¿El Aston Martin de más de un millón de euros o el de 40.000 €?

Probablemente pocos se hagan esa pregunta. Pero queremos terminar el repaso a la historia de Aston Martin con dos vehículos antagonistas, el superdeportivo One-77 y el polémico utilitario Cygnet.

Nos hemos querido guardar para el final al repaso de los 100 años de historia de Aston Martin a dos modelos que han llamado la atención dentro de la marca. Por un lado está el Cygnet, un utilitario basado en el Toyota iQ, mientras que por el otro está el exclusivo superdeportivo One-77.

Comenzamos por el Aston Martin Cygnet, un vehículo que ha causado mucho revuelo. Y es que es el primer vehículo de Aston Martin del segmento A, aunque bien es cierto que no es un vehículo exclusivo.

Se basa directamente en el Toyota iQ, hasta el punto de que solo cambian los faros, la parrilla, los pilotos y parcialmente el interior. Y es que en Gaydon trabajan para disfrazar a este Toyota de vehículo deportivo y de lujo. Algo difícil de hacer si tenemos en cuenta que utiliza un motor de 4 cilindros en línea de 98 CV con un consumo medio homologado de 5 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 116 g/km.

Pero no nos engañemos, Aston Martin en ningún momento ha querido abrir nuevos horizontes de mercado. El Cygnet nace fruto del endurecimiento de la normativa europea contra las emisiones de CO2 y la marca británica necesitaba un vehículo con bajas emisiones para que redujese la media de emisiones de la marca y así poder seguir fabricando sin coste alguno en forma de multas sus vehículos deportivos.

Pero si por algo se enorgullece la marca es por una de sus últimas creaciones, el One-77. Se trata de un superdeportivo de motor frontal y dos plazas con una producción limitada a 77 unidades.

El diseño exterior, aún siguiendo la filosofía de los últimos Aston Martin, rompió con todo lo visto en los últimos años en la marca, teniendo un diseño mucho más arriesgado que modelos como el DB9 o el V8 Vantage.

El One-77 se articula sobre un chasis monocasco de fibra de carbono y su “piel” es una carrocería de aluminio hecha a mano, por lo que ningún One-77 es idéntico a otro, aunque en Aston Martin trabajaron para que las diferencias fuesen mínimas.

El motor que utiliza es un V12 de 7.3 litros atmosférico que desarrolla una potencia de 750 CV que lo empujan hasta los 320 km/h. Aunque algunas pruebas han concluido con una velocidad máxima de 350 km/h. Este motor está conectado a una caja de cambios automático de 6 velocidades.

Entre los galardones cosechados por el Aston Martin One-77 está el premio a mejor concept-car del Concorso d’Eleganza Vila D’Este, el “Good Design” del Museo de Diseño y Arquitectura Norteamericano y el premio “Best Design” de la revista británica AutoExpress.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157633133284138]

100 años de Aston Martin. Del superdeportivo al utilitario

Categoría: Historia del MotorPortada
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.