Fórmula racional.

Prueba Ibiza FR exteriores (7)

Probamos la versión más potente de la gama Ibiza, hasta la llegada inminente del Cupra. Es, posiblemente, el FR más equilibrado.

¿Está el mercado para empezar a valorar los buenos motores de gasolina? Nosotros creemos que sí y es, por ello, que muchas veces queremos probar las versiones de gasolina antes que las diésel  En este caso creemos que hemos acertado, ya que la versión del Ibiza FR de 150 CV y cambio DSG de 7 velocidades es un coche sumamente equilibrado, efectivo y divertido.

El Ibiza FR se distingue del resto de la gama por tener un frontal y trasera exclusivos, las llantas de 17 pulgadas, volante deportivo, doble escape cromado, carrocería rebajada, luces diurnas y de posición trasera de diodos, etc. Esta versión sigue teniendo las mismas capacidades que el resto de la gama Ibiza.

El acceso a las plazas delanteras es correcto. La versión FR probada disponía asientos forrados en cuero de grano fino con resaltes deportivos que dan una buena sujeción lateral, con un mullido perfecto que no es ni muy duro ni muy blando. Los resaltes además no son excesivamente altos ni exageradamente reforzados lo que ayuda a la sensación de mayor confort. Sujetan bien y no tenemos que hacer malabares para salir del asiento. Lo que menos me ha gustado es que el asiento del conductor, en su posición más baja, queda un poco alto. El tapizado, en cuero de grano fino es muy confortable y con un tacto agradable. Con ese color negro tienen aspecto de no ser muy frescos en verano, pero en invierno, con la opción de calefacción en la banqueta, son casi perfectos.

Prueba Ibiza FR interiores (111)

Las plazas traseras son correctas, con un buen acceso y buen ángulo de apertura de puertas, las plazas son cómodas para dos adultos o para dos niños con sistemas de retención infantil. En el caso de necesitarlas, no van a caber juntas más de dos sillas de hasta el grupo I. En las plazas traseras laterales tenemos enganches isofix normalizados.

El interior esta lleno de plásticos duros pero el ajuste está muy bien realizado. No existen los grillos ni siquiera cuando pasamos por baches que hacen temblar ostensiblemente la carrocería. Los plásticos de la parte superior del salpicadero, consola y parte superior del guarnecido de las puertas de mejor apariencia que las de las partes inferiores del interior y han mejorado mucho respecto a la versión anterior del Ibiza, sobre todo en los ajustes, en los que no hay ningún reproche que poder hacer.

En la versión de la prueba tenemos el maletero, con 270 litros, que tiene un piso cubierto por una tapa que cubre la rueda de repuesto de uso temporal, las herramientas y los triángulos de preseñalización. El maletero está guarnecido por completo con moqueta de pelo corto con aspecto de ser resistente a la suciedad y los roces. El maletero tiene una capacidad normal para esta categoría de vehículo aunque podemos abatir los asientos para ampliar la capacidad de carga. La zona resultante es casi completamente plana. No tenemos muchos huecos en el habitáculo, mención a parte de la guantera con una capacidad correcta, y unos huecos en la consola para unos posavasos y la unión de esta con el salpicadero, donde tenemos un hueco más generoso. Las plazas traseras solo disponen de unos revisteros en los respaldos de los asientos delanteros.

Este coche tiene una buena insonorización del motor ya que al ralentí apenas se oye y solo se hace evidente cuando le aceleramos a conciencia. Otra cosa es el ruido aerodinámico, que se nota a partir de 120 km/h. Si estuviera mas atenuado sería perfecto, pero se oye con claridad a alta velocidad. Llega al interior poco ruido de rodadura a pesar del tamaño de los neumáticos que monta esta unidad que para esta unidad los neumáticos de 215/40R17 Bridgestone Potenza, que han tenido un comportamiento excelentemente bueno en seco y en mojado, con un comportamiento muy bueno en las frenadas mas fuertes.

Prueba Ibiza FR interiores (85)

El volante, de un grosor perfecto, diámetro pequeño y mandos satélite para la radio, ordenador de bordo y ajustes varios. Tiene un amplio margen de ajuste tanto vertical como horizontal. Tuve que realizar bastantes ajustes porque si quería tener las piernas descansadas sobre el asiento con las piernas un poco estiradas el volante me quedaba un poco lejos. Al ajustármelo perfectamente, lo que me quedaba lejos era el salpicadero. La solución fue tener las piernas un poco mas encogidas, pero todo fue bien y la postura era muy cómoda. El cuadro de mandos tiene información muy completa. La pantalla del ordenador de bordo tiene la información justa representada al mismo tiempo. En circulación nocturna, la iluminación en color ámbar de la instrumentación tiene una gran intensidad y nos vendrá muy bien modificarla con el reostato que dispone para ello.

El mando del regulador y limitador de velocidad es muy poco intuitivo y además esta escondido detrás del volante. Como además es el mando de las luces de carretera y de los intermitentes, se puede dar el caso de intentar manipular el limitador de velocidad y regalar unas cuantas ráfagas el resto de conductores. Nos ha pasado… El climatizador es de una sola zona. Los botones son grandes y tienen un funcionamiento correcto. El climatizador funciona perfectamente y regula la temperatura de forma rápida y muy satisfactoria.

Los faros delanteros tienen luces de descarga de gas xenón para las luces de cruce y carretera y diodos para las luces de circulación diurna. También cuenta con sistema AFS para las luces de cruce y carretera y luces de cornering asociadas a las luces antiniebla. Los faros traseros ahora tienen diodos para las luces de pare y posición. El sistema de sonido es muy correcto y tiene muchas opciones de conexión de sistemas accesorios. Tiene posibilidad de poder usar fuentes de sonido externas mediante unos conectores AUX-in y USB situados en la consola para conectar reproductores MP3 e incluso un iPod/iPhone. Este conector nos parece que tiene una situación muy mejorable.

Hemos realizado recorridos por todo tipo de vías. Urbanas, interurbanas, autovías y carreteras de montaña. Y tengo que decir que es un coche con un consumo sorprendente. Lo es por el hecho que que hemos sido incapaces de bajarlo de los 7 litros. Pidiendo el máximo rendimiento al motor no hemos superado los 9,5 litros en consumo mixto. El consumo mixto en todo el recorrido ha sido de 7,2 litros, en muchas ocasiones por encima del límite legal, pero he de decir que circulando en autovía a velocidades legales no hemos bajado de los 7,2 litros bajo ninguna circunstancia. En consumo urbano, no bajamos de 8,5 litros.

Prueba Ibiza FR interiores (40)

El SEAT Ibiza FR 1.4 TSI de 150 CV DSG7 es un coche rápido pero equilibrado que transmite mucha seguridad al volante, porque es muy fácil de conducir rápido, con reacciones muy nobles y predecibles. Es de esos coches que hace mejores a los conductores, aunque hay que tener cuidado de no creer que somos demasiado diestros al volante y nos llevemos una desagradable sorpresa. Lo mejor del bastidor lo encontramos en las curvas lentas En este tipo de trazados es un coche muy eficaz, porque el tren delantero entra muy bien y el trasero acompaña siempre sin hacer ningún extraño.

La zaga siempre sigue la trayectoria de una forma milimétrica y acata perfectamente lo que nosotros queremos hacer, siempre con seguridad y en caso de llegar al límite de adherencia, lo hace deslizando de una forma progresiva. Todo esto nos permite colocar el coche donde uno quiere sin apenas esfuerzo. A esto ayuda y mucho los neumáticos Potenza. Tienen un muy alto nivel de adherencia, y solo hemos tenido cierta deriva cuando hemos ido buscando los límites del vehículo, algo absolutamente normal en neumáticos de verano para un turismo, aunque sean de gama deportiva como estos Potenza.

En curvas rápidas el coche mantiene bastante bien el tipo, pero tenemos que hacer alguna corrección en el volante, nos ha dado la sensación que el eje delantero flotaba un poco, como si le faltara adherencia. Quizás sea un problema de la configuración de la suspensión. El control de estabilidad entra dentro del equipamiento de serie y no se puede desconectar. Hay un botón que en teoría parece desconectarlo, pero no lo hace completamente. El funcionamiento de la dirección es sobresaliente; tiene un tacto perfecto y delicioso, es muy suave, muy comunicativa y ayuda mucho para colocar con un mejor tacto al tren delantero en curva.

Prueba Ibiza FR exteriores (45)

Los frenos son potentes, eficaces y aguantan bien el uso intensivo. Tan sólo mejoraría el tacto del pedal que es demasiado esponjoso y tiene un recorrido demasiado largo para nuestro gusto. Para las frenadas más agresivas hay que pisar con decisión para que el coche frene lo deseado. Es el típico freno con el que es difícil conseguir una frenada precisa porque no se dosifica bien. Pero esto lo decimos para un uso intensivo en conducción deportiva, para un uso normal me parece correcto.

El motor es como todos los motores TSI del Grupo Volkswagen; es muy suave, refinado y muy progresivo en la entrega de potencia. Sin embargo, se trata de un motor muy plano, donde tenemos la sensación de fuerza y par prácticamente lineal hasta el corte de inyección, ya sea en marchas largas o en las más cortas. Es un motor refinado porque no da tirones ni reacciona con brusquedades cuando levantamos o pisamos rápidamente el acelerador. El tacto que tiene el pedal del acelerador y la precisión que muestra el motor a la hora de acelerar es muy bueno, típico de SEAT. Como guinda viene asociado a un cambio de doble embrague DSG de 7 velocidades. ¿Que podemos decir de este cambio que no se haya dicho antes?. Pues eso, que es muy bueno, rápido y está especialmente indicado para usarlo en modo deportivo, donde da lo mejor de si. En ciudad es más incómodo, donde da algún tirón que otro.

Tengo que decir que este Ibiza FR de 150 CV me parece una versión muy racional, más de lo que las prestaciones nos indican a priori. Es un cinco puertas y nos da ese plus de polivalencia en el uso. Tenemos prestaciones más que suficientes para viajar cargados o buscar una ruta divertida. Y todo por un precio, que el caso de nuestra unidad de pruebas, con todo el equipamiento que tenía, supera por poco los 24.000 euros, sin contar acciones o descuentos comerciales. Dentro de poco tendremos la versión Cupra, que añade a esta misma 30 CV más, un diferencial autoblocante XDS y un tarado quizás un poco más deportivo de la suspensión. A nosotros con este nos sobra para disfrutar a diario de un buen coche.

Vídeo

Imagen de previsualización de YouTube

Galería exterior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157631985239641]

Galería interior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157631986149134]

Nuestros videos

Prueba: SEAT Ibiza FR 150 CV DSG 7

Categoría: PruebasSegmentoUtilitario
2

2 comments

  • Menudo camino de cabras con el que ha decidido comenzar el vídeo.
    Un cochecito muy majo este ibiza fr

    • 😀 Esa carretera nos viene muy bien para ver como están ajustados los plásticos del interior. Realmente no está muy bacheado, pero si está muy ondulado. Como el FR tiene la suspensión mas bien dura nos pareció un buen sitio para probarlo. Si, es un coche muy majo.

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.