Así fueron los primeros años de Aston Martin.

La marca británica celebra este año su 100º aniversario, y en revistadelmotor.es queremos hacer un repaso a la historia de la marca, comenzando por un repaso general desde su fundación hasta finales de la década de 1970.

Todo comenzó en 1913 cuando Lionel Martin y Robert Bamford fundaron una empresa a la que bautizaron como Bamford & Martin. Al principio, la pareja vendía vehículos construidos por Singer para más tarde vender, también, vehículos GWK y Calthorpe.

Poco después, Lionel Martin disputó carreras de subida al Aston Hill con un vehículo construido por él mismo y que utilizaba un motor de 4 cilindros de Coventry-Simplex con un chasis de un Isotta-Fraschini.

Dos años después, en marzo de 1915, adquirieron permisos para comenzar la producción de su primer vehículo en Henniker Place, Kensington. Sin embargo, la producción tuvo que ser interrumpida por el estallido de la I Guerra Mundial. Lionel Martin se unió al almirantazgo británico mientras que Robert Bamford se alistó en la Royal Army Service. Toda la maquinaria necesaria para construir el primer Aston Martin fue vendida a la Sopwith Aviation Company.

Al finalizar el conflicto bélico, Aston Martin fue refundada en 1920 en Abingdon Road, Kensington. Dos años después, la que por entonces seguía siendo Bamford & Martin producía coches de competición, llegando a tomar parte en el Gran Premio de Francia.

Pero no solo se centraron en los vehículos de competición sino que también fabricaron coches deportivos de calle. Hasta 1924 había fabricado 55 coches, tanto con chasis largo como con chasis corto, pero ese mismo año sufrieron su primera bancarrota. Tras superar esta situación, el mismo año la empresa fue adquirida por Lady Charnwood pero, un año después, se produjo una nueva bancarrota y, en 1926, la factoría cerró.  Lionel Martin decidió abandonar la empresa que él mismo fundó.

A finales de 1926, Bill Renwick, Augustus Bertelli y la propia Lady Charnwood cogieron las riendas de la marca que pasaría a llamarse Aston Martin Motors y trasladaron la fábrica a Feltham, una localidad situada a 21 km al sudeste de Londres. Con este nuevo inicio de la marca, Renwick y Bertelli utilizaron un motor de 4 cilindros que habían estado desarrollando antes de hacerse con Aston Martin. En principio, ese motor se diseñó para venderlo a otras marcas, pero finalmente decidieron quedárselo y utilizarlo en un nuevo Aston Martin que reflotase la marca.

Entre 1926 y 1937 Bertelli fue el director técnico y el diseñador de Aston Martin, motivo por el que los Aston Martin de esta época son conocidos como “Bertelli Cars”. En este grupo de vehículos encontramos el Aston Martin T-Type, el International, el Le Mans, el MkII y sus versiones de competición, el Ulster y el 15/98. Todos ellos eran, por lo general, vehículos descapotables biplaza.

Y mientras tanto, en 1932 el fantasma de los problemas financieros volvía a visitar a Aston Martin y tuvo que ser L. Prideaux Brune quien tuvo que rescatar la empresa para evitar su cierre. En 1936 y tras gozar de las mieles del éxito en competición, decidieron centrar sus recursos a los coches de calle, produciendo un total de 700 unidades hasta el estallido de la II Guerra Mundial, que marcaría otro impás en la marca.

Tras la II Guerra Mundial, en 1947, David Brown Limited compró la compañía bajo el mando de Sir David Brown. A su vez la propia Aston Martin adquirió Lagonda. En 1950 se inició lo que se convertiría en una saga, los Aston Martin DB. En primer lugar llegó el DB2, seguido por el DB2/4 en 1953, el DB2/4 MkII en 1655, el DB MkIII en 1957, el DB4 en 1958, el aclamadísimo DB5 en 1963, el DB6 en 1965 y el DBS en 1967.

Todos los vehículos producidos entre 1954 y 1965 equipaban un motor de 6 cilindros diseñado por Tedek Marek.

Y de nuevo, en 1972, el accionariado de Aston Martin volvió a cambiar de manos ya que David Brown vendió la empresa a Company Developments, dirigida por William Willson. Sin embargo, una  nueva bancarrota les obligó a deshacerse de Aston Martin y la vendieron a dos hombres de negocios norteamericanos, Peter Sprague y George Minden, por un valor de 1.05 millones de libras.

Estos dos empresarios dieron un giro a las inversiones de la marca y consiguieron que volviese a crecer, generando 360 puestos de trabajo y obteniendo unos beneficios de 750.000 libras en 1977. Y además de obtener beneficios, volvieron a hacer de Aston Martin una marca que vendiese coches nuevos, por lo que comenzaron a producir el Aston Martin V8 Vantage de 1977, el Volante de 1978 y fabricaron el “one-off” Aston Martin Bulldog, diseñado por William Towns.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157633124449858]

100 años de Aston Martin. Historia de la marca (I)

Categoría: Historia del MotorPortada
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.