Lo hará a un ritmo de entre 4.000 y 6.000 unidades anuales.

El montaje del primer diésel híbrido plug-in ha sido integrado con éxito en la misma línea de fabricación que otros modelos de la marca sueca en la planta de Torslanda.


Para Volvo, el hecho de haber logrado adaptar la producción de este modelo en la misma línea de montaje que otros modelos de la marca, teniendo teniendo en cuenta que la sofisticada tecnología plug-in híbrido incluye dos trenes de transmisión completos y una batería de gran autonomía, es un auténtico logro que le permitirá poder aumentar la producción, a partir de 2014, a un ritmo anual de entre 4.000 y 6.000 unidades, si cabe que solo este año ha podido producir un millar.

“Somos los primeros en la industria automotriz en integrar un modelo plug-in híbrido en un flujo de producción establecido, junto con otros modelos de automóviles”, dice Peter Mertens, Vicepresidente Senior de Investigación y Desarrollo de Volvo Car Corporation. “La integración en el flujo de producción en serie proporciona al comprador del híbrido plug-in la posibilidad de elegir, en principio, de entre todas las opciones disponibles para el V60 estándar”.

Todo el equipo y sistemas adicionales del Volvo V60 plug-in híbrido se trasladan a la cadena de montaje final para ser integrados sin problemas en el vehículo, teniendo en cuenta que suman más de 300 piezas en comparación con un V60.

Por ejemplo, el motor eléctrico, junto con sus ejes de accionamiento, se montan en la misma estación que los modelos equipados con sistema de tracción en las cuatro ruedas, el sistema de refrigeración y los cables de alta tensión están montados en la fase del matrimonio, en la que se aprovecha para ensamblar tren de accionamiento del vehículo y las piezas del chasis o la batería, que se eleva a través del portón trasero y se gira un cuarto de vuelta en el habitáculo, una maniobra que dura 60 segundos y se realiza con menos de 20 milímetros de margen.

Precisamente, la batería de litio, con una capacidad de 11,2 kWh, es el único y más complejo sistema del coche. “La maniobra de precisión para conseguir que se aloje en su lugar es un excelente ejemplo del proceso de montaje”, dice Peter Mertens.

El Volvo V60 Plug-in Hybrid es la síntesis de una estrecha cooperación entre Volvo y el proveedor de electricidad de Suecia, Vattenfall. Las dos compañías han financiado el proyecto de desarrollo de forma conjunta. “El V60 Plug-in Hybrid es un coche único, un hecho histórico, no sólo para Volvo, sino también para la industria del automóvil. Durante el primer año de comercialización, se agotaron las 1.000 unidades disponibles, incluso antes de que el coche llegara a los concesionarios y los libros de pedidos para el próximo año ya se están completando”, concluye Peter Mertens.

Volvo aumentará la producción del V60 Plug-in hybrid a partir de 2014

Categoría: Actualidad
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.