Es el primer monovolumen eléctrico y el segundo modelo Electric Drive de la marca.

Es la primicia mundial de Mercedes-Benz para el Salón del Automóvil de Nueva York 2013. El monovolumen de la marca de la estrella ofrece toda su versatilidad con la conducción más eficiente y una autonomía de uso puramente eléctrica de 200 km.

El Mercedes-Benz Clase B Electric Drive debuta, como novedad mundial, en el Salón del Automóvil de Nueva York 2013, manteniendo el elevado estándar de calidad y de confort que le es propio al segundo modelo de la gama de productos de Mercedes-Benz.

Será lanzado en EE.UU. a principios de 2014, siendo el primer monovolumen compacto del segmento de lujo con un sistema de propulsión eléctrico. Posteriormente, llegará a los diferentes mercados europeos.

Mantiene el diseño exterior del Clase B, con una parrilla ancha y prominente y faros que se extienden hacia los laterales. las tomas de aire del paragolpes delantero están divididas por unas barras transversales sobre las que se asientan LED de luz de marcha diurna. La toma de carga está instalada en el mismo lugar de la toma de combustible, en la aleta trasera izquierda.

El interior presenta los mismos materiales de alta calidad y superficies finas del modelo estándar, a la vez que mantiene el diseño y elementos como los tres grandes orificios de ventilación en el centro del salpicadero. Por encima de las rejillas de ventilación, se halla la pantalla de visualización para el sistema telemático, de aspecto flotante.

Cuando se trata de sistemas de información y comunicación, el nuevo Clase B Electric Drive ofrece un nivel de funcionalidad que antes estaba reservados superior, contando con el sistema de Audio 20 con una pantalla de 14,7 cm en color, doble sintonizador, reproductor de CD / MP3 y conexión USB. La navegación es proporcionada por el sistema Becker Pilot MAP. El sistema multimedia COMAND Online con acceso a internet y control de voz LINGUATRONIC también está disponible como un extra opcional.

Pero, también, dispone de funciones específicas y propias de los vehículos eléctricos que se han añadido a la instrumentación, como es el caso de la pantalla integrada en el reloj derecho del cuadro de instrumentos que, cuando muestra la energía que se está consumiendo, el puntero se eleva en sentido horario desde el verde hasta la zona roja, y cae de nuevo por debajo de la línea de cero cuando el vehículo se está retroalimentando con la energía almacenada en la batería.

El nuevo Clase B Electric Drive está equipado con tecnología de vanguardia, de forma que se podrá controlar y configurar de forma remota. El conductor puede acceder fácilmente a su vehículo a través de Internet, utilizando un PC o un teléfono inteligente. De esta manera, es posible comprobar el estado de carga actual de la batería de iones de litio o de verificar la autonomía actual del vehículo en un mapa. La ruta prevista también se puede mostrar, además de cuándo el vehículo se puede recargar en el camino, si es necesario. La gama de servicios relacionados se completa con una opción de pre-calentamiento o enfriamiento.

con un diseño dinámico y de alta calidad interior y un motor eléctrico de alta torsión para locales conducción sin emisiones. Esto lo convierte en un placer de conducción alegre y sin esfuerzo en un rango de alrededor de 115 millas (200 km). Además, la unidad B-Class Electric digital en red. Gracias a sus servicios relacionados, puede convenientemente ser revisadas y configurado a través de Internet.

Su eficiencia es proporcionada por un motor eléctrico que genera más de 100 kW de potencia máxima y un par motor máximo de 310 Nm disponible desde el arranque que, según Mercedes, equivale aproximadamente a la entrega de par motor de un motor de gasolina moderno, con una cilindrada de 3,0 litros. La aceleración de 0 100 km/h) es inferior a diez segundos. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 160 km/h.

Una potente batería de iones de litio alimenta de energía al motor eléctrico y está alojada en el «Space Energy», un espacio en el suelo del vehículo que ahorra espacio e incrementa la seguridad ante colisiones, además de mantener el espacio de los pasajeros y del equipaje. La autonomía máxima que proporciona la batería es de 200 km, lo que significa que, además de la conducción en el tráfico urbano y trayectos cortos, también se pueden realizar viajes más largos sin ningún problema. En EE.UU., el tiempo de carga para 100 kilómetros, es inferior a 2 horas en una toma de corriente de 240 V/40 A.

Mientras que el coche está en movimiento, el motor eléctrico contribuye a lograr un balance energético favorable a través de la recuperación de energía, mediante la conversión de la energía cinética en corriente eléctrica en modo de deceleración y en la frenada.

Además, Mercedes-Benz ha equipado este vehículo innovador eléctrico con el mismo sofisticado equipamiento que el resto de modelos de la gama, con el sistema de advertencia de basado en radar y freno adaptativo, de serie. Este sistema de asistencia proporciona al conductor una advertencia visual y acústica de los obstáculos reconocidos y prepara el vehículo para la frenada como la situación lo requiera. De esta manera se reduce considerablemente el peligro de una colisión trasera.

El nuevo Clase B Electric Drive es una parte importante de la estrategia de Mercedes-Benz para una movilidad sostenible. El fabricante con sede en Stuttgart está reafirmando su e liderazgo en este sector con vehículos eléctricos para el uso diario, entre los que ya se encuentran el Clase A E-CELL, el Clase B F-CELL, Vito E-CELL y SLS AMG Coupé Electric Drive, además del smart fortwo electric.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157633103484447]

El Mercedes-Benz Clase B Electric Drive debuta en Nueva York

Categoría: EléctricoMonovolumenPortadaSegmento