El sueño de construir motos custom con el encanto de la gran tradición americana llega a España.

Motos simples, sin software, sin electrónica, sin inyección, pero absolutamente legales, con homologación individual y cumpliendo Euro 3.

Headbanger Motor Company es una empresa, con su sede en Milán y su planta de producción en Rovato (Brescia), que produce una gama de modelos estrictamente custom y realizadas por manos expertas en forma rigurosamente artesanal, conjugando lo mejor de los motores V-Twin americanos con la calidad, el estilo y el gusto “made in Italy”.

Todo comienza muchos años atrás, durante un viaje en moto en los Estados Unidos, pasando por Westwood (Los Ángeles, California), donde tiene su sede la UCLA, una de las más importantes universidades americanas. En una librería, Giorgio Sandi, el fundador de la marca, descubre una vieja copia de Life dedicada al mayor evento de los años sesenta: el festival de Woodstock. Lo abre y descubre, entre sus páginas, fotos y narraciones de los míticos eventos de aquel lejano 1969 en Bethel, Nueva York. Es entonces cuando encuentra una vieja hoja amarillenta que narra una historia.

El boceto de una moto, algunas palabras garabateadas, el dibujo de una calavera; nombres de grupos y cantantes; millas por recorrer y una palabra creada por un periodista después de asistir al primer concierto de Led Zeppelin en los Estados Unidos, tal vez para ridiculizar el comportamiento de los jóvenes espectadores, que sacudían la cabeza al ritmo de la música: Headbanger.

A veces, una palabra vibra y narra más que un libro de cien páginas. Headbanger trata de unir las motos y el Rock&Roll. Conjugando lo mejor de dos mundos, las motos custom de calidad con la mejor música Rock&Roll.

En Brera, el tradicional barrio de las artes y oficios situado en pleno centro de Milán, en un patio de Via Laura Solera Mantegazza número 7, tiene su sede el Showroom Headbanger, que ya se ha convertido en un punto de referencia para los motociclistas apasionados y para los amantes del buen gusto.

Headbanger, motos old school, es ya un sueño que se hace realidad es España y pronto estarán a disposición las primeras motos.

En la presentación de hoy hemos podido admirar la Gipsy Soul, una moto Softail preciosa con una calidad de realización que salta a la vista. Habrá disponibles chasis softail y hardtail, pero lo más interesante es que podremos tener en la homologación diferentes configuraciones de neumáticos para poder probar o elegir otras configuraciones sin problemas legales.

La Gipsy cuenta con un motor de alimentación por carburación Shovel S&S de 93 pulgadas cúbicas (1.530 cc). La transmisión primaria es por correa y la secundaria es por cadena. El motor está asociado a una caja de cambios de 5 marchas con embrague multidisco. La lubricación del motor corre a cargo de una bomba eléctrica.

La amortiguación delantera corre a cuenta de una horquilla springer con un amortiguador y la trasera es de tipo softail. Los frenos son de un solo disco de 292 mm de diámetro y pinza de 4 pistones, para ambas ruedas. La rueda delantera puede montar neumáticos de 21 o de 16 pulgadas para la versión bobber. El neumático trasero siempre es de 16 pulgadas y 180 de ancho. El depósito de combustible es de 9 litros y el peso en seco del conjunto es de 233 kg.

Galería Headbanger

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157633956974410]

Galería presentación Gipsy Soul

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157633957091710]

Nuestros videos

Headbanger Motor Company llega a España

Categoría: Motos
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.