El sistema de propulsión se estrenará en 2016 y en el segmento B.

Es el primero del mundo en su clase y también lo será en su aplicación en modelos utilitarios, con una combinación híbrida de un motor de gasolina y un sistema de aire comprimido.

PSA Peugeot Citroën, aprovechando los “Innovative Days”, presentó una novedad mundial en sistemas de propulsión, la revolucionaria tecnología híbrida Hybrid Air, que combina un motor de gasolina y un sistema de aire comprimido.

El próximo mes de marzo debutará, en el Salón del Automóvil de Ginebra, el C3 Hybrid Air, un prototipo con algunas especificidades como unos novedosos y exclusivos neumáticos Michelin  de dimensiones 165/50 R 18, que le permiten mejorar su consumo en cerca de 0,2 l/100km. Este neumático se desmarca por su gran diámetro y su anchura reducida, sinónimo de disminución de la resistencia a la rodadura, de la masa y del nivel sonoro emitido.

Además los colores y los materiales han recibido un tratamiento especial, con un tono violáceo en las llantas, las carcasas de los espejos retrovisores exteriores y las láminas de los proyectores.

El nuevo sistema híbrido se suma a la nueva plataforma modular eficiente EMP2 y se conoce como Hybrid Air, prometiendo un consumo medio inferior a 2,0 l/100 km en 2020, una muestra más del preocupante trabajo de la marca por ofrecer la mayor eficiencia posible. Durante su desarrollo, el proyecto ha supuesto el registro de 80 patentes por parte del grupo PSA Peugeot Citroën.

El sistema ha sido desarrollado entre PSA Peugeot Citroën, Faurecia y Bosch. Montado a bordo de un Citroën C3, consigue un 45% de reducción en consumo de combustible y emisiones de CO2 en conducción en ciudad.

Hybrid Air combina el motor de gasolina Puretech , un sistema de almacenamiento de energía bajo la forma de aire comprimido, un equipo compuesto por dos conjuntos motor-bomba hidráulicos y una transmisión automática con un tren epicicloidal. Está controlado por un sistema de gestión inteligente permite combinar eficientemente sus tres modos de funcionamiento (Air, modo gasolina y modo combinado). Como en cualquier vehículo híbrido, recupera energía en las frenadas y en la deceleración.

El sistema Hybrid Air utiliza de manera permanente el mejor de los 3 modos de uso gracias a un sistema de control electrónico inteligente. Esta optimización de la eficacia energética busca reducir el consumo de carburante y optimizar la recarga de aire comprimido del acumulador de energía.

Cuando el modo Air está activado, funciona de manera idéntica al del modo ZEV de los vehículos híbridos. El motor térmico está parado. La energía almacenada (aire comprimido) se transmite a las ruedas a través de los motores hidráulicos y la caja de cambios. Según el tráfico existente, entre el 60% y el 80% del tiempo de circulación en ciudad se realizará en este modo. La explotación máxima de las deceleraciones y de las frenadas permitirá una recarga eficaz del acumulador de aire comprimido. Este modo está activo hasta los 70 km/h.

El modo térmico transmite la energía a las ruedas sin interacción de la energía almacenada. Este modo es utilizado principalmente fuera de los entornos urbanos. Aquí igualmente, durante las aceleraciones y las frenadas, hay una recuperación inmediata de la energía para beneficiar de manera rápida y eficaz el modo ZEV, es decir el modo boost en el modo combinado.

El modo combinado acumula las potencias del motor térmico y del aire comprimido. Interviene cuando se requieren recuperaciones y fuertes aceleraciones, con un efecto boost que proporciona un dinamismo comparable a una motorización de la categoría superior (potencia total de hasta 90 Kw/122 CV).

Adaptado a un Citroën C3 VTi 82, el sistema Hybrid Air, permite reducir un tercio el consumo de carburante, para alcanzar un valor record de 2,9 l/100 km en ciclo mixto y unas emisiones de CO2 de 69 g/km. En condiciones de circulación urbanas, la disminución del consumo de carburante es del orden del 45%.

La tecnología Hybrid Air, que no utiliza baterías adicionales, permitirá un posicionamiento de precio atractivo tanto en los mercados europeos como en los emergentes. Esta tecnología funciona en cualquier circunstancia climática o calidad del firme, sin variación de eficacia. Podrá desarrollarse en Europa y en los demás mercados en los que la marca Citroën está presente. Fácilmente adaptable, tanto a turismos como a vehículos comerciales, es también particularmente eficiente en los vehículos de los segmentos B y C.

Aunque aún se encuentra en fase de ensayos, PSA Peugeot Citroën asegura que, montado el sistema en un Citroën C3 o Peugeot 208, el consumo medio es de 2,9 l/100 km y las emisiones de CO2 de solo 69 gr/km, lo que supone un tercio menos que un motor gasolina equivalente. PSA Peugeot Citroën tiene planes de ofrecer el sistema en los vehículos del segmento B a partir de 2016.

Esta innovación se apoya en la experiencia de los ingenieros de la marca que, ya en 1955, con el DS, asociaron el aire a baja presión y la hidráulica de alta presión. Esta tecnología permitía asistir y gestionar, al mismo tiempo, la suspensión, la dirección, el sistema de frenado y la caja de cambios semiautomática.

En 1958, se construyó un prototipo de 2 CV híbrido que asociaba el aire bajo presión y la hidráulica para reforzar el motor térmico. Este proyecto no llegaría a ver la luz, por falta de mercado y de tecnologías suficientemente adaptadas a la producción en serie.

La implantación de la tecnología Hybrid Air no afecta a la habitabilidad, sobre todo en lo que respecta al volumen del maletero. La elección de un sistema eminentemente mecánico simplifica las operaciones de mantenimiento y facilita el reciclado al final de la vida útil del vehículo.

Esta reducción del consumo de carburante y de las emisiones de CO2 se acompaña de una progresión significativa del agrado de conducción  gracias a una caja de cambios automática dotada de un tren epicicloidal, que funciona sin pérdidas de par, una mejora de las prestaciones asociadas al aporte de par y potencia suplementarias, disponibles en el modo combinado, un sistema Stop&Start que utiliza un alternador/motor de arranque y un funcionamiento totalmente transparente para el cliente.

Y es que la cadena de tracción Hybrid Air supone toda una revolución en el desarrollo de las tecnologías híbridas, al combinar un motor térmico de gasolina con un dispositivo que almacena aire comprimido, asociando con acierto distintas tecnologías ya probadas. Esta innovación destaca por su economía para el bolsillo, tanto por la reducción en el consumo como por sus bajos costes de fabricación y mantenimiento. La versatilidad es otro de sus puntos fuertes, ya que podrá aplicarse a los modelos más económicos, tanto turismos como vehículos comerciales, en un gran número de mercados de todo el mundo. Al contrario que en otros modelos híbridos, no hay una batería eléctrica adicional que suponga una merma de la habitabilidad, por lo que el automóvil no ve reducido su espacio.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157632594175146]

PSA Peugeot Citroën presenta el nuevo tren de potencia HYbrid Air

Categoría: PortadaTécnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.