Desde el DB5 de Goldfinger hasta el DBS de Quantum of Solace.

Si por algo es reconocida Aston Martin es por haber aparecido en numerosas películas de la saga James Bond, llegando hasta el punto que se hace difícil abstraer la figura de James Bond de Aston Martin.

Todo comenzó en la novela de Ian Fleming “Goldfinger” donde el agente secreto James Bond conducía un Aston Martin DB3 equipado con toda clase de artilugios para poder luchar contra los malos. Sin embargo, en la adaptación al cine, James Bond pasó de conducir un DB3 a conducir un DB5, el último modelo que Aston Martin había comercializado.

El Aston Martin DB5 se ganó buena fama por esta película, en la que Sean Connery interpretaba a James Bond. Y de hecho, el DB5 ha salido en otras películas, aunque no con un papel tan protagonista. Enumeradas en orden cronológico, estas son las películas donde el DB5 ha tomado parte además de Goldfinger: Golden Ete, Tomorrow Never Dies, Casino Royale y Skyfall.

Cabe mencionar que el DB5 utilizado en el largometraje Goldfinger fue subastado en 2010, siendo adquirido por el coleccionista Harry Yeaggy, quien tuvo que pagar un total de 4.6 millones de dólares para hacerse con él.

En la película On Her Majesty’s Secret Service se produjo un cambio de actor y de vehículo. George Lazenby fue quien encarnó el papel de James Bond, mientras que el vehículo utilizado fue un Aston Martin DBS del año 1967.

No sería hasta 1987, en The Living Daylights, cuando volveríamos a ver un Aston Martin. El modelo elegido fue un V8 Vantage Volante equipado con un hardtop y tecnología de lo más variopinta como inhibidores de frecuencia, un head-up display, misiles, un láser y propulsión a través de un cohete.

En 2002 Pierce Brosnan entró en la lista de agentes James Bond que habían conducido un Aston Martin. En este caso, la marca escogió su nuevo GT, el V12 Vanquish. Entre el equipamiento extra había cohetes que se lanzaban desde los faros, el asiento del acompañante eyectable como en el DB5 de Goldfinger  o un sistema de camuflaje.

Ya con Daniel Craig como James Bond, en la película Casino Royale apareció de nuevo un Aston Martin, el DBS, mismo vehículo que aparecería en las escenas iniciales de la siguiente película, Quantum of Solace, donde James Bond sufrió un accidente quedando destruido el Aston Martin DBS.

Desde esa película, James Bond no ha vuelto a conducir un Aston Martin aunque viendo que la historia del agente secreto va unida a la marca británica, seguro que en próximas entregas Aston Martin vuelve a darle a James Bond un vehículo potente.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157633125315088]

100 años de Aston Martin: Los coches de James Bond

Categoría: Historia del MotorPortada
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.