Piezas que cambian su forma sólo cuando es necesario y que vuelven a su estado natural.

El fabricante estudia sustituir componentes motorizados por piezas realizadas fabricadas en aleaciones metálicas con memoria de forma, una tecnología que ahorra peso sustancialmente pero que abre un nuevo mundo.

De una carrocería de fibra de vidrio vista en el modelo de 1953 a un chasis de aluminio en el modelo de 2014, el Chevrolet Corvette continúa una trayectoria de seis décadas introduciendo nuevos y ligeros materiales que mejoran el rendimiento del vehículo y prueba de ello es que el nuevo Corvette C7 supera el peso del anterior C6 en 45 kilogramos.

Además, la séptima generación del deportivo americano es el primer vehículo en utilizar una nueva técnica de General Motors, consistente en desarrollar un alambre de aleación en lugar de un accionamiento motorizado, más pesado, para abrir una escotilla de ventilación en la parte trasera y permitir que la tapa del maletero pueda cerrar más fácilmente que en los modelos anteriores, donde el aire quedaba atrapado y podía suponer un mayor esfuerzo al cerrar el portón.

Considerando que hay, aproximadamente, unas 200 partes móviles y motorizadas en un automóvil, que podrían ser sustituido con ligeros materiales inteligentes, GM está estudiando una reducción significativa del peso en el futuro.

Aleaciones con memoria de forma pueden estar hechas con cobre, aluminio y níquel o níquel y titanio son, por ejemplo, materiales inteligentes que pueden cambiar su forma, resistencia y/o rigidez cuando son sometidos a calor, a un campo magnético o a una tensión eléctrica. Las aleaciones con memoria de forma recuerdan su forma original y pueden volver a su estado natural.

En el nuevo Corvette, una  aleación con memoria en forma de alambre abre la escotilla de ventilación cuando el portón trasero se abre, utilizando el calor de una corriente eléctrica de una manera similar a las luces. Cuando se activa, el alambre mueve un brazo a modo de palanca para abrir la rejilla, permitiendo que la tapa del maletero pueda cerrarla. Una vez que la tapa del maletero está cerrada, los conmutadores de corriente eléctrica, permiten que el alambre se enfríe y vuelva a su forma normal, que cierra la abertura para mantener la temperatura de en el interior.

“Materiales inteligentes como las aleaciones con memoria de forma ofrecen nuevas posibilidades para muchas características móviles de los vehículos”, dijo Jon Lauckner, director de tecnología de GM. “Estos nuevos materiales permiten diseños innovadores y características nuevas y mejoradas, a un coste menor que los motores tradicionales y actuadores”.

Las aleaciones con memoria de forma también ayudan a eliminar el peso no deseado, que puede ayudar a mejorar el rendimiento del vehículo y la economía de combustible. El accionador del hilo utilizado en el nuevo Corvette C7 es, aproximadamente, 0,5 kg más ligero que un sistema convencional motorizado.

“La aleación con memoria de forma utilizada en el nuevo Corvette representa casi cinco años de trabajo de investigación y desarrollo de materiales inteligentes para lo que GM ha obtenido 247 patentes”, dijo Paul Alexander, investigador de materiales inteligentes e estructuras en GM. “Y es sólo el comienzo. Tenemos muchas aplicaciones de más materiales inteligentes que traerán aún más mejoras para nuestros vehículos en el futuro”.

GM estrena la tecnología “Smart Material”: Investigación en curso (LXV)

Categoría: PortadaTécnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.