El coche honesto… ahora con carrocería familiar.

Prueba Cruze SW exteriores (3)

La carrocería que faltaba ahora llega a la gama más interesante de Chevrolet.

El Chevrolet Cruze SW LTZ es un coche que queríamos probar desde que Chevrolet nos invitó a la presentación en Colonia. En aquella ocasión probamos el motor 1.4 turbo de 140 CV, que tanto nos gustó. En principio, no estaba previsto que llegara a España ese motor. Nos pareció un error y así se lo dijimos a los responsables de la marca americana en España. Y gracias a aquello, han traído ese motor. Y, de paso, unas preciosas llantas negras que tampoco estaban previstas que llegaran. El Cruze SW en color negro, con llantas negras, es un coche espectacular.

Dicho esto, el Cruze SW ofrece la mejor relación entre calidad, precio y equipamiento. Nosotros no le encontramos rival. Es un buen coche con un buen equipamiento y un precio de poco más de 20.000 €, descuentos incluidos para el mes de junio.

El habitáculo nos da una sensación de calidad suficiente y un montaje mas que digno. Esta recubierto con plásticos duros bien ajustados y con un acabado correcto y agradable al tacto. Un guarnecido textil cubre las puertas y parte del salpicadero, que nos parece que, aparte de quedar bien, le da un toque de calidad. Tanto los plásticos empleados en el salpicadero y consola, como los guarnecidos plásticos y textiles de puertas, asientos y suelo tienen buena apariencia, tacto y el ajuste de piezas está bien resuelto.

La solidez de montaje es la sensación más inmediata al entrar en el habitáculo de este Chevrolet Cruze SW. La parte superior del salpicadero tiene un tratamiento mejor al tacto que los plásticos menos vistosos, situados en la parte inferior de la consola y salpicadero. La guantera, los huecos interiores y parte inferior de paneles y recubrimiento del maletero tienen plásticos con peor acabado, que no quiere decir que sea malo.

Prueba Cruze SW interiores (25)

El ruido aerodinámico está mejor aislado que en la unidad del Cruze 5 puertas que probamos, donde llega con más claridad que en este Cruze SW. El ruido aerodinámico está lejos de ser molesto. El ruido mecánico, con el motor diésel de dos litros, es evidente cuando el motor está frío, y se atenúa bastante cuando el motor alcanza su temperatura de servicio óptima. El ruido de rodadura está mejor aislado, tanto por la configuración de la suspensión, que filtra muy bien todas las irregularidades del terreno y no transmite ruidos parásitos al habitáculo, como por los neumáticos que montaba, que son muy silenciosos.

La visibilidad lateral y hacia atrás no tiene ningún problema, porque además de que los retrovisores cubren un amplio campo de visión, para las maniobras de aparcamiento o maniobras marcha atrás contamos con un radar de parking trasero y una cámara que da una calidad de imagen normal y suficiente.

Los asientos delanteros de esta versión son buenos por confortables, tienen una correcta sujeción lateral y un mullido firme, no duro y bastante cómodo. El guarnecido de los asientos es textil de muy buen tacto, con apariencia de ser resistente al uso. Los cinturones de seguridad delanteros cuentan con regulación en altura.

Los asientos delanteros tienen las regulaciones habituales de inclinación, lumbar y longitud, además de en altura para el asiento del conductor y acompañante. El asiento del conductor puede ir bastante bajo. En esta posición, quedaba suficiente distancia al techo. Los reposacabezas son buenos porque quedan cerca de la cabeza. Los asientos traseros son cómodos para dos adultos sentados en las plazas laterales. Dos niños con sistemas de retención infantil de cualquier grupo viajarán sin problemas en los mismos asientos. En general, el Cruze SW tiene una excelente habitabilidad en las plazas traseras, con mucho espacio para las piernas de los ocupantes de las plazas traseras.

El portón del maletero tiene apertura mecánica. El maletero tiene una capacidad enorme, con 500 litros muy bien aprovechados que pueden llegar a ser 1.500 litros si abatimos los asientos traseros. Está bien terminado y completamente guarnecido en moqueta de pelo corto. Debajo tenemos acceso a herramientas, el alojamiento del triángulo de preseñalización y el kit antipinchazos. Tiene una cortinilla con dos movimientos, uno tirando hacia arriba y otro para recogerlo o colocarlo, presionando o tirando del asa de plástico.

Prueba Cruze SW interiores (4)

El cuadro de instrumentación tiene una tipografía moderna y legible con una iluminación en color azul para velocímetro y tacómetro, los testigos de la consola, puertas, mandos e indicadores. Es muy agradable a la vista y la intensidad está muy bien escogida. Tiene un reostato para regular la intensidad de la iluminación del cuadro. Los mandos del puesto de conducción están bien dispuestos, justo a mano. La iluminación del habitáculo es justa y mejorable. Tiene un punto de luz en el centro del guarnecido del techo. No hay prácticamente luz en las plazas delanteras. Si queremos luz, debemos pulsar los lectores de mapas, que curiosamente tienen potencia de sobra. Los parasoles tienen espejo y tienen luz para los dos ocupantes delanteros.

La presentación de la información del vehículo se presenta en una pantalla de cristal líquido con información alfanumérica. Está entre el velocímetro y el tacómetro y presenta la información referente al nivel de carburante, el total de kilómetros recorridos y el parcial de kilómetros recorridos. En la pantalla del navegador y sistema de audio, se presentan los datos referentes al climatizador y equipo de audio, así como la hora y la temperatura ambiental. Un detalle que tiene, y que ya nos gustó mucho en la prueba del Orlando,  es que cuando llega a la reserva, el navegador da la posibilidad de buscar las gasolineras cercanas automáticamente.

Los botones para el menú del ordenador de a bordo son sencillos e intuitivos. El mando de los ajustes del mismo está en el mando de los indicadores de dirección. Nos ofrece datos sobre consumos, velocidades, distancias habituales en los ordenadores de viaje. Los mandos dispuestos en el volante son buenos por tacto y funcionamiento. Los que se encargan de los indicadores de dirección y cambio de luces de cruce a carretera y el que se encarga del limpia y lavaparabrisas y la sensibilidad del sensor de lluvia tienen un tacto muy bueno, sólido y bien anclado, sin movimientos extraños.

El volante, forrado en cuero, tiene un tacto muy agradable, un aro con un grosor más bien delgado y un diámetro correcto. Tiene una buena regulación en profundidad y un poco más limitada en altura. Contiene mandos para el control de crucero y el sistema de audio.

Prueba Cruze SW interiores (36)

La consola contiene el climatizador que tiene un funcionamiento correcto y silencioso porque obtiene la temperatura deseada en poco tiempo. No tiene mandos específicos para las plazas traseras y solo se puede seleccionar una temperatura común para todo el habitáculo.

El equipo de sonido es correcto, con un sonido limpio y potente. Gestiona bien tanto discos CD con MP3/WMA/CD audio como reproductores MP3 conectados vía USB o AUX-in con ambos conectores situados dentro del reposabrazos delantero. Monta manos libres Bluetooth pero sin perfil de audio A2DP. En cambio, sí lleva conectores para fuentes auxiliares de audio, con conectores minijack y USB. Mediante este último conector podemos controlar totalmente un iPod o un iPhone, con los mismos menús y funciones que tenemos en los dispositivos de Apple. El navegador funciona correctamente, posicionando bien el vehículo y guiándole con suficiente precisión. Solo tiene apariencia en 2D y no tiene base de datos de radares.

El alumbrado de este vehículo es bueno, salvo las luces de carretera que tienen un haz poco potente. Decimos que, en general es bueno, porque alumbra correctamente y los sistemas de ayuda funcionan correctamente. Lleva todas las funciones de alumbrado equipadas con fuentes de luz halógenas que se activan automáticamente mediante un sensor crepuscular. Una cosa que nos ha ocurrido es que, colocando la regulación de faros en la posición “0”, sin carga y con un solo ocupante, parece que deslumbrábamos a otros conductores. Tuvimos que poner el regulador del haz en la posición “2” para no deslumbrar.

Prueba Cruze SW interiores (31)

Existen varios huecos repartidos por el interior del habitáculo aunque no son muchos. La guantera es algo justa, cabe la documentación y un poco más. Está iluminada. El conductor tiene varios huecos; aparte de la pequeña bolsa rígida de su puerta, tiene un hueco en la parte izquierda del salpicadero con una tapa batiente. En el salpicadero tenemos un hueco pequeño y profundo con tapa amortiguada. Al lado del mando del freno de mano, tenemos dos posavasos. En la segunda fila de asientos, tenemos unos huecos en las puertas y un reposabrazos con dos posavasos en el respaldo de la plaza central de los asientos traseros.

El motor tiene un funcionamiento bueno. Nos hemos encontrado con el mismo motor y sensaciones que en el Orlando. Es un motor con un rendimiento lineal y buena entrega de potencia desde pocas revoluciones hasta prácticamente las 4.500 rpm, pero no merece la pena ir más allá de las 4.000 rpm. Los cambios de marcha los realiza el cambio manual de 6 velocidades con un funcionamiento bastante suave.

El consumo de este motor diésel es bastante bueno. En nuestro circuito habitual, a buen ritmo sin buscar la economía de conducción y teniendo en cuenta la masa del vehículo y su potencia, con carretera de montaña, vías interurbanas, autovías y recorrido urbano, nos ha dado un consumo medio de 7,8 litros, incluidos recorridos buscando las cosquillas del propulsor, cosa nada difícil porque con lo bien que anda era casi pecado no comprobar ese excelente rendimiento. Pero a un ritmo relajado, no pasamos de 5,3 litros de consumo medio, lo que es un dato bueno teniendo en cuenta el tipo de vehículo que es, su tamaño y su peso.

Prueba Cruze SW interiores (42)

Dinámicamente es un vehículo que sorprende por lo bien que va. Posiblemente, debido a una conjunción de factores como los neumáticos Continental SportContact3 que montaba, de modelo más bien prestacional, y que le han venido como anillo al dedo. El Cruze SW está bien amortiguado y asentado y los movimientos de cabeceo y balanceo están bien controlados. Tiene un tarado más duro de lo normal en este tipo de vehículos, donde lo que se busca principalmente es el confort de marcha. En el Cruze SW, tenemos mayor dureza de compresión y extensión de lo normal, siendo la combinación de lo más acertada. Parte del buen compromiso en el tren de rodaje, como decíamos antes, son los neumáticos Continental SportContact3 en medidas 225/50R17 nos han parecido muy buenos, con un nivel de adherencia en seco espectacular dando al Cruze SW un paso por curva y unas prestaciones dinámicas bastante buenas.

Una de las cosas que más nos ha gustado y que Chevrolet cuida en sus coches, es el sistema de frenado. El Cruze SW frena muy bien, potente, manteniendo fiel y firmemente la trazada sin que aparezca el ABS, a pesar de frenar con intensidad hasta el límite de adherencia del neumático. El pedal tiene un tacto perfecto y muy fácilmente dosificable, lo que ayuda muchísimo a regular con confianza la frenada en momentos más apurados. De lo mejor que hemos probado.

La dirección nos ha gustado mucho más que en la prueba del Cruze 5 puertas, confirmando que nuestra unidad en aquella ocasión no estaba bien. En el Cruze SW la dirección va perfecta, suave y bien asistida. No es la más comunicativa del mundo, pero transmite la suficiente confianza, siendo el complemento perfecto para un comportamiento dinámico que sorprende muy gratamente.

Prueba Cruze SW exteriores (19)

Este Cruze SW es un vehículo que, como ya dijimos en la anterior prueba del Cruze 5p, muy honesto, por lo que ofrece y por lo poco que pagamos por ello. Supera por muy poco los 20.000 euros, tiene 3 años de garantía o 100.000 km, promociones de la marca incluidas. Seguimos pensando que es mucho mejor que coches que cuestan lo mismo y ofrecen mucho menos. Y decimos más, es mejor incluso que coches que cuestan más caros. Esta versión es la que faltaba para completar la gama de un coche muy interesante para los momentos que vivimos, donde la crisis es galopante y las familias miran mucho donde ponen el dinero. Para aquellas familias que están mirando cada euro y necesiten tener una berlina familiar capaz, con buena apariencia y calidad suficiente sin que tengamos que ir a un coche low cost, es la mejor opción. Totalmente recomendable.

Si quieres saber el precio del seguro del Chevrolet Cruze o de otro coche, pulsa en nuestro comparador de seguros.

seguros de coches

 

Vídeo

Imagen de previsualización de YouTube

Galería exterior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157632529275601]

Galería interior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157632533808432]

Nuestros videos

Prueba: Chevrolet Cruze SW LTZ 2.0 VDCI 163 CV

Categoría: FamiliarPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.