Así le fue a Aston Martin desde 1980.

Si ayer comenzábamos con un repaso desde la fundación hasta finales de los ’70 del pasado siglo, hoy hacemos lo propio comenzando en la década de 1980 y terminando en nuestros días.

En 1980, Aston Martin quería comprar MG para así diseñar un nuevo vehículo y revisar el MGB de 1981. Sin embargo esta operación jamás se llevó a cabo ya que los resultados de la marca fueron empeorando debido a la contracción económica. Y es que llegaron al punto de producir tan solo tres vehículos a la semana e incluso los dueños llegaron a plantearse cesar la producción de sus modelos para dedicarse a la restauración de los antiguos Aston Martin.

Pero ese mismo año, Gaunlett compró el 12.5% de la empresa por un coste de 500.000 libras. Gaunlett invirtió en publicidad, lo que hizo que Aston Martin se viese más interesante en otros mercados y comenzasen a vender el Aston Martin Lagonda en Oman, Kuwait y Qatar.

En 1982 Aston Martin fue obsequiada con el “Royal Warrant of Appoiment” por parte del Príncipe de Gales, un obsequio que aún conserva a día de hoy.

Comprendiendo que desarrollar un coche nuevo sería un proceso largo, crearon una empresa subsidiaria, Tickford, para desarrollar productos para otras marcas, entre los que están el Tickford Austin Metro, el Tickford Ford Capri e incluso interiores de trenes firmados por Tickford. Además d esto siguieron publicitándose en el mundo de la competición, pero 1982 finalizó con menos de 30 coches producidos.

En 1983 Gauntlett vendió parte de la marca a Peter Livanos, quien invirtió en esta operación a través de un joint venture que tenía con Nick y John Papanicolau, aunque un problema en su principal empresa hizo que vendiesen sus acciones, recuperándolas Gauntlett, quien volvió a ser el accionista mayoritario.

Tras todo esto, para dar un impulso a Aston Martin, compró parte de Zagato y resucitó la colaboración que hubo entre la marca británica y la casa de diseño italiana. Ya en 1986 comprendió que para relanzar la marca tendrían que volver a introducirse en las películas de James Bond, consiguiendo que James Bond utilizara un Aston Martin V8 Vantage Volante en la película “The Living Daylights”.

Un año después del estreno de la película, en 1988, las ventas de Aston Martin volvieron a repuntar obteniendo unos beneficios que le permitirían terminar de desarrollar y lanzar al mercado el Aston Martin Virage.

Gauntlett seguía empeñado en llevar de nuevo a Aston Martin a la gloria de la competición aunque en 1989 los resultados fueron limitados a nivel europeo. En 1990 las normas cambiaron y Aston Martin necesitaba nuevos motores, algo que por sí misma no podía conseguir, por lo que Ford le cedió algunos motores Cosworth que Jaguar utilizaba en la competición. Finalmente, ante esto y que el nuevo DB7 necesitaba de un desarrollo mayor que otros Aston Martin, Ford accedió a comprar la totalidad de la marca, lo que se produjo en 1991.

Lo primero que hizo Ford no fue sacar un modelo nuevo, sino que invirtió en nuevas líneas de producción y métodos de fabricación que hiciesen de Aston Martin una empresa más eficiente. Por ello, en 1994 se abrió la fábrica de Banbury Road, en Bloxham, gracias a la que obtuvieron una cifra récord de 700 unidades construidas en un año.

En dicha planta se produjo el Aston Martin DB7 que  se produjeron nada menos que 7.000 unidades, todo un record dentro de los modelos DB. Este vehículo, que batió todos los records de producción de la marca, fue sustituido en 2001 por el Aston Martin Vanquish.

Dos años después, en el Salón de Detroit, se presentó el Aston Martin AMV8 Vantage, que en 2005 comenzaría a venderse. Aunque anteriormente, en 2003, se inauguró la actual planta de Gaydon, donde está centralizada la producción de Aston Martin, donde se comenzó a fabricar el relevo del exitoso DB7, el DB9.

En 2004 Ford cedió a la marca británica un total de 12.500 m2 en la fábrica que la marca del óvalo tiene en Colonia. En esta factoría, Aston Martin comenzaría a producir los motores V8 y V12 de sus modelos en un total de 5.000 unidades al año. El contrato de cesión se firmó hasta el año 2013, tras el que se desconoce lo que pasará.

En 2005 Aston Martin volvió al mundo de la competición creando Aston Martin Racing, quien desarrollaría el DBR9 con el que tomaron parte en competiciones de la categoría GT, incluidas las 24h de Le Mans.

Tras más de 10 años y un reflote importante de la marca, Ford tuvo que valorar vender alguna de las marcas, entre las que se encontraba Jaguar, Land Rover o Volvo. Finalmente, en 2007 vendieron Aston Martin a Prodrive, que se encargaba de Aston Martin Racing.

Prodrive comenzó a moverse para abrir nuevos mercados a Aston Martin, siendo prioritario el emergente país chino, que podría reportar grandes beneficios. También firmaron un acuerdo con Magna Steyr para producir en su planta de Graz, Austria, hasta 2.000 vehículos anuales.

En 2008 Aston Martin anunció que resucitarían a Lagonda y en 2009, coincidiendo con su 100 aniversario, presentaron el Aston Martin Lagonda Concept, un vehículo llamado a resucitar a Lagonda aunque lo cierto es que aún no ha llegado al mercado.

En 2010 presentaron la versión definitiva del Rapide, una berlina de 4 plazas que se produciría en la planta austriaca de Magna Steyr. Sin embargo, en septiembre de 2011 Aston Martin tuvo que llevarse la producción del Rapide a Gaydon, donde actualmente se producen todos los modelos de la marca.

Finalmente, en 2012 Prodrive quiso vender parte de la marca, siendo Mahindra el mejor colocado del mismo modo que TATA adquirió Jaguar y Land Rover. Finalmente el 7 de diciembre de 2012 Aston Martin anunció que el grupo empresarial italiano Investindustrial adquirió el 37.5% de la empresa por un valor de 150 millones de libras.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157633120149405]

100 años de Aston Martin. Historia de la marca (II)

Categoría: Historia del MotorPortada
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.