaba por ser plano y con ausencia total de faros, ya que éstos eran escamoteables, lo que aumentaba la sensación de frontal plano y prácticamente recto.

Otra característica de este vehículo era la línea de techo, muy alargada y tendida en su parte final lo que en su vista lateral llamaba la atención, ya que el contraste entre el frontal plano y la parte trasera abultada y redonda era bastante grande. En dicha caída del techo estaba la luna trasera dividad en dos. En la parte baja de la zaga estaban los pilotos, compuestos por 4 ópticas redondas e independientes.

A lo largo de su vida comercial el Corvette C2 estuvo recibiendo constantes mejoras, tanto en motores como en otras piezas mecánicas. Ejemplo de ello son las nuevas suspensiones que recibió en 1964, los nuevos frenos de disco en las cuatro ruedas en 1965 o una nueva parrilla.

El Corvette C3 comenzó a venderse con un motor V8 de 5.3 litros con tres niveles de potencia: 300, 340 y 400 CV. En 1965 se eliminió la versión de 400 CV y se sustituyó por una de 350 CV.

También desde 1963 estaba disponible el mismo V8 de 5.3 litros e inyección de combustible, con potencias de 360, 375 y 425 CV siendo este el Corvette más potente de la historia en ese momento.

En 1965 apareció un nuevo motor, un V8 de 6.4 litros y 425 CV de potencia. Pero poco duraría este motor en el mercado ya que tan sólo un año después Chevrolet introodujo en el Corvette un V8 de 6.9 litros y potencias de 390 CV y 425 CV.

Ya en 1967, en su último año de comercialización, el V8 de 6.9 litros fue mejorado y pasó a entregar 400 y 435 CV, habiendo de este modo un nuevo Corvette con el título de Corvette más potente de la historia.

La producción del Corvette C2 duró solo 4 años pero no por ello fue menos exitoso que el Corvette C1, más bien todo lo contrario. En 1963 Chevrolet vendió 21.513 unidades y a partir de ahí no haría más que crecer la cifra de unidades producidas, con 22.229 unidades en 1964, 23.562 unidades en 1965 y 27.720 unidades en 1966. Sin embargo en 1967 las ventas cayeron considerablemente volviendo a niveles de 1964 con 22.940 unidades producidas.

Con este éxito comercial difícil tarea tendría el Corvette C3 después de que Chevrolet vendiese un total de 117.964 unidades.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157631843470064]

Chevrolet Corvette: 60 años de historia

Categoría: ConvertibleCoupéDeportivoHistoria del MotorPortadaSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.