El segundo modelo de la marca británica será presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra.

McLaren desvela el nuevo superdeportivo P1, cuya potencia total es de 916 CV. Solo se fabricarán 375 unidades y su precio será de, aproximadamente, 1.004.800 euros.

El fabricante de Woking presenta su nuevo superdeportivo y segundo modelo de la gama antes de su debut mundial en la 83ª edición del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra. La marca británica ya ha anunciado que mantendrá su exclusividad tanto en las solo 375 unidades que se fabricarán como en el alto precio aproximado de 1.004.800 euros.

El diseño exterior se ha mantenido casi invariable con respecto al del concept-car, debido a que McLaren ha estado trabajando con clientes potenciales en los últimos meses para obtener sus puntos de vista sobre el estilo del McLaren P1 y llegando a la conclusión de unánime de que no era necesario cambiar el diseño con respecto al del concept-car presentado anteriormente. La única diferencia entre el concepto y el modelo de producción es que éste último cuenta con unos conductos por delante de cada una de las ruedas delanteras para lograr un enfriamiento adicional y optimizar la carga aerodinámica.

El interior del McLaren P1 está totalmente centrado en el conductor, con una distribución de mandos y un puesto de conducción inspirado en el un avión de combate, con un parabrisas más profundo que ancho que optimiza la visibilidad. El diámetro del volante es tan técnicamente preciso como el de un monoplaza de F1, diseñado como una réplica exacta para lo cual han usado un escaneado y un sistema CAD. El borde está forrado en Alcantara con inserciones de fibra de carbono.

El tablero de instrumentos digital está inspirado en el mismo de las carreras y ofrece información relativa a los niveles de rendimiento que se puede esperar con un muy centrado modo RACE que, al seleccionarlo, el doble elemento ajustable del gran alerón trasero activo se extenderá a una posición aerodinámica óptima y, en el cuadro de instrumentos, una banda de luces en la parte superior se iluminará en color verde, seguido del rojo y terminando con el azul, colores que actuarán como un indicador de cambio, como en un coche de Fórmula 1.

Para la carrocería se ofrece una gran gama de colores, mientras que para el interior las opciones de acabado también son muy amplias, incluyendo fibra de carbono expuesta. Aunque no renuncia a casi nada en equipamiento, contando con climatizador automático, sistema de navegación por satélite y un sistema de sonido a medida, desarrollado con Meridian, la lista de opciones de equipamiento se limita a los deseos del cliente.

McLaren es uno de los pioneros en el uso de fibra de carbono, y este modelo cuenta con una gran cantidad de este material, no solo en la estructura del chasis monocasco y en los paneles de la carrocería, sino también en el interior, utilizándose en el salpicadero, el piso y el techo y puertas para optimizar aún más el peso. La atención al detalle en el interior del McLaren P1 es tal que, para reducir aún más el peso, la capa superior de resina se ha eliminado dejando carbono no lacado para ofrecer una apariencia más natural y, además, ahorrar un 1,5 kg. La cantidad de revestimientos dentro del habitáculo ha sido minimizado, dejando tantas partes expuesto como ha sido posible. Incluso, las alfombrillas se ofrecen como una opción.

La estructura de cubo de los asientos utiliza una mínima cantidad de espuma, insertada dentro de unas células ultrafinas de fibra de carbono y se han montado sobre soportes ligeros, de forma que cada asiento tiene un peso total de sólo 10,5 kg. Los respaldo son fijos y en ángulo de 28º respecto de la vertical, pero se pueden ajustar a 32º para la competición, dejando espacio para el casco. La altura de los asientos puede ser ajustada independientemente uno de otro pero solo en taller. Los asientos cuentan con cinturones de seguridad en forma de arneses de seis puntos.

Los neumáticos Pirelli P Zero Corsa montados en el McLaren P1 han sido desarrollados especialmente para este modelo. El equipo de Pirelli ha estado involucrado en todo el programa de desarrollo completo. El compuesto final y la construcción se ha desarrollado y optimizado durante las pruebas y el resultado final es un neumático que está puesto a punto específicamente para la conducción en carretera y pista.

Igualmente, el McLaren P1 ha sido diseñado para ofrecer un rendimiento de frenado más asociada con un GT3. Desarrollado por Akebono, el socio de McLaren en Fórmula 1, el sistema cuenta con un nuevo tipo de discos cerámicos de carbono, nunca antes utilizados en un coche de calle. Más fuerte que los discos carbocerámicos convencionales, el material disipa el calor de manera más eficaz y aumentando la capacidad de frenado y de enfriamiento, además de reducir el peso significativamente. A destacar que algunas capas de cerámica de ambas superficies de fricción tienen un acabado de espejo.

El motor utiliza la base del mismo V8 del McLaren MP4-12C, un V8 conocido internamente como M838T combinado con un motor eléctrico. La potencia del motor de combustión será de 737 CV y el par motor de 720 Nm desde 4.000 rpm, mientras que el motor eléctrico produce una potencia de 179 CV y 260 Nm de par motor, obteniendo un total de 916 CV y 900 Nm. Esos 179 CV del motor eléctrico puede ser utilizados junto a los del motor de combustión a través del sistema IPAS.

La respuesta inmediata del motor eléctrico proporciona una respuesta de aceleración más inmediata. El motor eléctrico está montado directamente en el motor y toda la potencia se canaliza a través de la caja de cambios automática de doble embrague y de siete velocidades a las ruedas traseras.

El motor eléctrico utiliza tecnología desarrolla de la Fórmula 1 y puede proporcionar cambios más rápidos hacia arriba. Esto se consigue mediante la aplicación de par negativo en el mismo instante de cambio, por lo que las revoluciones del motor caen más rápidamente con respecto a la velocidad del motor requerida para el cambio ascendente.

El McLaren P1 puede ser conducido en modo eléctrico, térmico o conjunto. Se dispone de la potencia máxima cuando se utilizan ambas motorizaciones en conjunto, pero también en el E-mode, que es el modo más económico disponible con cero emisiones. Y con una autonomía máxima de 10 kilómetros, suficiente para la mayoría de los viajes en ciudad. Cuando la batería está vacía, el motor de gasolina se iniciará automáticamente para continuar la conducción y cargar la batería. Las emisiones de COdel McLaren P1 serán inferiores a los 200 gr/km, una cifra récord si hablamos de superdeportivos.

Visto como prototipo de ensayos, es un 23 por ciento más rápido que el mítico McLaren F1. Exactamente, es 5 segundos más rápido que el McLaren F1. El nuevo P1 necesita 2.8 segundos para alcanzar los 100 km/h, desde parado, 6.8 segundos para que la aguja se pose sobre los 200 km/k y poco menos de 16.5 segundos para llegar a los 300 km/ h.  El cuarto de milla lo realiza en 9.8 segundos llegando auna velocidad de 245 km/h. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 350 km/h.

La potencia disponible a través del motor de gasolina y motor eléctrico puede ser aún mayor en el McLaren P1 a través de dos botones en el volante, que activan el DRS e IPAS (Instant Power Assist System). IPAS está diseñado para proporcionar una dosis de energía rápidamente para una aceleración de alto rendimiento y ofrece 179 CV de potencia adicional instantáneamente. En el desarrollo de la tecnología para el IPAS, la entrega de potencia se priorizó sobre el almacenamiento de energía, lo que se ha logrado a través de un paquete innovador de baterías, que ofrece una mayor densidad de potencia que cualquier otra batería del automóvil a la venta hoy.

La alta densidad de potencia de la batería se ha logrado mediante una combinación de células de alta potencia, un peso bajo y un innovador sistema de refrigeración. La batería pesa sólo 96 kg, y se monta en la parte de abajo del chasis monocasco de fibra de carbono, evitando así pesos añadidos de cualquier embalaje innecesario de la batería.

Debido a la cantidad de energía suministrada por la batería, se necesita un complejo sistema de refrigeración necesario para garantizar el rendimiento de las células. El flujo de refrigerante está equilibrado para cada celda, que se enfría a la misma temperatura en todo el paquete completo.

Además de que la batería pueda ser cargada a través del motor, el McLaren P1 también está equipado con un cargador plug-in que puede recargar la batería en sólo dos horas, aunque se encuentre totalmente vacía. El cargador plug-in puede ser guardado en el compartimiento de equipaje, aunque el cliente puede optar por guardarlo fuera del vehículo para ahorrar peso.

El sistema de reducción de arrastre utilizado en el McLaren P1 es una tecnología similar a la utilizada en los coches de Fórmula 1. La velocidad se incrementa al reducir la cantidad de arrastre en el alerón trasero y, mientras que en el MP4-28 tiene una tapa movible en el alerón trasero, el McLaren P1 tiene un ala que reduce el ángulo para reducir la resistencia aerodinámica en un 23%. El sistema se desactiva inmediatamente cuando se suelta el botón, o si el conductor toca el pedal del freno.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157632699312765]

Nuestros videos

McLaren desvela el superdeportivo P1

Categoría: DeportivoHíbridoPortadaSegmento