Desde 1969 hasta nuestros días.

A finales de la década de los ’70 Aston Martin introdujo el V8 Vantage en su gama, un modelo que aún encontramos en la actualidad situado como el GT de acceso a la marca.

En 1969 Aston Martin presentó el V8, un vehículo creado para sustituir al poco exitoso DBS, aunque ambos convivieron durante 3 años. Sin embargo el V8 se mantuvo en el mercado hasta 1989. Este GT continuaba con el cambio de rumbo en cuanto al diseño iniciado por el DBS. Con unas líneas mucho más rectas, muchos llegaron a compararlo con el Ford Mustang original. Y lo cierto es que ciertas similitudes sí que hay.

En 1977 Aston Martin dio a conocer una versión más potente del V8, el V8 Vantage, la primera vez que esa denominación se unió al motor V8, pero no la última. Las diferencias estéticas entre el V8 y el V8 Vantage eran más que notables. El V8 Vantage recibió una parrilla más definida y unos nuevos faros así como un capó sobredimensionado. Detrás los cambios fueron menores, siendo el más notable el spoiler que se le añadió.

En cuanto al motor, utilizaba el mismo V8 de 5.3 litros del Lagonda pero con modificaciones como un árbol de levas reforzado, un ratio de compresión mayor, válvulas más grandes y carburadores de mayor tamaño. Gracias a esos cambios desarrollaba una potencia de 395 CV. Gracias a una velocidad máxima de 274 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h  en 5,4 segundos, el Aston Martin V8 Vantage fue considerado como el primer supercoche británico.

Entre 1986 y 1989 se introdujo el paquete de mejora 580X, el cual incorporaba las mismas mejoras que recibió el motor del Aston Martin V8 Zagato. Como resultado final, se obtenía una potencia de 438 CV.

En ese mismo periodo de tiempo se comenzó a comercializar el V8 Vantage Volante, del que se construyeron 192 unidades en esos tres años. Ya en 1989 la producción del V8 Vantage cesó y la marca se centró en el DB7.

Sin embargo, en 1993 presentaron un nuevo Aston Martin V8 Vantage, que no era más que una versión más potente del Aston Martin Virage. Las diferencias estéticas entre ambos eran más que notables, sobre todo en una zaga en la que los pilotos rectangulares fueron sustituidos por unos redondos.

Pero la diferencia más notable estaba en el motor. El V8 de 5.3 litros era el mismo que el del Virage, pero en el V8 Vantage tenía dos turbos con los que la potencia aumentaba hasta los 557 CV y el par motor hasta los 745 Nm, mientras que la velocidad máxima era de 300 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h la hacía en 4,6 segundos.

Poco antes de que la Unión Europea encrudeciese su normativa contra las emisiones, Aston Martin dio vida al V8 Vantage Le Mans, un vehículo hecho para conmemorar el 40º aniversario de la primera victoria en Le Mans con el Aston Martin DBR1.

Presentado en el Salón de Ginebra de 1999, se distinguía por un exterior más deportivo gracias a nuevos parachoques, un capó con tomas de aire, un toma de aire lateral inspirada en la del DBR1 y una zaga con cuatro colas de escape.

Aston Martin trabajó también en el motor  para que este desarrollase una potencia de 612 CV que permitiese al V8 Vantage Le Mans acelerar de 0-100 km/h en 3.9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 320 km/h.

Pero también hubo cabida para un Aston Martin V8 Vantage menos potente. Para ello lo equiparon con el motor del Virage sin incluir en él el sistema de sobrealimentación, obteniendo una potencia de 350 CV y un par motor de 500 Nm.

En el año 2000 dejó de fabricarse el V8 Vantage y el modelo en el que se basaba, el Virage. Pero en 2005, y tras haber presentado un concept-car que lo adelantaba, Aston Martin presentó el nuevo V8 Vantage, el primero que no se basaba en otro vehículo de la gama.

El nuevo V8 Vantage destacó por un tamaño más compacto y un diseño fresco y clásico inspirado en el del DB9. Pero su principal baza era la de ofrecer un GT pequeño y potente.

Presentado en el Salón de Ginebra de 2005, equipaba un motor V8 de 4.3 litros con una potencia 380 CV y un par motor de 409 Nm, lo que le permitía llegar hasta los 280 km/h.  Un año después, en 2006, se presentó el V8 Vantage Roadster, la versión descapotable la cual no fue bautizada con el nombre Volante, pero que equipaba el mismo motor que el coupé.

En 2007, Aston Martin presentó el V8 Vantage N400 que utilizaba el mismo motor pero con una potencia que llegaba hasta los 400 CV y un par motor de 420 Nm. Respecto al modelo original, la velocidad máxima aumentó en 5 km/h. Este V8 Vantage N400 se podía adquirir con caja de cambios manual o con caja de cambios automática Sportshift y se ofreció en carrocería coupé y en carrocería descubierta.

En 2008 Aston Martin actualizó el V8 Vantage e introdujo un nuevo motor V8 de 4.7 litros basado en el motor AJ-V8 de Jaguar. Este motor producía una potencia de 420 CV en el V8 Vantage con un par motor de 470 Nm. Esta actualización lo convirtió en un coche más rápido ya que era capaz de llegar hasta los 290 km/h.

Tan solo un año después, se presentó una versión más radical de la gama Vantage, el V12 Vantage. En el exterior se diferencia respecto al V8 gracias a nuevos paragolpes y a un capó con tomas de refrigeración para enfriar el potente motor.

Y es que en el vano motor Aston Martin consiguió encajar el mismo V12 de 6 litros del DB9 y DBS. Con una potencia de 517 CV y un par motor de 570 Nm, el Vantage más rápido en la actualidad llega hasta los 305 km/h.

En 2011 y en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este, Aston Martin presentó el V12 Zagato para conmemorar el 40º aniversario del DB4 GT Zagato. Basado en el V12 Vantage, actualizó todo el exterior con un frontal en el que se incrementó el tamaño de la parrilla mientras que toda la línea del techo fue modificada para acabar en una zaga con dos pilotos redondos. Aston Martin y Zagato solo construyeron 101 unidades aunque se previeron un total de 150.

En 2012 se dio a conocer la versión roadster del V12 Vantage y Aston Martin presentó la que, hasta ahora, es la última actualización del V8 Vantage. Se trata del V8 Vantage S al que le hicieron algunos cambios mínimos en el exterior y en el motor, haciendo que la potencia ascendiese hasta los  436 CV.

Entre las ediciones especiales del hasta ahora último V8 Vantage destaca el V8 Vantage N24. Basado en el V8 Vantage GT4, es un coche de competición adaptado para su uso en carretera. Aunque lo cierto es que se eliminaron todas las comodidades como el aire acondicionado, los asientos fueron sustituidos por unos de tipo baquet con cinturones de cuatro puntos y se introdujo en el interior una jaula antivuelco. La potencia del motor V8 ascendió hasta los 410 CV.

Dicho modelo protagonizó uno de los capítulos de Top Gear y fue conducido por James May con un resultado un tanto incómodo para el presentador británico.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157633127033159]

100 años de Aston Martin. Los V8 Vantage

Categoría: ConvertibleCoupéDeportivoHistoria del MotorPortadaSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.