Probamos la versión más equipada de este interesante compacto.

Prueba Cee'd exteriores (16)

La segunda generación del KIA Cee’d destaca por su diseño y amplio equipamiento. Un paso adelante para competir con los mejores. Veamos si cuenta con los argumentos suficientes.

Probamos en esta ocasión la segunda generación del KIA Cee’d, cuya gama está disponible desde 13.700 €. La unidad que hemos probado es el Cee’d 1.6 CRDI VGT de 128 CV y acabado más alto, el Emotion. Esta versión está disponible a partir de 20.800 euros.

Esta segunda generación del Cee’d mejora en mucho al la generación anterior. De hecho, este es un producto redondo, muy bien hecho y que se sitúa entre los más atractivos del segmento por diseño y calidad percibida. El Cee’d mide 4.310 mm de longitud, 1.780 mm de ancho y 1.470 mm de alto. La batalla se queda en 2.650 mm, la misma que en la generación anterior. Lo que sí ha mejorado mucho es en el coeficiente aerodinámico (Cx), que pasa a ser de 0,30. Además, el conjunto se ha visto reforzado con la utilización de mayor cantidad de acero de alta resistencia para aumentar la rigidez torsional del chasis en nada menos que un 45%, respecto al anterior modelo.

La versión que hemos probado es el mayor nivel de equipamiento. El Cee’d tiene detalles que denotan calidad. Por ejemplo, cuando nos acercamos al coche y éste detecta la llave, los retrovisores se despliegan automáticamente y se iluminan las luces de contorno. Para abrir el coche, podemos tirar de la maneta o pulsar un botón de goma que tenemos en ella. Y el asiento del conductor se retrasa automáticamente para facilitarnos el acceso. Detalles todos que dan calidad al conjunto.

Prueba Cee'd interiores (34)

El Cee’d nos ha gustado porque tiene un habitáculo amplio, sobretodo con bastante espacio longitudinal para las plazas traseras. Esta versión nos transmite mucha sensación de calidad, tanto por la calidad percibida del buen ajuste y el tacto de los guarnecidos como por la ausencia de ruidos, que es donde se nota realmente el trabajo de KIA por crear un habitáculo confortable y de calidad. El nivel sonoro interior es muy bajo, con un motor que no suena en exceso (de hecho es de los que menos suenan de su categoría), unos neumáticos que son muy silenciosos y un ruido aerodinámico que es lo que más se oye debido al enorme techo panorámico de vidrio. La cortinilla eléctrica que tapa el techo reduce algo el ruido aerodinámico. Parte del buen trabajo de aislamiento de los sonidos y vibraciones está en la suspensión, que filtra prácticamente todas las irregularidades de la carretera.

Los asientos son muy confortables. Están guarnecidos en cuero negro con un adorno en cuero blanco. El asiento del conductor tiene ajustes eléctricos con dos memorias. El del acompañante tiene ajustes mecánicos. El asiento del conductor puede regularse en altura, pero queda alto respecto al volante, que tiene regulación en altura y profundidad. Para las personas altas el asiento queda alto en su posición más baja, y si equipa el techo panorámico, como es nuestro caso, los más altos quedarán cerca del guarnecido del techo. Los asientos delanteros sujetan correctamente el cuerpo y el respaldo cubre la espalda casi en su totalidad. Hay mucho espacio para las piernas de los pasajeros traseros. El espacio lateral de las plazas traseras es suficiente para albergar dos pasajeros adultos o tres niños sin sistemas de retención. Los reposacabezas quedan a la distancia correcta de la cabeza.

El campo de visión del KIA Cee’d es muy bueno hacia delante y a los lados y discreto hacia atrás. Para las maniobras de aparcamiento cuenta con sensores para medir la distancia. El alumbrado del Cee’d, que hemos probado, incluye diodos para las luces de circulación diurna, posición trasera y pare. Las luces de cruce y carretera son de descarga de gas xenón que dan una buena intensidad y cuenta con sistema AFS. El resto de las luces son halógenas.

Prueba Cee'd interiores (11)

El maletero tiene 380 litros de capacidad. Bajo el piso del maletero tenemos un cajón compartimentado para guardar diversos objetos. Y debajo de este compartimiento tenemos el hueco para la rueda de repuesto de uso temporal. Podemos ampliar la capacidad de carga abatiendo los asientos posteriores, en proporción 60/40. Los respaldos quedan totalmente enrasados con el piso del maletero, quitando los asientos traseros que son abatibles hacia delante. En los laterales del maletero tenemos dos pequeños huecos sin tapa. En el lado derecho del maletero hay dos cintas de velcro para sujetar objetos. En el piso del maletero tenemos una red para fijar la carga. Para completar la dotación del maletero contamos con dos ganchos para bolsas y una toma de 12V. El alumbrado del maletero mediante un plafón es insuficiente, como es norma habitual de las marcas.

El habitáculo tiene una calidad por encima de la media, en este sentido el Cee’d está entre el grupo de los mejores generalistas. Es un producto moderno y se nota. El volante forrado de cuero tiene un montón de botones, quizás demasiados, para controlar el teléfono, el regulador y limitador de velocidad, el sistema de audio, el control de voz y el menú del ordenador de a bordo. Todos los mandos y botones del volante, salpicadero y consola tienen un tacto agradable y un funcionamiento correcto. La dirección puede llevar un sistema que endurece la asistencia. Tiene tres modos, “Confort”, “Normal” y “Sport”, ordenados de menor a mayor asistencia. Entre el de menos asistencia y el mayor hay diferencias significativas. En el modo Sport hace mayor resistencia al movimiento.

Prueba Cee'd interiores (31)

El equipamiento de la versión “Emotion” puede ser muy abundante. Dispone de elementos como un sistema de aparcamiento automático que sólo aparca en línea y en el que tendremos que controlar el acelerador y el freno para terminar la maniobra, tenemos un sistema de alerta de cambio de carril LDWS que solo nos avisa con un gráfico luminoso en el cuadro TFT y con un aviso sonoro, disponemos de sistema de seguridad activa como el sistema de control de arranque en cuesta, el freno de estacionamiento eléctrico. Esta versión lleva un climatizador automático bizona con tres programas de funcionamiento, que son suave, normal y rápido. El funcionamiento del climatizador es bueno, es  potente y muy silencioso.

El equipo de navegación y audio es muy completo y tiene un sonido bueno y potente. Además de la radio, gestiona discos CD con MP3/WMA/CD audio, y cuenta con perfil de audio Bluetooth, conexión de equipos mediante conector USB como memorias o reproductores MP3. El navegador tiene una pantalla táctil de buena resolución, y cuenta con muchas informaciones alrededor del mapa y opciones para desplegar menús de configuración y opciones disponibles. Cuenta con base de datos de radares. El perfil de Bluetooth, tanto para la función manos libres como para la función de audio funciona perfectamente, en la función manos libres la calidad tanto de la emisión como la recepción de las llamadas es buena y la gestión de la agenda del teléfono se hace de forma sencilla.

El cuadro de mandos de la versión “Emotion” tiene dos esferas analógicas para indicar el nivel de carburante y las revoluciones del motor. La esfera central tiene una pantalla TFT en color, que se ve perfectamente bajo casi cualquier situación de luminosidad ambiental, donde tenemos el velocímetro, los datos del ordenador de a bordo y los sistemas de aviso y ayuda a la conducción.

Prueba Cee'd interiores (58)

El Kia Cee’d cuenta con varios huecos repartidos por el habitáculo. En las puertas delanteras tenemos unas bolsas rígidas para guardar una botella y diversos objetos. Las puertas traseras tienen un pequeño hueco, quizás demasiado pequeño. La guantera es amplia, está iluminada y refrigerada. En la consola tenemos un hueco grande sin tapa, donde están los conectores auxiliares del sistema de audio y una toma de 12v. Detrás del mando de la caja de cambios tenemos un hueco con una cortinilla de goma que cubre dos posavasos. Al lado de este hueco tenemos otro sin tapa, alargado y profundo, ideal para el móvil. El reposabrazos tiene un hueco profundo. Detrás, el respaldo de la plaza central oculta un reposabrazos con dos posavasos.

Hemos probado el motor diésel de 128 CV, que nos ha parecido un motor muy confortable penalizado por un cambio quizás excesivamente largo. Sale sin problemas en marchas cortas y mueve con suficiencia al Cee’d, pero en las marchas largas le cuesta recuperar. La caja de cambios tiene un funcionamiento correcto, con un mando que tiene la dureza justa y unos movimientos bien escalonados. Este motor puede llevar una caja de cambios de doble embrague que KIA llama DCT. A diferencia de otros fabricantes, esta caja de doble embrague es de fabricación propia. El motor diésel de 128 CV tiene un funcionamiento muy suave y, como hemos comentado antes, tiene un nivel sonoro muy bajo. El consumo conseguido en nuestro circuito habitual ha sido, a ritmo vivo, de 6,5 litros cada 100 km. En el mismo recorrido, circulando de forma económica, hemos conseguido 5,4 litros cada 100 km, pero estamos seguros que aún se puede bajar más.

Prueba Cee'd exteriores (8)

La suspensión es cómoda, muy blanda en extensión y dura en compresión, como es casi norma general para los fabricantes que buscan un coche confortable pero que no se mueva mucho en curvas. Es por ello que el Cee’d es un vehículo que sigue bien la trayectoria que le indicamos, aunque a veces los movimientos de cabeceo le quiten calidad a la sensación de conducción en zona de curvas. Las mejoras en la suspensión delantera, de esquema McPherson, incluye un ángulo mayor de caída (de 4,4 a 5,2 grados) para una mayor estabilidad en línea recta. En la parte trasera, cambios en la geometría hacen que haya un guiado más preciso, los brazos de suspensión son de mayor tamaño y rigidez y la fricción se ha reducido en todo el sistema. A este comportamiento ayudan los neumáticos que calza nuestra unidad, unos Hankook Ventus de medidas 225/45R17 que han dado un agarre bueno en seco y normal en mojado. El Cee’d tiene un tacto de frenos muy bueno, fácilmente dosificable con una potente frenada. Nos gustan los coches que frenan bien y el Cee’d es uno de estos coches.

KIA ha realizado un importante esfuerzo renovando su gama. Si nos fijamos en la gama anterior, el cambio es enorme, tanto que parecen fabricantes diferentes. Y este esfuerzo se nota. El Cee’d es un buen producto, al nivel de los mejores compactos europeos. Incluso mejor que algunos compactos europeos. La marca coreana crece y lo hace a lomos de productos de calidad con nada menos que 7 años de garantía.

Vídeo

Imagen de previsualización de YouTube

Galería exterior

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157632628266688]

Galería interior

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157632628338696]

Prueba: Kia Cee’d 1.6 CRDI 128 CV

Categoría: CompactoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.